20Nov/20

LA MEDALLA MILAGROSA

LA MEDALLA MILAGROSA

La Medalla Milagrosa fue acuñada y se difundió con una sorprendente rapidez por el mundo entero, y en todas partes fue un instrumento de misericordia, arma terrible contra el demonio, remedio para muchos males, medio simple y prodigioso de conversión y de santificación.

Santa Catalina Labouré.

Ella se llamaba Catalina, o Zoé, para los más íntimos. Su mayor alegría era llevar la ración diaria para la multitud de palomas que habitaban la torre cuadrada del palomar de su casa. Cuando avistaban a la campesina, las aves se lanzaban en dirección a ella, envolviéndola, sumergiéndola, pareciendo querer arrebatarla y arrastrarla para las alturas.

Cautiva de aquella palpitante nube, Catarina reía, defendiéndose contra las más precipitadas, acariciando las más tiernas, dejando su mano deslizar por la blancura de aquellos suaves pelajes. Durante toda la vida, guardará nostalgia de las palomas de su infancia: «Eran casi 800 cabezas», acostumbraba a decir, no sin una puntita de tímido orgullo…

Catarina Labouré (se pronuncia «Laburre») vino al mundo en 1806, en la provincia francesa de Borgoña, bajo el cielo de Fain-les-Moutiers, donde su padre poseía una estancia y otros bienes. A los nueve años perdió a la madre, una distinguida señora perteneciente a la pequeña burguesía local, de espíritu cultivado y alma noble, y de un heroísmo doméstico ejemplar. Abalada por el rudo golpe, desecha en lágrimas, Catalina abraza una imagen de la Santísima Virgen y exclama: «De ahora en adelante, Vosotros seréis mi madre!»


Nuestra Señora no decepcionará a la muchacha que se entregaba a Ella con tanta devoción y confianza. A partir de entonces, la adoptó como hija dilecta, alcanzándole gracias superabundantes que solo hicieron crecer su alma inocente y generosa. Esa encantadora guardiana de palomas, en cuyos límpidos ojos azules se estampaban la salud, la alegría y la vida, así como la gravedad y sensatez venidas de las responsabilidades que temprano pesaron sobre sus jóvenes hombros, esa pequeña ama de casa modelo (y aún iletrada) tuvo sus horizontes interiores abiertos a la contemplación, conducentes a una hora de suprema magnificencia.

Con las Hijas de San Vicente.

Cierta vez, un sueño dejó a Catalina intrigada. En la iglesia de Fain-les-Moutiers, ella ve un viejo y desconocido sacerdote celebrando la Misa, cuya mirada la impresiona profundamente. Terminado el Santo Sacrificio, él hace una señal para que Catalina se aproxime.

Temerosa, ella se aleja, entretanto fascinada por aquella mirada. Aún en el sueño, sale a visitar a un pobre enfermo, y reencuentra al mismo sacerdote, que esta vez le dice: «Hija mía, tú ahora te escapas… pero un día serás feliz en venir hasta mí. Dios tiene designios para ti. No te olvides de eso». Al despertar, Catalina repasa en su mente aquel sueño, sin comprenderlo…

Algún tiempo después, ya con 18 años, ¡una inmensa sorpresa! Al entrar en el locutorio de un convento en Châtillon-sur-Seine, ella se depara con un cuadro en el cual está retratado precisamente aquel anciano de penetrante mirada: es San Vicente de Paul, Fundador de la congregación de las Hijas de la Caridad, que así confirma e indica la vocación religiosa de Catalina.

En efecto, a los 23 años, venciendo todos los intentos del padre para alejarla del camino que el Señor le trazara, Catalina abandona para siempre un mundo que no estaba a su nivel, y entra como postulante en aquel mismo convento de Chântillon-sur-Seine. Tres meses después, el 21 de abril de 1830, es aceptada en el noviciado de las Hijas de la Caridad, situado en la Rue du Bac, en Paris, donde toma el hábito en enero del año siguiente.

Primera aparición.

La primera tuvo lugar en la noche del 18 al 19 de julio de 1830, fecha en que las Hijas de la Caridad celebran la fiesta de su santo Fundador. De todo cuanto entonces sucedió, dejó Catalina minuciosa descripción:

La Madre Marta nos hablara sobre la devoción a los santos, en particular sobre la devoción a la Santísima Virgen – lo que me dio deseos de verla – y me acosté con ese pensamiento: que en esta noche, yo vería a mi Buena Madre. Como nos habían distribuido un pedazo del roquete de lino de San Vicente, corté la mitad y la tragué, adormeciendo con el pensamiento de que San Vicente me daría la gracia de contemplar a la Santísima Virgen. En fin, a las once y media de la noche, oí a alguien llamarme:

– ¡Hermana Labouré! ¡Hermana Labouré!

