25Feb/20

LA SANTA CUARESMA

LA SANTA CUARESMA:

Un camino para el cambio de mentalidad,
la “metanoia”

“Cumple Vivir Como se Piensa,
So Pena De, Acabar Pensando Como se Vive”

El tiempo de Cuaresma nos prepara para las solemnidades pascuales de Semana Santa purificando nuestros corazones en la práctica perfecta de la vida cristiana. Se trata de renovarnos espiritualmente, de cambiar, de mejorar. Lograr lo que se da en llamar una “metanoia”, es decir, un cambio de mentalidad, un cambio de corazón, rumbo –evidentemente– al bien. Para que este recorrido cuaresmal, este tiempo litúrgico, sea un caminar para una conversión interior, disponiéndonos a que nos acerquemos al sacramento de la Reconciliación, de la Confesión. Comenzando el miércoles de Ceniza, través de 40 días, llegando hasta la Misa de la Cena del Señor, en el Jueves Santo.

Importa resaltar que notamos, con el pasar del tiempo, un divorcio entre lo que se piensa y el accionar diario en la vida de los hombres. San Pablo exhortaba a los Romanos (12,1) a que no se amolden con el mundo: “no os conforméis con este siglo”. Invitaba a vivir el Evangelio de manera coherente, y que extiendan a la vida cotidiana, a sus formas de ser y de actuar, las enseñanzas que reciben. Que no haya una separación sino, por el contrario, una simbiosis, un prolongarse –por ejemplo – de lo que sienten en una celebración Eucarística hacia la vida diaria. Que esos momentos, esos después, sean una como que prolongación de lo que vivieron y sintieron.

Esa ruptura ocurre en los días de hoy en muchos cristianos que no reflejan, en sus maneras, gestos, actitudes, todo lo que sus propios labios afirman. En su su forma de vida en general, hay un discordante entre las enseñanzas del Evangelio, los Mandamientos de la Ley de Dios y los preceptos de la Santa Iglesia. Pueden participar habitualmente de las misas dominicales, pero, al salir, encontrándose con el mundo secularizado que los rodea, sus vidas se alejan de esta santa realidad que vivieron apenas un pequeño período de tiempo durante la semana. En la vida familiar, profesional, cultural y social, todo como que se “olvidó”…No se produjo una ósmosis entre lo que creen, y celebraron, con lo que posteriormente viven.

En una de las formas de despedida, terminada la Eucaristía, antes del “Podéis ir en paz”, momento en que partirán para su vida cotidiana, el sacerdote dice: “glorificad con vuestras vidas al Señor”. Aclamación que invita a que cada uno haga de sus vidas un testimonio misionero continuo, para que la santidad y dignidad de lo que se vive, sea como un insustituible manantial que atrae a los otros. Vida litúrgica y vida cristiana están íntimamente unidas como causa y efecto, son realidades indisociables. Bien afirmaba San Juan Pablo II que: “una liturgia, que no tuviese un reflejo en la vida se volvería vacía y ciertamente no agradable a Dios” (26/9/2001).

Este Papa, seriamente preocupado con la avalancha de cambios culturales que se vivían, decía que urgía restablecer el cuerpo cristiano de la sociedad humana; y que sólo se conseguiría eso con la presencia de testigos de la fe cristiana, testigos que superen, en ellos mismos, “la fractura entre el Evangelio y la vida, recomponiendo en su vida familiar, en el trabajo y en la sociedad, esa unidad de vida, que en el Evangelio encuentra inspiración y fuerza para realizarse en plenitud” (Mane Nobiscum Domini, 34). Para restaurar la vida cristiana en la sociedad, se hace necesaria una coherencia de vida que supere la “fractura” que sufren los hombres de hoy.

Para llegar a esto, enderezando los caminos de la vida, nada mejor que la asistencia dominical a Misa, ahí se obtendrá fortaleza en los corazones para enfrentar las fuerzas del mal que cada vez adquieren un siniestro poderío. Pues siempre, la liturgia dominical, tendrá algo para decirnos al corazón, nos aproximará a una verdadera y profunda acción de Dios en nuestro interior. Intervención que penetrará en la vida cotidiana y acabará siendo, como decía Benedicto XVI, un “servicio para la transformación del mundo (Teología de la Liturgia, p. 470). Destacada misión en pro del “hágase tu voluntad así en la tierra como en el Cielo”, indispensable compromiso de entrega del corazón a todo momento, en todo lugar. Al empaparnos del auténtico espíritu cristiano nos transformamos a nosotros mismos, y consecuentemente lograremos la transformación de un mundo en serio proceso de descristianización.

Aprovechemos este recorrido cuaresmal para que nuestra vida sea de acuerdo a lo que creemos y defendemos. Que demos testimonio de nuestra fe, no sólo con nuestros labios o palabras, también con nuestra conducta diaria.

El escritor francés Paul Bourget, en su obra “Le Démon du Midi” (1914), afirmaba que “es necesario vivir como se piensa, so pena de, tarde o temprano, acabar pensando como se vive”. La integridad, vivir como se piensa, de acuerdo con los principios que se defienden, sin mancha alguna que la ensucie. Mantener la consonancia entre los principios o doctrinas que uno defiende o predica, y la vida concreta de todos los días.

Bien afirmaba el Apóstol San Juan en su carta (2, 3-11): “El que dice: ‘yo lo conozco’ pero no cumple sus mandamientos, es un mentiroso y la verdad no está con él. Pero en aquel que cumple su palabra, el amor de Dios ha llegado a su plenitud, y precisamente en esto conocemos que estamos unidos a él. El que afirma que permanece en Cristo debe vivir como él vivió”.

Que en esta Cuaresma preparemos nuestros corazones, cambiemos de mentalidad, tengamos una “metanoia”, pero, con la decisión firme de ser coherentes, y “vivamos como pensamos”. Todo lo que hagamos de “sacrificios y ofrendas”, no serán nada, no tendrá efecto, si no van acompañadas de un entrega íntima de nuestros corazones a los preceptos de la Iglesia, a los Mandamientos de la Ley de Dios, que son la expresión de la voluntad del propio Dios. Que la Santísima Virgen, Madre Dolorosa, nos lleve siempre a Jesús, Nuestro Señor. Amén.

15Feb/20

¿DIOS EXISTE?

¿DIOS EXISTE?

Por Luis Javier Camilo

      Por el orden en su constitución, precisión en su movimiento y belleza arrebatadora, el universo proclama la imposibilidad de haber sido originado por casualidad.

Narra una antigua revista francesa1 que, hallándose Napoleón Bonaparte prisionero en la isla de Santa Elena, el general Bertrand, uno de sus oficiales, le preguntó en un tono que pretendía ser jocoso: -¿Quién es Dios? ¿Ya lo has visto alguna vez? -Te voy a responder con otra pregunta -contestó Napoleón.

¿La genialidad es una cosa visible? ¿Ya la has visto para creer en ella? No obstante, en el campo de batalla, cuando se necesitaba una estrategia genial para lograr la victoria, todos gritaban: “¿Dónde está el emperador?”. -Es verdad -reconoció el general. -Ahora bien, ¿qué significaba ese grito sino que creíais en mi genialidad?

Y de la misma forma que mis victorias os han hecho creer en mí, el universo me hace creer en Dios. ¿Qué es la mejor maniobra de guerra en comparación con el movimiento de los astros?

Conocer a Dios a Través De Sus Obras.

Este pequeño hecho ilustra cómo alguien ávido de poder y glorias mundanas, que llevó una vida apartada de la práctica de la religión, era capaz de reconocer la existencia del Creador a través de sus obras. Pues, como afirma el Apóstol, “lo invisible de Dios, su eterno poder y su divinidad, son perceptibles para la inteligencia a partir de la Creación del mundo a través de sus obras” (Rm 1, 20).

Por cierto, ese razonamiento no es nuevo. Aristóteles ya afirmaba que Dios “a pesar de ser invisible a toda naturaleza mortal, se le puede ver en sus obras”.2

Y el Catecismo de la Iglesia Católica, haciéndose eco de dos concilios vaticanos, declara: “La Santa Madre Iglesia, mantiene y enseña que Dios, principio y fin de todas las cosas, puede ser conocido con certeza mediante la luz natural de la razón humana a partir de las cosas creadas”.3

Por lo tanto, sirviéndonos de ejemplos, comparaciones y algunos hechos históricos, tratemos de reforzar nuestras convicciones sobre la existencia de Dios, para amarlo, servirlo y reverenciarlo mejor.

La Causa Primera De Todas Las Cosas.

Empecemos preguntándonos: ¿es posible justificar la existencia de las cosas que nos rodean? Tomemos como ejemplo una casa: no se construye a sí misma; necesita un constructor. Asimismo una planta proviene de una semilla y ésta, a su vez, de otra planta. No existe nada que no haya tenido un comienzo y que no proceda de otro ser.

Una persona podría recurrir a una larga serie de semillas y de plantas, que se preceden unas a otras; en cualquier caso, siempre llegaría a una primera semilla o a una primera planta de la cual provendrían las demás. En consecuencia, tendremos que desvelar quién es el autor y causa de la primera semilla o de la primera planta. ¿Quién es?

Solamente puede serlo Dios, la causa primera de todas las cosas. Imaginemos que, andando en pleno desierto, nos encontramos con un palacio. Y en uno de sus suntuosos salones nos hallamos ante un opíparo banquete. ¿Sería realmente posible pensar que son fruto de la casualidad? Diríamos que no, pues ciertamente hubo alguien que construyó el palacio, que montó la mesa y preparó la comida. Sería absurdo afirmar que todo eso surgió de forma espontánea, que fue simple consecuencia del acaso.

  • Aristóteles  – “A pesar de ser invisible a toda naturaleza mortal, se puede ver a Dios en sus obras”.
  • Voltaire – “Cuanto más lo pienso, menos puedo creer que este reloj pueda funcionar sin relojero”.
  • Armand Quatrefages – “No hallé en ningún lugar una raza importante que profesara el ateísmo”.
  • Fred Hoyle –  “¿Cuál sería la probabilidad de que tras el paso de un tornado por un desguace quedase montado un Boeing 747 listo para volar?

Un Orden Sorprendente e Inexplicable.

Ahora bien, el mundo es un palacio maravilloso y un banquete magnífico nos es servido todos los días. Nada hay tan hermoso como el orden que reina en el universo.

El movimiento de los astros que giran sobre nuestras cabezas sin chocar nunca unos con otros, la estructura de las flores, el organismo extremamente complejo del cuerpo humano, todo un orden sorprendente e inexplicable. Imaginemos ahora que encontramos en mitad del campo una estatua de mármol de una belleza admirable.

La primera pregunta que surge al verla es: ¿quién ha sido el artista que la ha esculpido? Porque nadie osaría decir que la estatua surgió de la nada. Pues estamos en presencia de una obra inmensamente más bella: el mundo. La conclusión es inevitable: este mundo no ha podido ser organizado con tanta armonía si no es por una inteligencia, y esta inteligencia es la de Dios.

Se le atribuye al impío Voltaire un adagio que bien sintetiza dicha necesidad: “Cuanto más lo pienso, menos puedo creer que este reloj pueda funcionar sin relojero”.4

     La Opinión De Un Científico Contemporáneo.

A la misma conclusión llega el astrónomo británico contemporáneo Fred Hoyle: “La vida no puede haber tenido un comienzo al azar. […] Hay cerca de dos mil enzimas, y la posibilidad de obtener todas ellas en un ensayo aleatorio es sólo una parte en 1040.000, una probabilidad exageradamente pequeña que no puede ser considerada, ni siquiera si el universo entero consistiera en una sopa orgánica”.5

Es decir, se impone la necesidad de un Creador. Más conocido y aún más expresivo es otro ejemplo dado por el mismo científico: “En un desguace de chatarra se encuentran todos los fragmentos y piezas de un Boeing 747, sueltos y en desorden. Y ocurre que a través de ese depósito empieza a soplar un tornado.

¿Cuál es la probabilidad de que después de su paso nos encontremos un 747 completamente ensamblado y listo para volar?

Tan pequeña que resulta insignificante, incluso si el tornado hubiera atravesado suficientes desguaces para llenar todo el universo”.6

El Doble Ejemplo Del Libro.

Tomemos una bolsa repleta de pequeños trozos de papel, cada uno con una letra del alfabeto, y tiremos simultáneamente todos los papeles al suelo.

¿Alguien admitiría que esas letras podrían componer una página, o un libro entero conformado por ideas que siguen un orden lógico, de pura casualidad?

No, al leer un libro pensamos en su autor. Si la obra es interesante, elogiamos la gran capacidad de quien la hizo, pero si es aburrida, desestimamos al escritor. Nadie elogia o acusa nunca al “acaso”. Hay mucho más orden y armonía en el universo que en el mejor de los libros. Todo tiene, por tanto, un autor: Dios.

Para la famosa escuela de los Victorinos, “el mundo de hecho es un libro escrito por la propia mano de Dios. […] Un ignorante ve un libro abierto; percibe signos, pero no conoce ni las letras ni el pensamiento que expresan.

Igualmente el insensato, el hombre animal que no percibe las cosas de Dios, ve la forma exterior de las criaturas visibles, pero no comprende los pensamientos que manifiestan: el hombre espiritual, por el contrario, bajo esa forma exterior y sensible contempla y admira la sabiduría del Creador”.7

El Testimonio De Nuestra Conciencia.

Los argumentos que tratamos nos conducen a la constatación de la existencia de Dios a través de la observación del universo y del orden de la Creación.

Sin embargo, deseamos presentar ahora dos más que nos hablan continuamente en nuestro propio interior. Al practicar buenas acciones experimentamos un sentimiento de alegría, al optar por el mal nuestra conciencia protesta y nos censura, causándonos remordimiento.

Con sus cambios y movilidad tan ordenada y con la hermosura de todas las cosas visibles, el mundo proclama silenciosamente que ha sido creado y que sólo lo ha podido ser por un Dios inefable e invisiblemente hermoso.

Por sí misma, la conciencia discierne el bien y el mal, y siente que hay cosas permitidas y otras prohibidas. Ahora bien, al haber esa ley que rige las conciencias, es necesaria la existencia de un Legislador que la haya determinado. Así pues, el llamamiento de la conciencia humana proclama la existencia de un soberano Maestro de las conciencias, que es Dios.

Nunca Encontramos en la Historia un Pueblo Ateo.

La humanidad entera une su voz a la del universo. So pena de injuriar el sentimiento común de todos los hombres, no tiene cabida poner en duda la existencia del Ser Supremo.

Y aquí no hay excepción de raza, ni de época o educación.

En todas partes, por todas las latitudes, en cualquier grado de civilización o de barbarie a la que pertenezcan, todos los pueblos tienen una religión. Jamás encontramos en la Historia un pueblo ateo.

Dirigiéndonos a cualquier parte del mundo, independientemente del período histórico, hallamos templos, altares, ceremonias y días de fiestas religiosas en alabanza a alguna divinidad. ¿Quién ha podido inscribir esta creencia en el corazón del hombre? ¿Cómo podría estar equivocada la humanidad entera con relación a esto?

Un conocido antropólogo francés escribió: “Obligado, en mi curso de formación, a revisar todas la razas humanas, busqué en ellas el ateísmo de arriba abajo. Pero no lo encontré en ninguna parte, salvo en individuos o en escuelas más o menos limitadas. […] En cualquier tiempo y lugar, la gran mayoría de los pueblos huían de él.

No hallé en ningún sitio una raza humana destacada, o incluso en una división menos importante de ésta, que profesara el ateísmo”.8 Sin duda, los pueblos de todos los siglos y lugares han diferido en sus creencias. Unos adoran a las piedras, otros, a los animales y otros incluso al sol. Muchos han atribuido a sus ídolos sus propios vicios o cualidades.

Pero todos son unánimes en estar de acuerdo de que existe una divinidad a la cual es necesario rendirle culto. Contra la humanidad entera, ¿cuáles son los ateos que alzan su voz obstinada? El sentido común da testimonio contra ellos.

El Mundo Proclama Que Ha Sido Creado.

La existencia de Dios creador es una verdad tan clara y plausible a la inteligencia que la Sagrada Escritura denomina insensatos a los que dicen que Dios no existe.

¿Hablan con verdadera convicción o por mera conveniencia? ¿No prefieren esos “ateos” que Dios no exista para poder abandonarse más fácilmente sin remordimientos al furor de sus pasiones? ¿No desean que nadie les señale sus flaquezas, ni juzgue sus acciones?

Escuchemos, pues, el testimonio de nuestra conciencia y el de la humanidad entera, comprendamos el lenguaje maravilloso de la Creación que nos circunda.

A partir de entonces, todas las veces que nuestra mirada se pierda en las profundidades del firmamento, en las bellezas de la naturaleza, en la grandeza de las montañas, en la inmensidad de los mares, rindamos homenaje a la sabiduría de Dios que creó y dispuso todas estas cosas.

Hay muchos que admiran los avances de la ciencia y se extasían ante los progresos del pensamiento, y es, realmente, un deber de justicia reconocerles su debido valor. Pero más necesario todavía es el elevarnos hasta la Inteligencia Suprema que puso la naturaleza con tanta sabiduría a nuestra disposición.

En este sentido, canta el prodigio de inteligencia que fue el Águila de Hipona: “Aparte de los anuncios proféticos, el mismo mundo, con sus cambios y movilidad tan ordenada y con la esplendente hermosura de todas las cosas visibles, proclama, en cierto modo silenciosamente, que él ha sido creado y que sólo lo ha podido ser por un Dios inefable e invisiblemente grande, inefable e invisiblemente hermoso”.9

NOTAS: 
1 Se trata de uno de los fascículos coleccionables editados en Francia, a finales del siglo XIX, titulados Causeries du dimanche. En él se basa buena parte de los argumentos y de los ejemplos usados en este artículo.
2 ARISTÓTELES. De mundo, c. 6. El padre Louis-Claude Fillion menciona esta frase del filósofo al analizar el referido pasaje de la Epístola a los Romanos, y recuerda que en el Antiguo Testamento se recurre con frecuencia al mismo raciocinio -al que llama argumento físico- para probar la existencia de Dios (cf. FILLION, Louis-Claude. La Sainte Bible commentée. 3ª ed. París: Letouzey et Ané, 1921, t. VIII, p. 25).
3 CCE 36.
4 “Pour ma part, plus j’y pense et moins je puis songer que cette horloge marche et n’ait point d’horloger”.
5 HOYLE, Fred; WICKRAMASINGHE, Chandra. Evolution from Space. New York: Simon and Schuster, 1984, p. 176.
6 HOYLE, Fred. The Intelligent Universe, apud PISANO, Raffaele; PASCUAL, Rafael (Org.). Giornata di studio sulla relazione scienze e religioni. Trento: Uni Service, 2008, p. 205.
7 HUGONIN, Flavien. Essai sur la fondation de l’école de Saint-Victor de Paris. París: Librairie Classique D’Eugene Belin, 1854, pp. 94-95.
8 QUATREFAGES DE BRÉAU, Jean Louis Armand. The human species. New York: Appleton, 1879, pp. 482-483.
9 SAN AGUSTÍN. De Civitate Dei. L. XI, c. 4, nº 2: ML 41, 319.

29Ene/20

EL PADRE ES EL REY DE LA FAMILIA

EL PADRE,
Es El Rey De La Familia

Alta y Delicada Es La Vocación De Padre,
Digna y Suave Su Tarea, Seria y Enorme Su Responsabilidad, En El Hogar.

        Hace un cierto tiempo, un joven padre de familia me mostró una simple anotación, en un pequeño papel, que me había solicitado después de una celebración eucarística, precisamente en el día del padre de hacía un año. Estaban escritos unos puntos sobre la importante misión de ser padre de familia para tener presente en la homilía. Esto me llevó a preparar este artículo, que ofrezco en honra de aquellos que, conformando una familia, la comunidad más pequeña nacida del orden natural creado por Dios, les compete esta noble y sagrada labor de ser padres.
        Eran apuntes, de mis idos tiempos de estudio, de esquemas sobre la familia de los famosos profesores dominicos de San Esteban de Salamanca (España). Maravilloso trabajo de estos sacerdotes que me digno en sacarlo a luz en estos tiempos en que parecieran dormidas las conciencias de muchos padres de familia, de haber como que perdido la compenetración del alto papel que cumplen dentro del seno familiar.
        En cualquier sociedad o comunidad es necesario que haya una autoridad, mucho más en la familia. Es evidente que sin autoridad, se hace imposible la vida familiar. Por derecho natural la familia tiene que tener una cabeza, una autoridad fuerte que la proteja, y que la gobierne con amor, facilitando la obediencia de los hijos, con los cuales hay un vínculo de unión físico.
Así se puede decir que el padre es el sostén y al mismo tiempo el defensor de la familia. Sostén pues tiene la responsabilidad de asegurar techo, alimento y vestimenta a su esposa e hijos según su estado o condición social. “Con el sudor de tu rostro comerás el pan” (Gn 3, 19).
Lo más bello de los citados comentarios -esquemas de hace por lo menos 50 años atrás-, es la visión que hacen del padre de familia simbolizado como: “columna, yunque y corazón”.
“Columna que sostiene el edificio familiar con las virtudes y el ambiente propicio”. Que en su familiaridad y confianza mutua no malogrará la autoridad jerárquica. No permitiéndose frivolidades, pero con sana alegría y unidad, hará de su hogar una escuela de enseñanzas divinas y humanas.
“Yunque, porque aguanta y esquiva el continuo martilleo de los enemigos externos, que intentan desmoronar la familia”. Y vean que los autores están hablando ¡hace medio siglo! Qué decir en los días de hoy de los que llama “enemigos” de la familia, como las malas costumbres, las modas, ciertos medios de comunicación, etc.
“Corazón”. Expresando su amor y autoridad, “abriga a los suyos dándoles confianza y seguridad dentro del hogar”.
Es así el padre: guía de la familia, dirigiendo la nave del hogar. “A nadie cedas este derecho” (Eclo. 33, .20.24), que tu gobierno sea “con serenidad porque es la cabeza; con firmeza, porque es la primera fuerza; con amor, porque es la vida de la familia, y los lazos del amor no pueden tocarse sin amor”. Y no sólo será guía dirigiendo la familia, sino que también educando a sus hijos, tanto moral como psicológicamente -es decir fortaleciendo en ellos su personalidad – para que sepan amar el bien, y sean sanos en el pensar y el actuar.
En ese intercambio de deberes y derechos, bien sabemos que no sólo los padres tienen derechos ni los hijos solamente deberes. Todos: padre, madre, hijos, están sometidos a las santísimas leyes que instituyó el propio Dios, los Diez Mandamientos. Es la educación moral de que son responsables los padres, para que sus hijos tengan una voluntad fuerte, que los impulse a amar el bien, en orden a la constitución de su propia personalidad.
Que reciban una formación religiosa adecuada, realizada sobre todo con el ejemplo, teniendo un efecto más duradero que la lograda por la propia madre. Los padres deben de fomentar la religiosidad, la recepción de los sacramentos, el estudio de las enseñanzas de la Iglesia. No debemos olvidarnos, que todo esfuerzo será inútil si no está Dios con nosotros, pues edificaremos esa “iglesia” o “santuario” doméstico sobre arena y no sobre piedra.
Como representante de Dios en la familia, la debe dirigir. “No fue a María, más a José, que el ángel apareció para ordenarle que huyese a Egipto, porque al marido compete dirigir la familia”, decía San Vicente Ferrer.
Que sean guías en lo religioso, sobre todo con el testimonio, revistiendo el hogar de una agradable religiosidad. Hombres religiosos, frecuentadores de los sacramentos, cumplidores del precepto dominical, rezadores del santo rosario. Serán siempre modelos que marcarán no sólo su propio hogar, sino también la sociedad que los rodea. Decía Pío XII a un grupo de padres de familia franceses (16-9-1951) que primero, en el santuario del hogar doméstico, además de proveer la conservación, la salud corporal, intelectual, moral y religiosa, “deben en particular cumplir las obligaciones para con Dios, y constituir, con toda la fuerza del término, una sociedad cristiana”.
“Alta y delicada es la vocación de padre, digna y suave su tarea, seria y enorme su responsabilidad en el hogar”, muy afirmativamente terminan los recordados padres dominicos de Salamanca. Ser padre exige una reflexiva y continua preparación personal, pues, ser padre es ser…el rey de la familia.
Siendo participante del poder creador de Dios, siendo participante del poder conservador de Dios, el padre de familia es un representante del propio Dios, teniendo algo de sacerdote, como intermediario que recoge las súplicas de la familia.
Quiera San José, casto esposo de María, padre adoptivo de Jesús Nuestro Señor, concederles consciencia y responsabilidad de la elevada función a la que fueron llamados. Es mi especial deseo y felicitación.
P. Fernando Gioia, EP.
Heraldos del Evangelio.
www.reflexionando.org
11Ene/20

SER IGLESIA EN EL SIGLO XXI

Ser Iglesia En El Siglo XXI

Por Hamiltom y Cristiane Buzi

Ante un mundo revolcado en la impiedad y en el relativismo, un verdadero católico debe fortalecer su propósito de sufrirlo todo por amor a Cristo y su Iglesia. Con esta disposición de espíritu fue como transcurrió el último Congreso Internacional de Cooperadores de los Heraldos del Evangelio.

Hijo de la Santa Iglesia! ¡Qué sublime título, qué honor incomparable! Qué glorioso es pertenecer a la única institución que ata el Cielo a la tierra y lleva a los hombres a, viviendo en este mundo, tener por hermanos a los bienaventurados y, siendo sólo criaturas, participar de la familia de Dios. ¡Oh nobleza insuperable!

Ser católico no se restringe a considerarse como tal, guardar una remota confianza en la Providencia y a creer en unas tantas verdades que la razón humana no logra explicar. Tener una fe sin convicciones, tímidamente manifestada en la Misa dominical y relegada a un plano secundario en el día a día es muy poco para quien ha sido elevado a la condición de hijo del Altísimo.


Al contrario, los cristianos necesitamos unirnos íntimamente a Nuestro Señor, como el cuerpo a la cabeza. Somos llamados a hacer de nuestra vida “una continuación y una realización de la vida de Jesús”, por eso “todas nuestras acciones deben ser una prolongación de sus acciones; hemos de ser otros Cristo en la tierra, para en ella dar continuidad a su vida y a sus obras”.1

Signo De Contradicción Para El Mundo.

Una de las descripciones más conocidas de esa forma de presencia del Señor entre los hombres la encontramos en la antiquísima Carta a Diogneto, en la cual un autor anónimo relata cómo era la vida de los cristianos a principios del segundo siglo:

“Viven en la carne, pero no según la carne. Viven en la tierra, pero su ciudadanía está en el Cielo. Obedecen las leyes establecidas, y con su modo de vivir superan estas leyes. Aman a todos, y todos los persiguen. Se los condena sin conocerlos. Se les da muerte, y con ello reciben la vida. Son pobres, y enriquecen a muchos; carecen de todo, y abundan en todo. Sufren la deshonra, y ello les sirve de gloria; sufren detrimento en su fama, y ello atestigua su justicia. Son maldecidos, y bendicen; son tratados con ignominia, y ellos, a cambio, devuelven honor. Hacen el bien, y son castigados como malhechores; y, al ser castigados a muerte, se alegran como si se les diera la vida”.2

“Su ciudadanía está en el Cielo”, subraya el autor. Y por eso mismo son objeto de desprecios, injurias, persecuciones… “Mi Reino no es de este mundo” (Jn 18, 36), nos enseñó Jesús. Entonces, ¿cómo causa extrañeza que sus discípulos, y la propia Iglesia establecida por Él, sean piedra de escándalo y signo de contradicción?

Al atraer a su seguimiento a los Apóstoles, el Señor no les promete una carrera brillante, sino que, por el contrario, les advierte: “Y seréis odiados por todos a causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el final, se salvará. […] Un discípulo no es más que su maestro, ni un esclavo más que su amo; ya le basta al discípulo con ser como su maestro y al esclavo como su amo. Si al dueño de casa lo han llamado Belcebú, ¡cuánto más a los criados! […] No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No; temed al que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la Gehena” (Mt 10, 22.24-25.28).

San Ignacio de Antioquía siendo devorado por las fieras Basílica de San Clemente, Roma.

De hecho, quien analiza detenidamente la trayectoria de la Esposa Mística de Cristo a lo largo de los siglos difícilmente encontrará un período en el que se haya visto libre de los ataques de sus enemigos; y que sus hijos fieles hayan llevado una vida despreocupada. Esa es precisamente la señal distintiva de aquellos que quieren seguir los pasos del divino Maestro: “El que no carga con su cruz y me sigue, no es digno de mí” (Mt 10, 38).

Sí, las páginas áureas que componen la Historia de la Iglesia están plagadas de persecuciones, luchas y sufrimientos, que la configuran cada vez más con Cristo.

Sangre De Mártires, Semilla De Cristianos.

Los primeros siglos se convirtieron en el paradigma, para todos los tiempos, de esa batalla de los cristianos contra el mundo. En sus oídos resonaba todavía con vigor el mandato de Jesús: “Seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria y hasta el confín de la tierra” (Hch 1, 8).

Bajo el Imperio romano la Iglesia se extendió prodigiosamente por todo el orbe, pero también sufrió crueles y sangrientas persecuciones. “Ut christiani non sint”,3 clama Nerón en el año 64, en el primer edicto contra la Iglesia, con el cual se abría la era al mismo tiempo terrible y gloriosa de los mártires.

¿Cuántos entregaron su vida por la fe? Es imposible saberlo. Raras veces se hacían juicios individuales, las ejecuciones se daban en masa y de manera sumaria. Alrededor del año 250 el número de víctimas era tal que San Montano, antes de ser supliciado, les conjuraba a sus verdugos que, “siquiera por la abundancia de mártires, entendieran dónde estaba la verdadera Iglesia”.4

No obstante, si el antiguo enemigo pretendía exterminar a la Iglesia en su etapa naciente, enseguida vio frustradas sus esperanzas, como lo atestigua San Justino: “Se nos decapita, se nos crucifica, se nos arroja a las fieras, a la cárcel, al fuego, y se nos somete a toda clase de tormentos; pero a la vista de todos está que no renunciamos a nuestra profesión de fe. Antes bien, cuanto mayores son nuestros sufrimientos, tanto más se multiplican los que abrazan la fe y la piedad por el nombre de Jesús”.5

Las Riquezas De Este Mundo Pasan…

Impresiona ver la grandeza de alma y la generosidad de los mártires venciéndose a sí mismos, con el imprescindible auxilio de la gracia, hasta el final. Eso incluía ignorar los chantajes y las lisonjas lanzadas contra ellos para hacerlos desistir de sus propósitos, así como sufrir las terribles torturas morales que los esperaban antes de alcanzar la palma del martirio. Implicaba también un desapego absoluto de los bienes que poseían, ya fueran muchos o pocos.

En el Imperio romano había, por ejemplo, una ley que decretaba la confiscación de los bienes de quien se declarara cristiano. En tiempos en los cuales la tradición y la fortuna significaban mucho para la sociedad, esa sanción representaba una prueba durísima, mayor aún que en nuestros días. Sin embargo, preferían perder todas sus posesiones, a fin de conservar el supremo tesoro de la fe. Sabían que las riquezas de este mundo pasan y buscaban hacerse con un inagotable tesoro en el Cielo, “adonde no se acercan los ladrones ni roe la polilla” (Lc 12, 33).

La ilustre pluma de San Basilio registró el caso de la viuda Santa Julita, la cual estaba siendo perseguida por un hombre que quería robarle sus bienes. La infeliz mujer se presentó en el tribunal para reclamar justicia. El usurpador, no obstante, alegó contra ella su condición de cristina, que la hacía incapaz de pedir algo en juicio.

El magistrado mandó entonces que trajeran un altar y la invitó a que quemara incienso a los ídolos. La viuda le contestó: “Piérdase antes mi vida, perezcan todos mis caudales, peligre mi cuerpo mismo, antes que yo ni de obra ni de palabra cometa alguna impiedad contra aquel Dios que me creó”.6 Con esta proclamación, su causa estaba perdida y ella pasaba a la más completa miseria. Poco después, por su fe, fue condenada a la hoguera.

Al analizar el mérito de quien lo entrega todo por amor a Cristo, Orígenes agrega que cuanto mayores son los bienes terrenos a los que se renuncia para seguir al Señor, mayor es el premio obtenido en la eternidad. Y, en este sentido, esc ribe en su Exhortación al martirio: “Si llego a ser mártir, desearía también dejar hijos y campos y casas, […] a fin de recibir el céntuplo que el Señor prometió”.7

Un poco más adelante añade: “Nosotros, pobres, aun cuando fuéramos mártires, deberíamos dejar libres los primeros puestos a los ricos que, por su amor a Dios en Cristo, pisotean la engañadora gloria tan buscada por la mayor parte de la gente y pierden sus posesiones”.8

Renuncia A Los Lazos Más Afectuosos.

Con todo, existía una prueba indescriptiblemente más terrible que la del desapego al oro y la plata… “¡Cuántos fueron los mártires santos que al acercarse la pasión fueron tentados con las caricias halagadoras de los suyos, que intentaban hacerlos volver a la dulzura temporal”,9 se lamenta San Agustín. Sí, para llevar al cristiano a que desistiera del camino de la santidad, muchas veces se interponían sus propios familiares.

Poco después del año 200, en Cartago, Santa Perpetua escribe la historia de su calvario, agravado por las tentativas de su padre a que renunciara a la fe:

“Llevado de su cariño, no cejaba en su empeño de derribarme:

—Padre —le dije—, ¿ves, por ejemplo, ese utensilio que está ahí en el suelo, una orza o cualquier otro?

—Lo veo —me respondió. Y yo le dije:

— ¿Acaso puede dársele otro nombre que el que tiene?

—No —me respondió.

—Pues tampoco yo puedo llamarme con nombre distinto de lo que soy: cristiana.

Entonces mi padre, irritado por esta palabra, se abalanzó sobre mí con ademán de arrancarme los ojos; pero se contentó con maltratarme. Y se marchó”.10

La joven Perpetua hacía poco que había tenido un hijo, al cual aún amamantaba; afligida por la suerte del pequeño, consiguió que lo dejaran con ella en la prisión.

Al acercarse el día de su interrogatorio, recibe nuevamente la visita de su padre, cuya intención era la de convencerla como fuera:

“—Compláceme, hija mía, de mis canas; compadécete de tu padre, si es que merezco ser llamado por ti con el nombre de padre. Si con estas manos te he llevado hasta esa flor de tu edad, si te he preferido a todos tus hermanos, no me entregues al oprobio de los hombres. Mira a tus hermanos; mira a tu madre y a tu tía materna; mira a tu hijito, que no ha de poder sobrevivirte. Depón tus ánimos, no nos aniquiles a todos, pues ninguno de nosotros podrá hablar libremente, si a ti te pasa algo.

“Así hablaba como padre, llevado de su piedad, a par que me besaba las manos y se arrojaba a mis pies y me llamaba, entre lágrimas, no ya su hija, sino su señora. Y yo estaba transida de dolor por el caso de mi padre, pues era el único de toda mi familia que no había de alegrarse de mi martirio”.11

El amor filiar la movía a compadecerse de su pobre padre, y quien sabe si la tentación de abandonar la fe no le haya golpeado insistentemente a la puerta en cada palabra que salía de sus labios… Sin embargo, en ese momento crucial ciertamente resonaron en los oídos de aquella joven las palabras graves y serias de Nuestro Señor Jesucristo: “El que quiere a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí” (Mt 10, 37). Abandonándose entonces por completo en las manos de la Providencia, le respondió así Perpetua: “Allá en el estrado [del tribunal] sucederá lo que Dios quisiere; pues has de saber que no estamos puestos en nuestro poder, sino en el de Dios”.12

Privada a cierta altura de la compañía de su hijo, la valerosa madre se preocupaba día y noche con su destino, entregándolo a Dios. Pasado algún tiempo, la escena con su padre se repitió y ella, con el corazón sangrando, pero inalterable en su convicción, venció una vez más la prueba. Sus líneas, no obstante, concluyen en la duda y en la incerteza en cuanto al futuro.

Le cupo a otro —según algunos, a Tertuliano— conservar el conocimiento de su muerte: estando ya en el anfiteatro a la espera de la muerte, Perpetua llamó a su hermano y, deseando en ese momento supremo que los demás siguieran el mismo camino de renuncia del cual ella llegaba al término, le dijo: “Permaneced firmes en la fe y amaos los unos a los otros y no os escandalicéis de nuestros sufrimientos”.13

Paciencia, Serenidad y Alegría En La Prueba.

Siendo el Rey del universo, Nuestro Señor Jesucristo aceptó, por amor a nosotros, ser herido en todos sus derechos, despojado de todos sus honores, cargado de ignominias y reducido a reo, poniéndose en una situación inferior incluso a la de un esclavo (cf. Flp 2, 7-8).

A ejemplo y semejanza suya, eran exigidas de los primeros cristianos la completa renuncia de los bienes terrenos y una heroica disposición de sufrirlo todo por amor al divino Maestro. Al enfrentar tormentos y privaciones, brillaban ante el mundo como lumbreras; comportándose de forma íntegra e irreprensible en medio de una sociedad depravada, mostraban la grandeza de ser hijo de Dios (cf. Flp 2, 15).

La fidelidad a su fe llevó a muchos cristianos a prisión, y quien hoy tiene la oportunidad de conocer lo que, por aquel entonces, servía de cárcel, queda horrorizado al oír las narraciones sobre la paciencia, serenidad y alegría con las que allí permanecían.

Entre los que dejaron a la Historia sus impresiones con respecto al tiempo que estuvieron encarcelados se encuentran los mártires Lucio y Montano: “Y así bajamos al abismo mismo de los sufrimientos como si subiéramos al Cielo. Qué días pasamos allí, qué noches soportamos, no hay palabras que lo puedan explicar. No hay afirmación que no se quede corta en punto a tormentos de la cárcel y no hay posibilidad de incurrir en exageración cuando se habla de la atrocidad de aquel lugar. Mas donde la prueba es grande, allí se muestra mayor aquel que la vence en nosotros, y no cabe hablar de lucha, sino, por la protección del Señor, de victoria”.14

Santa Perpetua, Por Luis Borrasa Museo Episcopal de Vic (España)

Tan unidos, sin embargo, estaban a Cristo que, más adelante, estos mismos mártires manifiestan no sólo resignación, sino entusiasmo de cara a las atrocidades que los acompañaban cada día, y exclaman a propósito de una ocasión en la que creían que estaban siendo llevados para la muerte:

“¡Oh día alegre y gloria de nuestras cadenas! ¡Oh ataduras que nosotros habíamos deseado con toda nuestra alma! ¡Oh hierro, más honroso y precioso que el oro óptimo! ¡Oh estridencia aquella del hierro, que rechinaba al ser arrastrado por encima de otros hierros! […] Todavía no había llegado la hora de nuestro martirio. De ahí que, derribado el diablo, volvimos victoriosos a la cárcel y fuimos reservados para una nueva victoria. Vencido, pues, el diablo en esta batalla excogitó nuevas astucias, tratando de tentarnos por hambre y sed, y en verdad que esta batalla suya la supo conducir fortísimamente durante muchos días”.15

Llevados finalmente para el suplicio, los mártires pasan aún por una última prueba: contemplar ante sí toda la multitud burlona, que ríe y se divierte con sus dolores y se alegra con su muerte. ¡Cuántos cristianos no habrán encontrado en medio a ese público hostil el más dilacerante de los padecimientos del alma, es decir, el desprecio y odio de antiguos amigos y familiares que, sordos a cualquier explicación, prefieren asistir a la destrucción de sus vidas a admitir que sigan a Cristo! Y, hasta el final, desafían al mundo, volviéndose dignos del Cielo.

La Palabra Fue Sembrada, Pero No Dio Fruto.

No todos los cristianos, sin embargo, enfrentaban el tribunal con el desapego de la viuda Julita, el heroísmo de Perpetua o el entusiasmo de Lucio y de Montano. Estaban los que preferían el mundo a Cristo, las tinieblas a la luz, y, despreciando el Cielo ofrecido a ellos, se hundían en el barro de la apostasía.

En un escrito atribuido a Tertuliano se cuenta, por ejemplo, el caso de un senador que “de la religión cristiana volvió a la esclavitud a los ídolos”. Y el autor le interpela: “Después de haber atravesado el umbral de la verdadera ley, después de haber conocido a Dios durante años, ¿por qué conservas lo que deberías dejar y rechazas lo que deberías guardar?”.16

¿Cómo se explica tamaña defección en alguien que, habiendo sido sepultado con Cristo por el Bautismo, estaba llamado a resurgir de entre los muertos como Él (cf. Rom 6, 4)?

Buena parte de esos renegados habían sido, sin duda, cristianos sinceros, pero superficiales. Y por eso la semilla de la Palabra lanzada en su interior no fructificó.

Muchos de ellos eran terrenos pedregosos, que acogieron la Buena Nueva con alegría, pero sin permitir que creara raíces profundas en su espíritu. En cuanto les sobrevenía una tribulación o una persecución, enseguida sucumbían (cf. Mt 13, 20-21).

Otros de los que cayeron en la apostasía permitieron que los afanes de la vida y la seducción de las riquezas ahogaran la buena semilla que había crecido con fuerza en sus almas, haciéndola estéril (cf. Mt 13, 22).

Tan sólo aquellos que escucharon la Palabra y la entendieron —es decir, la amaron y pusieron en práctica— dieron fruto: “ciento o sesenta o treinta por uno” (Mt 13, 23).

Otras Formas Más Sutiles y Eficaces De Persecución.

Para los fieles de nuestros días, los cristianos de los primeros siglos se presentan como modelos de radicalidad evangélica. Su eximia fidelidad a la fe los condujo a enfrentar los mayores tormentos y regar con su sangre bendita los fundamentos de la Santa Iglesia.

Improbable es que nosotros, hijos de la Iglesia en el siglo XXI, seamos llevados a un Coliseo para servir de alimento a las fieras hambrientas. Y, aunque existen persecuciones cruentas a los cristianos en países de Asia o de África, parece inverosímil que horquillas incandescentes dilaceren nuestras carnes si nos negamos a ofrecer incienso a los dioses de piedra.

Congresistas asistiendo a una de las exposiciones en el auditorio del seminario menor de los Heraldos, Caieiras, 27/7/2019

Pero hay otras formas más sutiles y eficaces de persecución, de las cuales el demonio se sirve hoy a torrentes. En un mundo que aparentemente rinde culto a la paz, la comprensión y el diálogo, se vuelve cada vez más difícil ser católico auténtico. Defender públicamente los valores perennes de la Iglesia, reflejados en el Catecismo, puede suponer que seamos denunciados ante un tribunal. Elegir un buen colegio para nuestros hijos o buscar un entretenimiento que no hiera la moral cristiana exige un esfuerzo y una pericia que no están al alcance de todas las familias.

A cada instante somos invitados a echar pequeños o grandes puñados de incienso a los pies de los nuevos dioses paganos, cuyos nombres no son Júpiter, Baco o Diana, sino deshonestidad, mentira y relativismo. Para muchos de nosotros, practicar la religión y cumplir los Mandamientos puede convertirse en un prolongado martirio, más horrible bajo ciertos aspectos que el de los primeros cristianos.

Excelsa Invitación Para Los Días Actuales.

Ese fue precisamente el fondo de cuadro del Congreso de Cooperadores de los Heraldos del Evangelio realizado el último mes de julio. Procedentes de Europa, Asia, África y de todos los rincones de las Américas, durante tres días pudimos satisfacer en algo nuestra apetencia por las maravillas del Cielo y, juntos, sorber fuerzas para perseverar en el noble propósito de ostentar nuestro amor a la Santa Iglesia y a servirla.

Siguiendo un programa apretado, las exposiciones se alternaban con momentos de adoración al Santísimo Sacramento, participación en la Santa Misa y rezo del Rosario en conjunto. Todo contribuía a que nos sintiéramos hermanados en un mismo ideal y dispuestos a todos los esfuerzos para responder con generosidad a la voz del divino Maestro.

Por medio de su gracia, Jesús llamaba a cada uno de nosotros a dar testimonio de Él ante el mundo. Nos invitaba a ser mártires de la ortodoxia, confesores de la verdadera doctrina, defensores de la moral católica multisecular y fieles seguidores del magisterio, aunque eso suponga dejarnos crucificar con Él, como lo hicieron los primeros cristianos.

En esos días se nos fue desvelando también el horizonte insondable de la misericordia divina, en la cual reposan confiados todos los que a Cristo se entregan sin reservas. Si Él les pide mucho a sus soldados y siervos, es porque les ofrece en contrapartida una recompensa demasiadamente grande: “No hay nadie que haya dejado casa, o hermanos o hermanas, o madre o padre, o hijos o tierras, por mí y por el Evangelio, que no reciba ahora, en este tiempo, cien veces más —casas y hermanos y hermanas y madres e hijos y tierras, con persecuciones— y en la edad futura, vida eterna” (Mc 10, 29-30).

Entrada solemne de la imagen de nuestra Señora del Buen Suceso a comienzo del Congreso, 26/7/2019

Seguros del auxilio de la gracia, concedida con especial abundancia a quien se pone bajo los cuidados de la Virgen Santísima, salimos de allí fortalecidos y dispuestos a dar nuevos y decisivos pasos en la edificación del Reino de María en nuestras almas. Pues antes que Ella triunfe sobre todo el orbe, como lo anunció en Fátima, es necesario que reine en nuestros corazones.

Junto a Ella, nada debemos temer. Por mayores que sean nuestra flaqueza y nuestra inconstancia, la victoria está garantiza da por la promesa de Cristo: “Tened valor: yo he vencido al mundo” (Jn 16, 33).

1 SAN JUAN EUDES. La vie et le royaume de Jésus dans les âmes chrétiennes. In: OEuvres Complètes. Paris: Gabriel Beauchesne, 1905, v. I, p. 166.
2 CARTA A DIOGNETO, n.º 5: PG 2, 1174-1175. 3 Del latín: “No deben existir los cristianos”.
4 MARTIRIO DE LOS SANTOS MONTANO, LUCIO Y COMPAÑEROS, n.º 14. In: RUIZ BUENO, Daniel (Ed.). Actas de los mártires. 5.ª ed. Madrid: BAC, 2003, p. 813.
5 SAN JUSTINO DE ROMA. Diálogo com Trifão, n.º 110. 2.ª ed. São Paulo: Paulus, 2014, p. 177.
6 SAN BASILIO MAGNO. Homilia in martyrem Iulittam, n.º 2: PG 31, 239.
7 ORÍGENES. Exhortatio ad martyrium, n.º 14: PG 11, 582.
8 Ídem, n.º 15, 583.
9 SAN AGUSTÍN. Sermón 284, n.º 2. In: Obras Completas. Madrid: BAC, 1984, v. XXV, p. 100.
10 EL MARTIRIO DE LAS SANTAS PERPETUA Y FELICIDAD, n.º 3. In: RUIZ BUENO, op. cit., p. 421.
11 Ídem, n.º 5, pp. 424-425.
12 Ídem, p. 425.
13 Ídem, n. 20, p. 438.
14 MARTIRIO DE LOS SANTOS MONTANO, LUCIO Y COMPAÑEROS, op. cit., n.º 4, pp. 804-805.
15 Ídem, n.º 6, p. 806.
16 TERTULIANO. Ad senatorem, c. 2: PL 2, 1106.

23Dic/19

NAVIDAD: Este Niño Será… “Signo De Contradicción”

NAVIDAD:

Este Niño Será…
“Signo De Contradicción”

P. Fernando Gioia, EP.

        En los inicios de su vida pública, Nuestro Señor Jesucristo, comenzará a sufrir no sólo el odio de los de fuera, sino y principalmente la incomprensión y la ceguera de su pueblo.

Se acercan las festividades de la Navidad, tiempo litúrgico en el que la Santa Iglesia nos recuerda la llegada del Príncipe de la paz, nuestro divino Redentor, el esperado de las naciones.

En ese período siempre realzamos, y con razón, la armonía y la bienquerencia que Él trajo a los corazones, conforme las palabras del ángel a los pastores: “No temáis, os traigo una buena nueva, una gran alegría, que es para todo el pueblo; pues os ha nacido hoy un Salvador, que es el Mesías, Señor, en la ciudad de David” (Lc 2, 10-11).

Las conmemoraciones navideñas son ocasión de construir bonitos nacimientos, dar y recibir regalos, estrechar los lazos de unión familiar. Una nota de particular alegría marca esa época del año.

Sin embargo, incluso en los ambientes donde debería ser acentuado de modo especial, es poco destacado un aspecto de la Encarnación bastante menos agradable de recordar, porque pone en evidencia ante nuestros ojos que no todo es paz, no todo es tranquilidad, no todo es unión con aquello que nos rodea. Pues ese Niño, Dios hecho hombre, en determinado momento de su vida terrena nos advertirá: “No penséis que he venido a la tierra a sembrar paz: no he venido a sembrar paz, sino espada” (Mt 10, 34).

Cuando fue presentado en el Templo, se encontraba en esa ocasión Simeón, hombre justo y piadoso al que le había sido revelado por el Espíritu Santo que no moriría sin antes ver al Mesías, al Salvador del mundo. En ese bello episodio contemplamos a la Santísima Virgen, Madre de Dios, llevando al divino Infante para cumplir el precepto de la Ley, y al Santo Patriarca José yendo a su lado.

Al coger a Jesús en sus brazos, Simeón pronunció su famoso himno de alabanza. A continuación, bendijo al santo matrimonio y a María le dice: “Este (niño) ha sido puesto para que muchos caigan y se levanten; y será como un signo de contradicción” (Lc 2, 33-34), es decir: una bandera discutida, una piedra de tropiezo, un factor de división. Y prosiguió: “a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones” (Lc 2, 35).

El santo sacerdote Simeón profetizaba en ese momento el camino de confrontaciones que recorrería el Redentor en su vida pública: será un auténtico “signo de contradicción”.

El vaticinio de Simeón no tardaría en cumplirse. Siendo Jesús aún un tierno niño, llegan a Jerusalén los Magos de Oriente y preguntan: “¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido?” (Mt 2, 2). Y el tetrarca Herodes, inquieto por la visita de tan augustos personajes, consulta preocupado a los sumos sacerdotes y a los escribas dónde tendría que nacer el Mesías.

La respuesta fue clara: en Belén de Judea. Entonces mandó a los Reyes Magos allí, encomendándoles trapaceramente: “cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo” (Mt 2, 8). No obstante, alertados en sueños por el Señor, regresaron a su tierra por otro camino, y no le informaron de nada.

Furioso al verse burlado por los Magos, Herodes ordenó la masacre de todos los niños menores de 2 años de Belén y sus alrededores, con la esperanza de matar al “Rey de los judíos”, un inesperado competidor al trono. Así comenzó, con la cruel matanza de los Santos Inocentes, la manifestación “las intenciones de muchos corazones”.

En sentido contrario, también se revelaba en ese episodio la protección del Cielo: “el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: ‘Levántate, toma al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise’” (Mt 2, 13). Amparado por los espíritus celestiales, San José ejercía con inconmensurable grandeza su función de padre y protector de Jesús.

La matanza de aquellos inocentes marca el inicio de las hostilidades humanas contra aquel que, incluso antes de empezar a hablar, se había convertido en “signo de contradicción”. La mera existencia de la Sagrada Familia suponía una bandera de combate enarbolada que los enemigos infernales no podían tolerar y trataban de destruir.

En la noche del nacimiento del Salvador, el Cielo se había unido a la tierra. Valiéndose de instrumentos humanos, Satanás se esforzaba todo lo posible para eliminar al Niño. Pero todo era en vano: San José recibía avisos del Cielo que le indicaban las precauciones que debía tomar para protegerlo mejor.

Treinta años después de ese episodio, habiendo comenzado Jesús su vida pública, empezó a sufrir el odio de fariseos, escribas y saduceos, enemigos de su doctrina y de su divina Persona.

Los santos Evangelios, principalmente el de San Mateo, nos narran numerosas manifestaciones de esa saña infernal contra el divino Maestro. “Éste blasfema” (Mt 9, 3), clamaban airados los escribas. “Éste no hecha los demonios sino por el poder de Belzebú, príncipe de los demonios” (Mt 12, 24), gritarían más tarde los fariseos. Y cuando el misericordioso Salvador curó en sábado al hombre de la mano paralizada, escribas y fariseos, “ciegos por la cólera, discutían qué había que hacer con Jesús” (Lc 6, 11).

A lo largo de los tres años de su vida pública, el odio de los enemigos de Jesús no hacía sino aumentar, hasta el punto de llevarlo a ser crucificado entre dos ladrones. Pero el demonio ignoraba que la muerte del Redentor sellaría definitivamente la derrota de los infiernos: “Como Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea en Él, tenga vida eterna” (Jn 3, 14-15).

Jesucristo fue, es y será una piedra de escándalo y de división para los hombres de todos los tiempos. “El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama” (Mt 12, 30). Esta es la enseñanza, infelizmente poco comentada, que nos ha parecido útil resaltar en la Navidad de este año.

El mal existe, el mal planea, el mal ataca, y la Santa Iglesia nos convoca a estar siempre en lucha contra él. Esto lo dejó bien claro Su Santidad Benedicto XVI en uno de sus últimos discursos al Colegio Cardenalicio: “Hoy la palabra Ecclesia militans está un poco fuera de moda, pero en realidad podemos comprender cada vez mejor que es verdadera, que porta en sí misma la verdad. Vemos cómo el mal quiere dominar en el mundo y que es necesario entrar en lucha contra el mal. Vemos cómo lo hace de tantos modos, cruentos, con distintas formas de violencia, pero también enmascarado como el bien, destruyendo así las bases morales de la sociedad” (21-5-2012).

No perdamos la noción de esa realidad. Seamos “sencillos como palomas”, pero no dejemos de ser “astutos como serpientes” (Mt 10, 16). Y, sobre todo, no olvidemos que Jesús sufrió más por la ceguera y la incomprensión del pueblo que lo seguía, que por la furia satánica de sus enemigos.

16Dic/19

NOVENA AL NIÑO DIOS

Novena al Niño Dios

“Novena de Aguinaldos”

        Oración Para Todos los Días:

Benignísimo Dios de infinita caridad, que tanto amasteis a los hombres, que les disteis en vuestro Hijo la mejor prenda de vuestro amor para que hecho hombre en las entrañas de una Virgen, naciese en un pesebre para nuestra salud y remedio; yo, en nombre de todos los mortales, os doy infinitas gracias por tan soberano beneficio.

En torno a él os ofrezco la pobreza, humildad y demás virtudes de vuestro hijo humanado; suplicándoos por sus divinos méritos, por las incomodidades con que nació y por las tiernas lágrimas que derramó en el pesebre, que dispongáis nuestros corazones con humildad profunda, con amor encendido, con total desprecio de todo lo terreno, para que Jesús recién nacido tenga en ellos su cuna y more eternamente. Amén. (Se reza tres veces el Gloria al Padre).

        Oración a la Santísima Virgen:

(Para todos los días)

        Soberana María, que por vuestras grandes virtudes y especialmente por vuestra humildad, merecisteis que todo un Dios os escogiese por madre suya, os suplico que vos misma preparéis y dispongáis mi alma y la de todos los que en este tiempo hiciesen esta novena, para el nacimiento espiritual de vuestro adorado Hijo.

¡Oh dulcísima Madre! Comunicadme algo del profundo recogimiento y divina ternura con que lo guardasteis vos, para que nos hagáis menos indignos de verle, amarle y adorarle por toda la eternidad. Amén. (Se reza tres veces el Avemaría).

Oración a San José:

(Para todos los días)

        ¡Oh Santísimo San José, esposo de María y padre adoptivo de Jesús! Infinitas gracias doy a Dios porque os escogió para tan altos ministerios y os adornó con todos los dones proporcionados a tan excelente grandeza. Os ruego, por el amor que tuvisteis al Divino Niño, me abraséis en fervorosos deseos de verle y recibirle sacramentalmente, mientras en su divina esencia le vea y le goce en el cielo. Amén.
(Se reza el Padrenuestro, el Avemaría y el Gloria).

         Luego se hace la consideración de acuerdo al día en que se está rezando esta Novena.

Aspiraciones para la venida del Niño Dios”:

– Gozos –

        Dulce Jesús mío, mi niño adorado,
¡ven a nuestras almas! ¡Ven no tardes tanto!

¡Oh sapiencia suma del Dios soberano,
que al nivel de un niño te hayas rebajado!
¡Oh Divino Niño, ven para enseñarnos
la prudencia que hace verdaderos sabios!

¡Ven a nuestras almas! ¡Ven no tardes tanto!
¡Oh, Adonaí potente que a Moisés hablando,
de Israel al pueblo disteis los mandatos!
¡Ah! ven prontamente para rescatarnos.
Y que un niño débil muestre fuerte brazo!

¡Ven a nuestras almas! ¡Ven no tardes tanto!
¡Oh raíz sagrada de Jesé, que en lo alto
presentan al orbe tu fragante nardo!
Dulcísimo Niño que has sido llamado
lirio de los valles bella flor del campo.

¡Ven a nuestras almas! ¡Ven no tardes tanto!
¡Llave de David que abre al desterrado
las cerradas puertas del regio palacio!
¡Sácanos, oh Niño, con tu blanca mano,
de la cárcel triste que labró el pecado!

¡Ven a nuestras almas! ¡Ven no tardes tanto!
¡Oh lumbre de Oriente, sol de eternos rayos,
que entre las tinieblas tu esplendor veamos!
¡Niño tan preciado, dicha del cristiano,
luzca la sonrisa de tus dulces labios!

¡Ven a nuestras almas! ¡Ven no tardes tanto!
¡Espejo sin mancha Santo de los santos,
sin igual imagen del Dios soberano!
¡Borra nuestras culpas, salva al desterrado
y, en forma de Niño, da al mísero amparo!

¡Ven a nuestras almas! ¡Ven no tardes tanto!
¡Rey de las naciones, Emmanuel preclaro,
de Israel anhelo, pastor del rebaño!
¡Niño que apacientas con suave cayado
ya la oveja arisca, ya el cordero manso!

¡Ven a nuestras almas! ¡Ven no tardes tanto!
¡Ábranse los cielos y llueva de lo alto
Bienhechor rocío, como riego santo!

¡Ven hermoso Niño, ven Dios humanado!
¡Luce, hermosa estrella, brota flor del campo!

¡Ven a nuestras almas! ¡Ven no tardes tanto!

¡Ven que ya María previene sus brazos
do su niño vean, en tiempo cercano!

¡Ven, que ya José, con anhelo sacro,
se dispone a hacerse de tu amor sagrario!

¡Ven a nuestras almas! ¡Ven no tardes tanto!
¡Del débil auxilio del doliente amparo,
consuelo del triste, luz del desterrado!
¡Vida de mi vida, mi dueño adorado,
mi constante amigo, mi divino hermano!

¡Ven a nuestras almas! ¡Ven no tardes tanto!
¡Véante mis ojos, de ti enamorados!
¡Bese ya tus plantas! ¡Bese ya tus manos!
¡Prosternado en tierra te tiendo los brazos,
y aún más que mis frases te dice mi llanto!

¡Ven a nuestras almas! ¡Ven no tardes tanto!

¡Ven, Salvador nuestro, por quien suspiramos!

¡Ven a nuestras almas, ven no tardes tanto!

Oración al Niño Jesús:

(Para todos los días)

        Acordados, ¡Oh dulcísimo Niño Jesús! Que dijisteis a la Venerable Margarita del Santísimo Sacramento, y en persona suya a todos vuestros devotos, estas palabras tan consoladoras para nuestra pobre humanidad agobiada y doliente: “Todo lo que quieras pedir, pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado”. Llenos de confianza en Vos, oh Jesús, que sois la misma verdad, venimos a exponeros toda nuestra miseria.

Ayudadnos a llevar una vida santa, para conseguir una eternidad bienaventurada. Concedednos, por los méritos de vuestra encarnación y de vuestra infancia, la gracia de la cual necesitamos tanto… (Formulamos aquí nuestros pedidos al Niño Dios en esta Novena).

Nos entregamos a Vos, oh Niño omnipotente, seguros de que no quedará frustrada nuestra esperanza, y de que en virtud de vuestra divina promesa, acogeréis y despacharéis favorablemente nuestra súplica. Amén.

Consideraciones:

Consideración Del Día Primero
– 16 de diciembre:

        En el principio de los tiempos el Verbo reposaba en el seno de su Padre en lo más alto de los cielos: allí era la causa, a la par que el modelo de toda creación. En esas profundidades de una incalculable eternidad permanecía el Niño de Belén. Allí es donde debemos datar la genealogía del Eterno que no tiene antepasados, y contemplan la vida de complacencia infinita que allí llevaba.

La vida del Verbo Eterno en el seno de su Padre era una vida maravillosa y sin embargo, misterio sublime, busca otra morada en una mansión creada. No era porque en su mansión eterna faltase algo a su infinita felicidad sino porque su misericordia infinita anhelaba la redención y la salvación del género humano, que sin Él no podría verificarse.

El pecado de Adán había ofendido a un Dios y esa ofensa infinita no podría ser condonada sino por los méritos del mismo Dios. La raza de Adán había desobedecido y merecido un castigo eterno; era pues, necesario para salvarla y satisfacer su culpa que Dios, sin dejar el cielo, tomase la forma del hombre sobre la tierra y con la obediencia a los designios de su Padre, expiase aquella desobediencia, ingratitud y rebeldía.

Era necesario en las miras de su amor que tomase la forma, las debilidades e ignorancia sistemática del hombre, que creciese para darle crecimiento espiritual; que sufriese, para morir a sus pasiones y a su orgullo y por eso el Verbo Eterno ardiendo en deseos de salvar al hombre resolvió hacerse hombre también y así redimir al culpable.(Se continua con los Gozos y todo lo demás, como el día primero).

Consideración Del Día Segundo
– 17 de diciembre:

        El Verbo eterno se halla a punto de tomar su naturaleza creada en la santa Casa de Nazaret en donde moraban María y José. Cuando la sombra del secreto divino vino a deslizarse sobre ella, María estaba sola engolfada en la oración. Pasaba las silenciosas horas de la noche en la unión más estrecha con Dios y mientras oraba, el Verbo tomó posesión de su morada creada.

Sin embargo, no llegó inopinadamente; antes de presentarse envió un mensajero, que fue el Arcángel San Gabriel, para pedir a María de parte de Dios su consentimiento para la encarnación. El Creador no quiso efectuar este gran misterio sin la aquiescencia de su criatura.

Aquel momento fue muy solemne. Era potestativo en María el rehusar… ¡Con qué adorables delicias! ¡Con qué inefables complacencias aguardaría la Santísima Trinidad a que María abriese los labios y pronunciase el Sí que debió ser suave melodía para sus oídos, y con el cual se conformaba su profunda humildad a la omnipotente voluntad divina!

La Virgen Inmaculada ha dado su asentimiento. El Arcángel ha desaparecido. Dios se ha revestido de una naturaleza creada; la voluntad eterna está cumplida y la creación completa. El Verbo se ha hecho carne, y aunque todavía invisible para el mundo, habita ya entre los hombres que su inmenso amor ha venido a rescatar.
(Se continua con los Gozos y todo lo demás, como el día primero).

Consideración del día tercero
– 18 de diciembre:

        Así había comenzado su vida encarnada el Niño Jesús. Consideremos el alma gloriosa y el Santo Cuerpo que había tomado, adorándolos profundamente.

Admirando en primer lugar el alma de ese divino Niño, consideremos en ella la plenitud de su ciencia beatífica, por la cual desde el primer momento de su vida vio la divina esencia más claramente que todos los ángeles y leyó lo pasado y lo porvenir con todos sus arcanos y conocimientos.

Del alma del Niño Jesús pasamos ahora a su cuerpo, que era un mundo de maravillas, una obra maestra de la mano de Dios. Quiso que fuese pequeño y débil como el de todos los niños y sujeto a todas las incomodidades de la infancia, para asemejarse más a nosotros y participar en nuestras humillaciones.

La belleza de este cuerpo del Divino Niño fue superior a cuanto se ha imaginado jamás, y la divina sangre que por sus venas empezó a circular desde el momento de su Encarnación, es la que lavó todas las manchas del mundo culpable.

Pidámosle que lave las nuestras en el sacramento de la penitencia para que el día de su dichosa Navidad nos encuentre purificados, perdonados y dispuestos a recibirle con amor y provecho espiritual. (Se continua con los Gozos y todo lo demás, como el día primero).

Consideración del día cuarto
– 19 de diciembre:

        Desde el seno de su Madre comenzó el Niño Jesús a poner en práctica su eterna sumisión a Dios, que continuó sin la menor interrupción durante toda su vida. Adoraba a su Eterno Padre, le amaba, se sometía a su voluntad; aceptaba con resignación toda su debilidad, toda su humillación, todas sus incomodidades.

¿Quién de nosotros quisiera retroceder a un estado semejante con el pleno goce de la razón y de la reflexión? Por ahí entró el Divino Niño en su dolorosa y humillante carrera; así empezó a anonadarse delante de su Padre; a enseñarnos lo que Dios merece por parte de su criatura; a expiar nuestro orgullo, origen de todos nuestros pecados.

¿Deseamos hacer una verdadera oración? Empecemos por formarnos de ella una exacta idea, contemplado al Niño en el seno de su Madre. El Divino Niño ora y ora del modo más excelente. No habla, no medita, ni se deshace en tiernos efectos. Su mismo estado, lo acepta con la intención de honrar a Dios, en su oración y en ese estado expresa altamente todo lo que Dios merece, y de qué modo quiere ser adorado por nosotros.

Unámonos a las adoraciones del Niño Dios en el seno de María; unámonos a su profundo abatimiento, y sea éste el primer efecto de nuestro sacrificio a Dios. Desaparezcamos a nuestros propios ojos, y que Dios sea todo para nosotros.
(Se continua con los Gozos y todo lo demás, como el día primero).

Consideración del día quinto
– 20 de diciembre:

        Ya hemos visto la vida que llevaba el Niño Jesús en el seno de su purísima Madre; veamos hoy la vida que lleva también María durante el mismo espacio de tiempo.

María no cesaba de aspirar el momento en que gozaría de esa visión beatífica terrestre, la faz de Dios encarnado. Estaba a punto de ver aquella faz humana que debía iluminar el cielo durante toda la eternidad. Iba a leer el amor filial en aquellos mismos ojos cuyos rayos debería esparcir para siempre la felicidad en millones de elegidos. Iba a verle en la ignorancia aparente de la infancia, en los encantos particulares de la juventud y en la serenidad reflexiva de la edad madura.

¡Tal era la vida de expectativa de María! Era inaudita en sí misma, mas no por eso dejaba de ser el tipo magnífico de toda vida cristiana. No nos contentemos con admirar a Jesús residiendo en María, sino pensemos que en nosotros también reside por esencia, potencia y presencia. (Se continua con los Gozos y todo lo demás, como el día primero).

Consideración del día sexto
– 21 de diciembre:

        Jesús había sido concebido en Nazaret, domicilio de José y María, y allí era de creerse que había de nacer, según todas las probabilidades. Más Dios lo tenía dispuesto de otra manera, y los profetas habían anunciado que el Mesías nacería en Belén de Judá, ciudad de David.

Para que se cumpliese esta predicción, Dios se sirvió de un medio que no parecía tener ninguna relación con este objeto, a saber: la orden dada por el emperador Augusto de que todos los súbditos del imperio romano se empadronasen en el lugar de donde eran originarios. María y José como descendientes que eran de David, estaban obligados a ir a Belén.

No ignoraba Jesús en qué lugar debía nacer y así inspira a sus padres que se entreguen a la Providencia, y que de esta manera concurran a la ejecución de sus designios. Almas interiores, observad este manejo del Divino Niño, porque es el más importante de la vida espiritual: aprended que el que se haya entregado a Dios ya no ha de pertenecer a sí mismo, ni ha de querer si no lo que Dios quiera para él.
(Se continua con los Gozos y todo lo demás, como el día primero).

Consideración del día séptimo
– 22 de diciembre:

        Representémonos el viaje de María y José hacia Belén, llevando consigo aún no nacido, al creador del universo, hecho hombre. Contemplemos la humildad y la obediencia de ese Divino Niño, que aunque de raza judía y habiendo amado durante siglos a su pueblo con una predilección inexplicable obedece así a un príncipe extranjero que forma el censo de población de su provincia, como si hubiese para él en esa circunstancia algo que le halagase, y quisiera apresurarse a aprovechar la ocasión de hacerse empadronar oficial y auténticamente como súbdito en el momento en que venía al mundo.

El anhelo de José, la expectativa de María son cosas que no puede expresar el lenguaje humano. El Padre Eterno se halla, si nos es lícito emplear esta expresión, adorablemente impaciente por dar a su hijo único al mundo y verle ocupar su puesto entre las criaturas visibles.

El Espíritu Santo arde en deseos de presentar a la luz del día esa santa humanidad, que El mismo ha formado con divino esmero. (Se continua con los Gozos y todo lo demás, como el día primero).

Consideración del día octavo
– 23 de diciembre:

        Llegan a Belén José y María buscando hospedaje en los mesones, pero no encuentran, ya por hallarse todos ocupados, ya porque se les deshace a causa de su pobreza. Empero, nada puede turbar la paz interior de los que están fijos en Dios.

Si José experimentaba tristeza cuando era rechazado de casa en casa, porque pensaba en María y en el Niño, se sonreía también con santa tranquilidad cuando fijaba la mirada en su casta esposa. El ruido de cada puerta que se cerraba ante ellos era una dulce melodía para sus oídos.

Eso era lo que había venido a buscar. El deseo de esas humillaciones era lo que había contribuido a hacerle tomar la forma humana. ¡Oh, Divino Niño de Belén! Estos días que tantos han pasado en fiestas y diversiones o descansando muellemente en cómodas y ricas mansiones, ha sido para vuestros padres un día de fatiga y vejaciones de toda clase.

¡Ay! el espíritu de Belén es el de un mundo que ha olvidado a Dios. ¡Cuántas veces no ha sido también el nuestro!

Se pone el sol el 24 de diciembre detrás de los tejados de Belén y sus últimos rayos doran la cima de las rocas escarpadas que lo rodean. Hombres groseros, codean rudamente al Señor en las calles de aquella aldea oriental y cierran sus puertas al ver a su Madre.

La bóveda de los cielos aparece purpurina por encima de aquellas colinas frecuentadas por los pastores. Las estrellas van apareciendo unas tras otras. Algunas horas más y aparecerá el Verbo Eterno. (Se continua con los Gozos y todo lo demás, como el día primero).

Consideración del día noveno
– 24 de diciembre:

        La noche ha cerrado del todo en las campiñas de Belén. Desechados por los hombres y viéndose sin abrigo, María y José han salido de la inhospitalaria población, y se han refugiado en una gruta que se encontraba al pie de la colina. Seguía a la Reina de los Ángeles el jumento que le había servido de cabalgadura durante el viaje y en aquella cueva hallaron un manso buey, dejado ahí probablemente por alguno de los caminantes que había ido a buscar hospedaje en la ciudad.

El Divino Niño, desconocido por sus criaturas va a tener que acudir a los irracionales para que calienten con su tibio aliento la atmósfera helada de esa noche de invierno, y le manifiesten con esto su humilde actitud, el respeto y la adoración que le había negado Belén. La rojiza linterna que José tenía en la mano iluminaba tenuemente ese pobrísimo recinto, ese pesebre lleno de paja que es figura profética de las maravillas del altar y de la íntima y prodigiosa unión eucarística que Jesús ha de contraer con los hombres. María está en adoración en medio de la gruta, y así van pasando silenciosamente las horas de esa noche llena de misterio.

Pero ha llegado la media noche y de repente vemos dentro de ese pesebre antes vacío, al Divino Niño esperado, vaticinado, deseado durante cuatro mil años con tan inefables anhelos. A sus pies se postra su Santísima Madre en los transportes de una adoración de la cual nada puede dar idea. José también se le acerca y le rinde el homenaje con que inaugura su misterioso e imperturbable oficio de padre putativo del redentor de los hombres.

La multitud de ángeles que descienden del cielo a contemplar esa maravilla sin par, deja estallar su alegría y hace vibrar en los aires las armonías de esa “Gloria in Excelsis”, que es el eco de adoración que se produce en torno al trono del Altísimo hecha perceptible por un instante a los oídos de la pobre tierra. Convocados por ellos, vienen en tropel los pastores de la comarca a adorar al “recién nacido” y a prestarle sus humildes ofrendas.

Ya brilla en Oriente la misteriosa estrella de Jacob; y ya se pone en marcha hacia Belén la caravana espléndida de los Reyes Magos, que dentro de pocos días vendrán a depositar a los pies del Divino Niño el oro, el incienso y la mirra, que son símbolos de la caridad, de la oración y de la mortificación.

Oh, adorable Niño! Nosotros también los que hemos hecho esta novena para prepararnos al día de vuestra Navidad, queremos ofreceros nuestra pobre adoración: ¡no la rechacéis! Venid a nuestras almas, venid a nuestros corazones llenos de amor.

Encended en ellos la devoción a vuestra Santa Infancia, no intermitente y sólo circunscrita al tiempo de vuestra Navidad sino siempre y en todos los tiempos; devoción que fiel y celosamente propagada nos conduzca a la vida eterna, librándonos del pecado y sembrando en nosotros todas las virtudes cristianas. (Se continua con los Gozos y todo lo demás, como el día primero).

15Dic/19

ORACION DE PIEDAD III DOMINGO DE ADVIENTO

Oración Del Día:

        Lectura de la Primera carta a los Tesalonicenses (5,23): “Que el propio Dios de la paz los santifique, llevándolos a la perfección. Guárdense enteramente, sin mancha, en todo su espíritu, su alma y su cuerpo, hasta la venida de Cristo Jesús, Nuestro Señor». Palabra de Dios.

        (Encendemos dos velas color morado y una rosada.)

        Guía: En las tinieblas se encendió una luz, en el desierto clamó una voz. Se anuncia la buena noticia: ¡El Señor va a llegar! ¡Preparen sus caminos, porque ya se acerca! Adornen su alma como una novia se engalana el día de su boda. ¡Ya llega el mensajero!. Juan Bautista no es la luz, sino el que nos anuncia la luz. Cuando encendemos estas tres velas cada uno de nosotros quiere ser antorcha tuya para que brilles en el mundo entero. ¡Ven, Señor a salvarnos, envuélvenos en tu luz, y enciéndenos en tu amor!

Oración a la Santísima Virgen:

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A ti clamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh, clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María!

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oración final para todos los días:

        ¡Visita, Señor, este hogar: aleja de él las insidias del enemigo; que tus santos ángeles habiten en él y nos guarden en paz, y que tu bendición permanezca siempre con nosotros. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

        Guía: Ven Señor y haz resplandecer tu rostro sobre nosotros.

        Todos: Y seremos salvados. Amén

        Padre Nuestro; Ave María; Gloria.

        Oremos: Infunde, Señor, tu gracia en nuestros corazones, para que los que hemos conocido, por el anuncio del Ángel, la Encarnación de tu Hijo Jesucristo, lleguemos por los Méritos de su Pasión y su Cruz, a la gloria de la Resurrección. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

27Nov/19

PRESIDENTE GENERAL DE LOS HERALDOS ESCRIBE AL DICASTERIO PARA LOS LAICOS

PRESIDENTE GENERAL DE LOS HERALDOS ESCRIBE AL DICASTERIO PARA LOS LAICOS

        Una vez llegada la noticia que el Vaticano, por medio de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, estaba promoviendo un Comisariato para la Asociación Privada de Fieles Heraldos del Evangelio, el Presidente General de la Institución, el Sr. Felipe Lecaros Concha, se asesoró con varios canonistas para estudiar profundamente el asunto.
        Considerando el resultado del estudio, el Departamento de Prensa de los Heraldos del Evangelio emitió, el 19 de octubre de 2019, un comunicado, dando a conocer la posición de la Institución. A continuación, el 22 de octubre, él escribió una carta de cinco páginas al Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, en la persona de la Dra. Linda Ghisoni, comunicando las dificultades que la Asociación encuentra, y exponiendo los argumentos por los cuales solicita una aclaración de parte del Dicasterio.
Vea abajo la íntegra de la carta.

27Nov/19

LA MODA Y LOS MODOS: De Extravagancia En Extravagancia Vamos Llegando a la Locura

LA MODA Y LOS MODOS:

De Extravagancia en Extravagancia Vamos Llegando a la Locura
Por P. Fernando Gioia, EP.

        A partir de mediados del siglo XVIII, con el empuje de las ideas que eclosionaron en la Revolución Francesa, se ha ido produciendo una diminución de la belleza en el mundo. Uno de los aspectos, que fue marcando épocas, ha sido los cambios en la vestimenta. De lo gracioso, con formas y tejidos lindísimos de aquellos momentos, a los de hoy, vemos como se llega hasta las excentricidades más osadas.

        Con el correr del tiempo, los sombreros en los hombres fueron cambiando, desde el de tres picos con las alas levantadas a sus costados en la mitad del siglo XVIII, entrando en el siglo XIX el uso del sombrero de copa o galera, llegando a ser reemplazado, a los pocos, por el sombrero blando de fieltro, y, finalmente, a no tenerlo. Si vemos la asistencia a un partido de fútbol en la década del 50, quedaremos sorprendidos al ver, un grito de gol, con sombrero en mano para festejarlo.

        Este caminar gradual no ha sido no sólo en los sombreros, sino que se vio reflejada en la vestimenta en general, tanto masculina como femenina, repercutiendo, como no podía dejar de ser, en las costumbres y buenas maneras. No ha sido apenas un rechazo de la belleza rumbo a lo feo, sino también una ofensa al pudor, en una transformación que parece imposible de ser frenada.

        Es la moda, costumbre en boga durante algún tiempo, hasta que llegue otra más atrevida. Lanzada, normalmente, por una minoría de personas importantes: artistas de cine o tv, cantantes famosos, deportistas, excéntricos millonarios.  A través de ellos, por la propaganda, va siendo asimilada en todos los ámbitos de la sociedad, de arriba hacia abajo, llegando a ser aceptada igualmente, en sus aspectos singulares, ridículos, cuando no, indecentes…

        La moda se proyecta, principalmente, a través del atuendo; pero también por peinados, tatuajes o cualquier tipo de “accesorio”, como lo puede ser un “piersing”, en la oreja, nariz, labios o lengua. Queda presentado un modo de vivir, de comportarse, de mostrarse. Unos la acompañan fielmente; otros, se resisten al torrente de cambios que nos trae el mundo contemporáneo.

        Hay modas y modos; todos los actos de la vida de una persona son influenciados por la moda, repercutiendo en su perfil, sea en el de vestir, hablar, gesticular, comer, etc. Es una forma de transmitir un reglamento completo de vida que tiene por detrás un pensamiento, una idea, una moral nueva; las personas no lo perciben, pero existe. Vemos, con la pérdida del sentido crítico ante lo que va apareciendo, lo que era considerada una vestimenta “informal”, pasa a ser “formal”. Ya lo decía el escritor francés Paul Bourget, “es necesario vivir como se piensa, so pena de, tarde o temprano, acabar pensando cómo se vive”.

        Durante el siglo pasado, este proceso – lento a sus inicios – se fue acentuando, aceleradamente. Llegamos, en la actualidad, a que se ponen en juego, no sólo los valores estéticos, sino los valores morales, y hasta la estabilidad psicológica de las personas ante tal avalancha de originalidades.

        Al entrar en escena los Beatles con su música, en la década del 60, irrumpía la expresión de las pasiones más rudimentarias, acompañada de formas de vestir, de moverse, del cabello desarreglado, expresando la ideología “hippie”. Ellos mismos exhibieron una evolución: de inicio se presentaban de traje y corbata, llegando -poco después- a formas medio psicodélicas de exteriorizarse, influenciados por el consumo de la droga LSD. Vestimenta, música, ruptura de cánones morales; así la moda, con estos tipos humanos, hace más de 50 años, influenciaba el modo de comportamiento de los jóvenes.

        “La indisciplina organizada, sistemática, iba modificando de modo asombroso los hábitos de Occidente”, comentaba el Profesor Plinio Corrêa de Oliveira.  Era la liberación de los instintos, el negarse a obedecer reglas, un como que casi renunciar al uso de razón, caminando para…la locura. Todo esto, pudiendo llevar, más tarde o más temprano, a un completo caos.

        Hoy, con la presencia de las redes sociales, el “marketing” de la moda y de los modos, no encuentra resistencia, especialmente en los adolescentes. La capacidad de juzgar, de reaccionar, de rechazar, queda paralizada ante tal abundancia de fotos e informaciones. Así penetran las nuevas tendencias de la moda.

        El pediatra español José Luis Iglesias Diz, especialista en Medicina de la Adolescencia, comentando la influencia de la moda afirma que: “la estructura social ha ido cambiando de una sociedad tradicional de postguerra con familias más estables, trabajo más estable, criterios morales más universales y una estructura económica en la que predominaba el producto duradero, bien hecho, se compraban cosas útiles y la oferta de ocio era menos variada”, hoy en día, termina diciendo, el consumidor está esperando, “en una especie de vorágine, la última novedad”.

        Llegamos así a encontrar, a precios exorbitantes, jeans y camisetas. Pero, asómbrese el lector, ropas que, cualquiera de nuestras abuelas, las considerarían un trapo viejo, costando una fortuna. ¡Pantalones rotos! ¡Camisetas que parecen roídas por la polilla! Y vean que no se trata de comprar nuevos y pasarle tijera cortando en cualquier lugar, lo que sería más barato. Según explica la directora creativa de una cadena de ropas…rotas, es más caro hacer una prenda rota, que una tradicional; ¡así como lo leen! “Las roturas y desgastes requieren un proceso extra que se hace una vez que el producto está terminado”.

        Y si fuera sólo ropa rota o rasgada…, también apareció la moda de la ropa sucia. Ricos y famosos, celebran el “sleazecore”, o estilo sórdido y mugriento; fue en el inicio de este 2019. Ropa que parece no conocer el lavarropas; a esto le unen tatuajes tipo carcelario, cabellos sucios y apelmazados. Del “sleazecore” se dice que es una filosofía de vida: hasta hace poco, parte del atractivo de una celebridad era verse bien, pero ahora se impone un discurso imitable que aclama una estética de lo feo y lo sucio como capricho o reacción ante los mandatos sociales convencionales.

        Pero, es que el camino a la locura no se acaba. A lo roto, a lo sucio le acompañó, el año pasado, el “oversized”, es decir, la presentación de la moda -presentada siempre a través las llamadas “celebridades”- de la ropa de talla extremadamente grande. 

        A todo momento una nueva invención, alejándose de los estereotipos de lo lindo, de lo bello, de lo limpio, de lo ordenado, para caminar, de extravagancia en extravagancia, hacia la locura. ¿Hasta dónde llegaremos? Quien viva…verá. Nos vienen a la memoria en estos momentos las palabras dichas por la Virgen de Fátima a uno de los pastorcitos, Jacinta, en una revelación particular: “vendrán modas que han de ofender mucho a Nuestro Señor”.

13Nov/19

DIFÍCIL MISIÓN: EDUCAR A NUESTROS HIJOS EN LOS DÍAS DE HOY

DIFÍCIL MISIÓN:
EDUCAR A NUESTROS HIJOS
EN LOS DÍAS DE HOY

Todo niño bueno corre el peligro de arruinarse, y, al mismo tiempo, todo niño malo puede corregirse de sus actitudes. Las dificultades no están siempre en los niños o en las niñas.

        Cuando el tiempo litúrgico coloca para su lectura en las misas, la carta de San Pablo a los Efesios (6, 1-4), exhortando a los hijos: “obedeced a vuestros padres en el Señor, porque esto es justo”, se produce un singular movimiento en muchas familias presentes. Madres que tocan discretamente con el codo al hijo o hija; cuando no, miradas recorren el ambiente. Singular momento observado desde donde se encuentra el sacerdote celebrante. Claro que… a seguir, San Pablo exhorta a los padres: “no exasperéis a vuestros hijos, sino formadlos más bien mediante la instrucción y la corrección según el Señor”.

        Esto nos aproxima a una delicada y actual problemática: la difícil misión de los padres en la educación de los hijos y, a la actitud respetuosa que los hijos deben tener en relación a sus padres. Unos obedezcan, otros no exasperen.

        ¿Cómo conseguir este equilibrio tanto de unos como de otros? Compleja tarea en los días convulsionados con el libertinaje que nos rodea.

        Sabiamente, Benedicto XVI insistía a padres y padrinos durante una ceremonia de Bautismo, que era preciso “ser al mismo tiempo tiernos y fuertes, usar dulzura y firmeza, callar y hablar en el momento adecuado, reprender y corregir en modo justo” (9-01-2012).

        Muchos santos educadores han dejado enseñanzas de procedimiento para estas delicadas circunstancias. Debemos resaltar que no hay institución más adecuada para la plena educación y formación religiosa de los hijos que la propia familia. La madre, consejera principal de los hijos, con su dedicación y afecto da: formación, disciplina, educación. Con cariño, y ganando la confianza y admiración de los suyos, educará seriamente. Bien decía San Juan Bosco que “sin afecto no hay confianza, y sin confianza no hay educación”. Y San Marcelino Champagnat, fundador de los Hermanos Maristas, que hay que “advertir con candidez, castigar sin aterrorizar”, para ir formando la voluntad de los niños y niñas dando normas, enseñando a obedecer. Es preciso formarlos en la obediencia, nunca mandando lo que no sea justo y razonable, o prohibir muchas cosas de golpe, u ordenar cosas difíciles de realizar, señalaba este Santo. Pero, exigir el cumplimiento de lo ordenado.

        Muchos ambientes que nos rodean tienen como lema que “todo debe ser permitido”, es la autoproclamada “libertad”. Esta no es la verdadera libertad humana enseñada por la Iglesia: seguir los dictámenes de la razón ilustrada y amparada por la fe; no dar rienda suelta a los sentidos y la imaginación; no hacer lo que “a uno le da la gana”. Aunque parezca duro, pero es la realidad, se puede afirmar que la palabra NO es la mejor para formar a los niños y a las niñas.

        El director de uno de los Colegios Heraldos del Evangelio me pasó un singular “Decálogo de la mala educación”. La revista católica Magníficat de Braga, Portugal, lo difundió en su momento. Nos será ilustrativo. Curiosamente fue hecho en otros tiempos por la Dirección General de Policía de Seattle, EUA, alarmada por el nivel de delincuencia y malos comportamientos de los jóvenes. Veamos:

        1. Dad a vuestro hijo todo lo que quiera, crecerá convencido de que el mundo entero le debe todo.

        2. Ríase cuando diga malas palabras, considerará que es gracioso.

        3. No le dé ninguna formación espiritual, que escoja cuando sea grande.

        4. No le diga nunca: “esto que estás haciendo está mal”. Podrá acomplejarse, y cuando lo detenga la policía por robar dirá que es un perseguido por la sociedad.

        5. Todo lo que tire en el suelo, recójaselo. Considerará que todos están a su servicio.

        6. Déjele leer y ver de todo, que su espíritu se recree con cualquier basura.

        7. Discutan los padres delante de él, se irá acostumbrando, cuando la familia esté destrozada, no se dará cuenta.

        8. Dele todo el dinero que quiera, concluirá que para tener dinero ni siquiera es preciso trabajar.

        9. Satisfaga todos sus deseos: comer, beber, bailar, pasear, divertirse. Pues, de lo contrario, se tornará un frustrado.

        10. Darle siempre la razón cuando se desentienda con los otros. Los profesores, las personas, la policía, las leyes, las autoridades, etc., lo tomaron de punta al pobre niño o jovencito.

        Termina así este singular “decálogo”: cuando vean que sus hijos son un desastre, concluirán que nunca consiguieron hacer nada por él.

        Todo lo contrario es la formación católica. Un niño, por naturaleza, tiende a hacer lo que oye y lo que ve. Lo primero será imitar el ejemplo de sus padres. Claramente nos damos cuenta que aquellos que no son educados por sus padres, pues, les falta algo.

        Bien sabemos que el Estado tiene su misión educadora pero, la familia tiene prioridad naturalmente, no debiendo abandonar esta sagrada misión so pena de tener las consecuencias, en muchos casos irreparables, que estamos asistiendo.

        Todo niño bueno corre peligro de arruinarse, y al mismo tiempo, todo niño malo puede corregirse de sus actitudes. Las dificultades no siempre están en los niños o las niñas, cuántas veces víctimas de su propia debilidad. A veces están en la incapacidad de sus padres (como nos advierte el “decálogo” citado), o en el usar métodos inadecuados, siguiendo la “moda” de sistemas pedagógicos o psicológicos “modernos”.

        Reafirmemos el principio de que el fin propio de la familia es la procreación y la educación de los hijos. No hagamos de nuestros hogares lugares con apariencia cristiana y con una educación que podríamos calificar de “pagana”. Es preciso siempre, con bondad y candidez, enseñar a los hijos que la vida es dura, que hay que amar la fortaleza como virtud cristiana, las cosas difíciles, desde niños. No podemos dejar de hablar de Jesús Nuestro Señor y sus enseñanzas, de María Santísima como Madre, abogada y protectora; de la Santa Iglesia como Maestra de Verdad que nos lleva al Cielo, pues la Iglesia es educadora por excelencia.

07Nov/19

MISION MARIANA EN ESCUELA CELINA PELLIER

Misión Mariana en Escuela Celina Pellier

        Profesores y alumnos de la Escuela Celina Pellier, ubicada en Los Mameyes – Santo Domingo Este – recibió con gran devoción la visita de la Virgen de Fátima en el inicio del mes de noviembre.

        Sus directivas, Hijas de María Auxiliadora, solicitaron esta Misión Mariana de Evangelización para su numerosa y dinámica comunidad Educativa. la cual culminó con el acto de Coronación de la Imagen de Nuestra Señora. La Coronación estuvo a cargo de un alumno y la Directora de la Escuela, en nombre de los cientos alumnos allí presentes. mientras integrantes de la Banda juvenil de los Heraldos del Evangelio interpretaron músicas solemnes, adecuadas a esta ocasión. Muchos quedaron enormemente atraídos por esta forma de Evangelizar a través de la música y los símbolos que representa una forma de vida. Todos salimos fortalecidos en la devoción mariana que nos acerca a Jesús.

31Oct/19

Todos Los Santos, “Halloween vs. Holywins” y Conmemoración De Los Fieles Difuntos

Todos Los Santos, “Halloween vs. Holywins” y Conmemoración De Los Fieles Difuntos

¡Qué agrado, de parte de nuestros difuntos fallecidos en la gracia de Dios, de recibir nuestras oraciones!
Llegando al cielo, intercederán por nosotros.

En pocos días, precisamente el 1º de noviembre, viviremos la solemnidad de Todos los Santos y al día siguiente la Conmemoración de los Fieles Difuntos. Ambos momentos han sufrido la penetración – en las naciones hispanas – de la costumbre anglosajona de celebrar, en la tarde noche del 31 de este mes, Halloween –“All hallow’s eve”, que significa: “Víspera de Todos los Santos”. Víspera, como veremos, no muy “santa”.

Noche de brujas, fantasmas, terror, reflejando antigua costumbre pagana, que quita el sentido religioso de tan especiales circunstancias. Introducción detrás de él, escondida, la acción preternatural del demonio.

Esta pseudo celebración de los antiguos Celtas, que eran pobladores de Europa Central y Occidental por el siglo VI a.C., que practicaban rituales oscuros, adoraban la naturaleza, que le atribuían cualidades sobrenaturales y ejercían la práctica de sacrificios. No todos los celtas, al recibir la religión cristiana, tuvieron una auténtica conversión, conservaron costumbres, manteniendo supersticiones.  Entre ellas la adoración al “señor de la muerte” o “Samhain”, invocado para pedir prosperidad, salud, saber del futuro. Influencia que ha degenerado en una celebración que mantiene la fiesta de la muerte. Los sacerdotes celtas, los “druidas”, de gran influencia, eran hechiceros, magos, videntes. El festival al dios de la muerte se realizaba el 31 de octubre, con sacrificios de animales y, en ocasiones especiales, de humanos, para poder adivinar el futuro. Tenebroso, como podemos ver, es el origen de los Halloween.

Inmigrantes irlandeses fueron los que introdujeron la grotesca costumbre en los Estados Unidos, hoy en día festivo no religioso más grande. Difundida en algunos países de Hispanoamérica, en México llega a realizarse un mega desfile de los muertos, con altares y comidas típicas, día de los fieles difuntos.

No podía dejar de estar presente el consumismo, y no pocos colegios obligan a celebrarlo, involucrando a los niños a ir de casa en casa cantando rimas, disfrazados de diablos, muertos, monstruos y vampiros van de casa en casa gritando “Trick or treat” (broma o regalo). Hollywood ha contribuido mucho a su difusión, a través de películas, con violencia y asesinatos, y promoviendo el negocio de la venta de disfraces, máscaras, maquillajes, dulces y demás.

Anton LaVey, fundador de la primera iglesia satánica en los EUA, dijo que una de las fiestas más importantes para ellos es el 31 de octubre. Noche por excelencia para lo oculto, para los brujos, lo califican como el “cumpleaños” de Satanás.

Como vemos, es una fiesta que surge bañada de algo tenebroso, y como algo que no exalta a Dios. Días antes se reportan en partes del mundo la desaparición de niños, también gatos que los matan en los rituales. Fiesta en la cual, podemos decir, se abren las puertas para la entrada del demonio.

En sentido opuesto, en la Diócesis de Alcalá de Henares, de España -así como en numerosos lugares- se incentiva a los niños a vestirse de santos, recordando sus vidas a través de testimonios y canciones. Es lo que llaman de “Holywins”, juego de palabras que significa “la santidad vence”. En el decir del comunicado de la Diócesis: “pretende ayudar a la fiesta cristiana de Todos los Santos, frente al eclipse cada vez mayor que está sufriendo por la potente implantación de la fiesta pagana del Halloween”. Singular controversia que nos muestra el entrechoque, cada vez más intenso, entre el Bien y el mal.

Volvamos ahora nuestras miradas hacia Todos los Santos y nuestros Fieles Difuntos. El culto a todos los Santos abarca el culto a todas las almas que están en el Cielo, mismo las que no están canonizadas, rezando a ellas para pedir protección, lógicamente a las que tengan una relación más especial con nosotros. Es la oportunidad de encomendarnos a ellas en este día. Recordamos también a los Patriarcas, que fueron semilla; a los Profetas que rasgaron inspirados el velo misterioso del porvenir; a las Almas Inocentes, que aumentan el coro de los ángeles; a los Apóstoles que echaron los cimientos de la Santa Iglesia; a los Mártires, que ganaron la palma derramando su sangre; a los Monjes que combatieron en claustros silenciosos; a los Doctores cuyas plumas legaron ricos tesoros del saber; a los Soldados del Ejército de Cristo; a todos las santas y santos.

Qué cantidad maravillosa de intercesores a los cuales podremos pedir en la solemnidad de Todos los Santos!

Al día siguiente la Iglesia conmemora a los Fieles Difuntos, a las Santas Almas del Purgatorio, aquellos que, habiendo fallecido en estado de gracia, tienen que cumplir la pena temporal, esta purificación final que es completamente distinta del castigo de los condenados.  Terrible sufrimiento, con la esperanza del Cielo. “Los que mueren en la gracia y en la amistad de Dios, pero imperfectamente purificados, sufren después de su muerte una purificación, a fin de obtener la santidad necesaria para entrar en la alegría del Cielo” (Catecismo de la Iglesia, 1030).

En este día, estas almas se benefician con las santas Misas que se celebran en todo lugar, especialmente en los cementerios, y por nuestras oraciones. Cuenta San Agustín que su madre, Santa Mónica, lo único que les pidió al morir fue: “No se olviden de ofrecer oraciones por mi alma”. ¡Qué agrado de parte de nuestros difuntos, fallecidos en gracia de Dios, de recibir nuestras oraciones! Llegando al Cielo, intercederán por nosotros.

“Si reducimos al hombre exclusivamente a su dimensión horizontal -nos decía el Papa Emérito Benedicto XVI-, a lo que se puede percibir empíricamente, la propia vida pierde su sentido profundo. El hombre necesita de la eternidad, y cualquier otra esperanza para él es demasiado breve, demasiado limitada. El hombre puede explicarse sólo si existe un Amor que supera todo aislamiento, también el de la muerte, en una totalidad que trascienda también el espacio y el tiempo. El hombre se puede explicar, encuentra su sentido más profundo, sólo si existe Dios” (2-11-2011).

Recemos por nuestros difuntos, hagámoslo también por las almas de purgatorio que estén más abandonadas y por las cuales nadie reza.

P. Fernando Gioia, EP
Heraldos del Evangelio

27Oct/19

DIFÍCIL MISIÓN: Educar A Nuestros Hijos En Los Días De Hoy

EDUCAR A NUESTROS HIJOS
EN LOS DÍAS DE HOY

Todo niño bueno corre el peligro de arruinarse, y, al mismo tiempo, todo niño malo puede corregirse de sus actitudes. Las dificultades no están siempre en los niños o en las niñas.

Cuando el tiempo litúrgico coloca para su lectura en las misas, la carta de San Pablo a los Efesios (6, 1-4), exhortando a los hijos: “obedeced a vuestros padres en el Señor, porque esto es justo”, se produce un singular movimiento en muchas familias presentes. Madres que tocan discretamente con el codo al hijo o hija; cuando no, miradas recorren el ambiente. Singular momento observado desde donde se encuentra el sacerdote celebrante. Claro que… a seguir, San Pablo exhorta a los padres: “no exasperéis a vuestros hijos, sino formadlos más bien mediante la instrucción y la corrección según el Señor”.

Esto nos aproxima a una delicada y actual problemática: la difícil misión de los padres en la educación de los hijos y, a la actitud respetuosa que los hijos deben tener en relación a sus padres. Unos obedezcan, otros no exasperen.

¿Cómo conseguir este equilibrio tanto de unos como de otros? Compleja tarea en los días convulsionados con el libertinaje que nos rodea.

Sabiamente, Benedicto XVI insistía a padres y padrinos durante una ceremonia de Bautismo, que era preciso “ser al mismo tiempo tiernos y fuertes, usar dulzura y firmeza, callar y hablar en el momento adecuado, reprender y corregir en modo justo” (9-01-2012).

Muchos santos educadores han dejado enseñanzas de procedimiento para estas delicadas circunstancias. Debemos resaltar que no hay institución más adecuada para la plena educación y formación religiosa de los hijos que la propia familia. La madre, consejera principal de los hijos, con su dedicación y afecto da: formación, disciplina, educación. Con cariño, y ganando la confianza y admiración de los suyos, educará seriamente. Bien decía San Juan Bosco que “sin afecto no hay confianza, y sin confianza no hay educación”. Y San Marcelino Champagnat, fundador de los Hermanos Maristas, que hay que “advertir con candidez, castigar sin aterrorizar”, para ir formando la voluntad de los niños y niñas dando normas, enseñando a obedecer. Es preciso formarlos en la obediencia, nunca mandando lo que no sea justo y razonable, o prohibir muchas cosas de golpe, u ordenar cosas difíciles de realizar, señalaba este Santo. Pero, exigir el cumplimiento de lo ordenado.

Muchos ambientes que nos rodean tienen como lema que “todo debe ser permitido”, es la autoproclamada “libertad”. Esta no es la verdadera libertad humana enseñada por la Iglesia: seguir los dictámenes de la razón ilustrada y amparada por la fe; no dar rienda suelta a los sentidos y la imaginación; no hacer lo que “a uno le da la gana”. Aunque parezca duro, pero es la realidad, se puede afirmar que la palabra NO es la mejor para formar a los niños y a las niñas.

El director de uno de los Colegios Heraldos del Evangelio me pasó un singular “Decálogo de la mala educación”. La revista católica Magníficat de Braga, Portugal, lo difundió en su momento. Nos será ilustrativo. Curiosamente fue hecho en otros tiempos por la Dirección General de Policía de Seattle, EUA, alarmada por el nivel de delincuencia y malos comportamientos de los jóvenes. Veamos:

1. Dad a vuestro hijo todo lo que quiera, crecerá convencido de que el mundo entero le debe todo.

2. Ríase cuando diga malas palabras, considerará que es gracioso.

3. No le dé ninguna formación espiritual, que escoja cuando sea grande.

4. No le diga nunca: “esto que estás haciendo está mal”. Podrá acomplejarse, y cuando lo detenga la policía por robar dirá que es un perseguido por la sociedad.

5. Todo lo que tire en el suelo, recójaselo. Considerará que todos están a su servicio.
6. Déjele leer y ver de todo, que su espíritu se recree con cualquier basura.

7. Discutan los padres delante de él, se irá acostumbrando, cuando la familia esté destrozada, no se dará cuenta.

8. Dele todo el dinero que quiera, concluirá que para tener dinero ni siquiera es preciso trabajar.

9. Satisfaga todos sus deseos: comer, beber, bailar, pasear, divertirse. Pues, de lo contrario, se tornará un frustrado.

10. Darle siempre la razón cuando se desentienda con los otros. Los profesores, las personas, la policía, las leyes, las autoridades, etc., lo tomaron de punta al pobre niño o jovencito.

Termina así este singular “decálogo”: cuando vean que sus hijos son un desastre, concluirán que nunca consiguieron hacer nada por él.

Todo lo contrario es la formación católica. Un niño, por naturaleza, tiende a hacer lo que oye y lo que ve. Lo primero será imitar el ejemplo de sus padres. Claramente nos damos cuenta que aquellos que no son educados por sus padres, pues, les falta algo.

Bien sabemos que el Estado tiene su misión educadora pero, la familia tiene prioridad naturalmente, no debiendo abandonar esta sagrada misión so pena de tener las consecuencias, en muchos casos irreparables, que estamos asistiendo.

Todo niño bueno corre peligro de arruinarse, y al mismo tiempo, todo niño malo puede corregirse de sus actitudes. Las dificultades no siempre están en los niños o las niñas, cuántas veces víctimas de su propia debilidad. A veces están en la incapacidad de sus padres (como nos advierte el “decálogo” citado), o en el usar métodos inadecuados, siguiendo la “moda” de sistemas pedagógicos o psicológicos “modernos”.

Reafirmemos el principio de que el fin propio de la familia es la procreación y la educación de los hijos. No hagamos de nuestros hogares lugares con apariencia cristiana y con una educación que podríamos calificar de “pagana”. Es preciso siempre, con bondad y candidez, enseñar a los hijos que la vida es dura, que hay que amar la fortaleza como virtud cristiana, las cosas difíciles, desde niños. No podemos dejar de hablar de Jesús Nuestro Señor y sus enseñanzas, de María Santísima como Madre, abogada y protectora; de la Santa Iglesia como Maestra de Verdad que nos lleva al Cielo, pues la Iglesia es educadora por excelencia.

25Oct/19

Participación Fiestas Patronales San Simón

Participación Fiestas Patronales San Simón

Los Heraldos del Evangelio participaron de las Fiestas Patronales de la Parroquia San Simón Apóstol, en Villa Faro, Santo Domingo Este.

Invitados por esta dinámica Comunidad Parroquial, dirigida por Padres Mercedarios, con su párroco a la cabeza, el Rvdo. P. Roberto Peña, a celebrar la Eucaristía y a solemnizar toda la Celebración por parte de algunos integrantes del Coro y Banda juvenil de los Heraldos del Evangelio.

 

22Oct/19

COMUNICADO DE PRENSA DE LA ASOCIACION PRIVADA DE FIELES HERALDOS DEL EVANGELIO SOBRE EL COMISARIADO

Comunicado De Prensa De La Asociación Privada De Fieles Heraldos Del Evangelio Sobre El Comisariado:

 El Presidente de la Asociación Privada de Fieles de Derecho Pontificio Heraldos del Evangelio, Felipe Eugenio Lecaros Concha, en reunión con su Consejo General, acogió el pasado jueves 17 de octubre, respetuosamente y con espíritu eclesial, la visita de Su Eminencia Don Raymundo Damasceno Assis y de Su Excelencia Don José Aparecido Gonçalves de Almeida, portadores de un Decreto de la Congregación de los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica. La visita tuvo el objetivo de notificar oficialmente el inicio del Comisariado de esta Asociación Heraldos del Evangelio.

El encuentro ha transcurrido en un clima de profunda transparencia y sinceridad, que son los fundamentos de la comunión eclesial. En esta ocasión, ha quedado demostrada la absoluta invalidez y completa ilegalidad del mencionado Decreto en lo referente a los Heraldos del Evangelio, debido a los errores de base que contiene y que han generado graves ilegalidades canónicas y provocado su invalidez. A continuación, transcribimos las palabras que dirigió el Presidente a los Prelados, durante el encuentro, para explicar la problemática:

«Nosotros los veneramos como obispos de la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo y, como tales, son objeto de nuestra consideración. Pero debemos declarar que no reconocemos a Vuestra Eminencia en cuanto “Comisario” de la Asociación Privada de Fieles Heraldos del Evangelio, de la que yo soy Presidente elegido legítimamente.

En primer lugar, porque el Decreto que se ha leído aquí se dirige a una “Asociación Pública de Fieles”, y los Heraldos del Evangelio son una “Asociación Privada de Fieles”. Por su naturaleza, éstas son esencialmente diferentes, Eminencia. Es como si un oficial de justicia se presentara en la casa de “Antonio López” con una notificación para “Pedro Rodríguez”. El Sr. López no debería recibir esa notificación judicial, porque hay un error de persona. Del mismo modo, los Heraldos del Evangelio no pueden recibir un decreto que está dirigido a otra asociación.

En segundo lugar, porque la institución de los Heraldos del Evangelio, al ser una “Asociación Privada de Fieles”, no es pasiva de un comisariado, según lo establecen los límites de la ley canónica, basada en el derecho natural. Comisariar una Asociación Privada viola el derecho sagrado e inviolable que tienen los fieles de asociarse en la Iglesia, con sus propios estatutos y sus propias autoridades.

Por lo tanto, si el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, organismo del que dependemos directamente, no toma ninguna medida, damos el caso por terminado. Esto es lo que tenía que decir a Vuestra Eminencia y a Vuestra Excelencia».

El discurso del Presidente se sostuvo en sólidos argumentos jurídicos de canonistas consultados por la Asociación Heraldos del Evangelio. A continuación, presentamos una síntesis de dichos argumentos:

El Decreto viola el canon 318, que prevé el comisariado exclusivamente para sociedades o asociaciones públicas. Viola también los cánones 50 y 51 porque no está suficientemente motivado por graves razones, y la asociación no ha sido escuchada previamente.

      1. Según la opinión del renombrado canonista Lluis Martínez-Sistach, «sólo para las asociaciones públicas se prevé que la autoridad eclesiástica competente, en circunstancias especiales y cuando lo exijan graves razones, puede designar un comisario que en su nombre dirija temporalmente la asociación. En las asociaciones privadas, dado que la autoridad eclesiástica no interviene en la designación del presidente, no hay razón para que intervenga en su destitución y nombramiento de un comisario» (Ius Canonicum, XXVI, n. 51, 1986, p. 173).
      2. También se añade que, en el ámbito civil, una sentencia final del Tribunal de Relación de Coimbra, Portugal, de 17 de mayo de 2011, decidió por unanimidad que «las asociaciones privadas de fieles están sujetas a la supervisión de las autoridades eclesiásticas competentes; sin embargo, la autoridad eclesiástica competente no puede nombrar comisarios que representen a la asociación, amparándose en su deber de vigilancia». Cabe señalar que Portugal celebró un concordato con la Santa Sede que sigue en vigor.
      3. El testimonio más significativo, en este sentido, lo proporciona el propio Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida sobre el Decreto de comisariado de la Asociación Privada de Fieles Palabra Viva, emitido por la Archidiócesis de Diamantina, Brasil, y anulado posteriormente por la Santa Sede el 15 de marzo de 2016. Dice así: «En lo que concierne a la legitimidad de las medidas, el nombramiento de un comisario (c. 318) está indicado, según el derecho, entre las medidas previstas únicamente para las asociaciones públicas de fieles (c. 312-320) y, por lo tanto, no puede aplicarse a una asociación privada de fieles. En este caso, el nombramiento de un comisario no es legítimo».

Es necesario destacar que las razones expuestas por el Presidente Felipe Lecaros fueron tenidas en cuenta por los ilustres visitantes. El 18 de octubre de 2019, al día siguiente del encuentro, Su Excelencia Reverendísima Don José Aparecido, obispo auxiliar de Brasilia y doctor en Derecho Canónico, envió un mensaje que fue remitido al Presidente General, en el que afirmó: «En cuanto a la situación de la Asociación Heraldos, voy a preparar una carta [para la Santa Sede] a fin de explicar que efectivamente existe una objeción admisible, referente a la naturaleza jurídica de la Asociación y al tipo de intervención posible por parte de la autoridad competente. La cuestión de la naturaleza privada de la Asociación es la verdadera y pertinente objeción sobre el tema».

No obstante, el texto del Decreto afirma que se ha dictado «de acuerdo con el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida», pero no menciona que este Dicasterio haya designado expresamente alguna delegación. Además, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica no tiene competencia legal junto a las asociaciones privadas de fieles, ya sean clericales o laicales.

Por otra parte, las «graves razones» que han determinado el comisariado siguen siendo una incógnita difícil de descifrar, ya sea para las autoridades o para los miembros de la Institución, porque las razones que se enumeran en el Decreto no son más que generalidades; por cierto, de una sospechosa inconsistencia. Esto nos causa una gran perplejidad, porque somos conscientes de que la Asociación Heraldos del Evangelio no ha incurrido en ningún delito, y siempre ha mantenido la integridad de la Fe y las costumbres. En este sentido, llama la atención que la Visita Apostólica previa, que transcurrió en un clima de comunión eclesial la más entrañada de nuestra parte, concluyó sin ninguna cuestión «problemática», y menos todavía «grave», que fuera indicada a instancia alguna de la Asociación. Sin embargo, se pretende comisariarla de una manera encarnizada y arbitraria. Por lo tanto, y dado que este intento viene de la Congregación para los Religiosos (una instancia que es ajena al ámbito de nuestra institución laical), sería el caso de preguntar, filial y reverentemente, al Prefecto de dicha Congregación, el cardenal Braz de Aviz: «Si hemos hecho algo malo, díganos claramente el qué; pero si no, ¿por qué procura castigarnos a toda costa?».

Finalmente, en el encuentro con los Prelados, se trató del linchamiento moral, repleto de prejuicios antirreligiosos, del que ha sido víctima de la Asociación Heraldos del Evangelio por parte de ciertos medios de comunicación seducidos visceralmente por la tentativa de este comisariado. Tal campaña ha causado unos daños morales irreparables, y sus responsables tendrán que responder por la vía administrativa y legal a su debido tiempo.

Ponemos nuestra mirada en la Virgen Clemente y Poderosa, seguros de su infalible socorro en las circunstancias más difíciles. Consagramos a Ella, una vez más, el apostolado de la Asociación Heraldos del Evangelio, que ya le pertenece, para dar, en todo, la mayor gloria a Dios.

São Paulo, 19 de octubre de 2019

Memoria de San Juan de Brébeuf,

San Isaac Jogues y compañeros, mártires, y

San Pablo de la Cruz

Humberto Goedert

Departamento de Prensa de los Heraldos del Evangelio