Despertando, abrí la cortina y vi a un niño de cuatro a cinco años, vestido de blanco, que me dijo:

– ¡Levantaos de prisa y venid a la Capilla! La Santísima Virgen os espera.

Luego me vino el pensamiento de que las otras hermanas iban a oírme. Pero, el niño me dijo:

– Quedaos tranquila, son once y media; todas están profundamente dormidas. Venid, yo os espero.

Me vestí de prisa y me dirigí a lado del niño, que permaneció de pie sin alejarse de la cabecera de mi lecho. Yo lo seguí. Siempre a mi izquierda, él lanzaba rayos de claridad por todos los lugares donde pasábamos, en los cuales los candeleros estaban encendidos, lo que me espantaba mucho. Sin embargo, mucho más sorprendida quedé al entrar en la capilla: luego que el niño tocó la puerta con la punta del dedo, ella se abrió. Y mi espanto fue todavía más completo cuando vi todas las velas y candelabros encendidos, lo que me recordaba la misa de media noche. Entre tanto, yo no veía a la Santísima Virgen.

El niño me condujo adentro del santuario, hasta el lado de la silla del director espiritual*. Allí me arrodillé, mientras el niño continuó de pie. Como el tiempo de espera me estaba pareciendo largo, miré hacia la galería para ver si las hermanas encargadas de la vigilia nocturna no pasaban por allí.

Por fin, llegó el momento. El niño me alertó, diciendo:

– ¡Es la Santísima Virgen! ¡Hela aquí!

En ese instante, Catalina escucha un ruido, como el ligero sonido de un vestido de seda, viniendo de lo alto de la galería. Levanta los ojos y ve a una señora con un traje color marfil, que se prosterna delante del altar y viene a sentarse en la silla del Padre Director.

La vidente estaba en la duda si aquella era Nuestra Señora. El niño, entonces, no más con timbre infantil, sino con voz de hombre y en tono autoritario, dijo:

– ¡Es la Santísima Virgen!

La Hermana Catalina recordaría después:

Di un salto junto a Ella, me arrodillé al pie del altar, con las manos apoyadas en las rodillas de Nuestra Señora… Allí se pasó el momento más dulce de mi vida. Me sería imposible exprimir todo lo que sentí.

Ella dijo como me debo conducir junto a mi director espiritual, como comportarme en mis sufrimientos venideros, mostrándome con la mano izquierda el pie del altar, donde yo debo venir a lanzarme y expandir mi corazón. Allá recibiré todas las consolaciones que necesito. Yo le pregunté lo que significaban todas las cosas que viera y Ella me explicó todo:

– Hija mía, Dios quiere encargarte una misión. Tendrás mucho que sufrir, sin embargo, has de soportar, pensando que lo harás para la gloria de Dios. Sabrás (discernir) lo que es de Dios. Serás atormentada, hasta por lo que dijeres a quien está encargado de dirigirte. Serás contrariada, pero tendrás la gracia. No temas. Decid todo con confianza y simplicidad. Serás inspirada en tus oraciones. El tiempo actual es muy ruin. Calamidades van a abatirse sobre Francia. El trono será derrumbado. El mundo entero se verá trastornado por males de todo tipo (la Santísima Virgen tenía un aire muy entristecido al decir eso). Pero vengan al pie de este altar: ahí las gracias serán derramadas sobre todas las personas, grandes y pequeñas, particularmente sobre aquellas que las pidan con confianza y fervor. El peligro será grande, sin embargo, no debes temer: Dios y San Vicente protegerán a esta Comunidad.

Segunda aparición.

Cuatro meses transcurrieron desde aquella prodigiosa noche en que Santa Catalina contemplara por la primera vez a la Santísima Virgen.

En la inocente alma de la religiosa crecían las añoranzas de aquel bendito encuentro y el deseo intenso de que le fuese concedido de nuevo el augusto favor de volver a ver a la Madre de Dios. Y así fue atendida.

Era 27 de noviembre de 1830, sábado. A las cinco y media de la tarde, las Hijas de la Caridad se encontraban reunidas en su capilla de la Rue du Bac para el acostumbrado período de meditación. Reinaba perfecto silencio en las hileras de las monjas y novicias. Como las demás, Catarina se mantenía en profundo recogimiento. Súbitamente…

Me pareció oír, del lado de la galería, un ruido como el sonido ligero de un vestido de seda. Habiendo mirado para ese lado, vi a la Santísima Virgen a la altura del cuadro de San José. De estatura media, su rostro era tan bello que me sería imposible decir su belleza.

La Santísima Virgen estaba de pie, trayendo un vestido de seda blanco-aurora, hecho según el modelo que se llama a la Vierge, mangas lisas, con un velo blanco que le cubría la cabeza y descendía de cada lado hasta abajo. Bajo el velo, vi los cabellos repartidos al medio, y por arriba un encaje de más o menos tres centímetros de altura, sin fruncido, esto es, apoyado ligeramente sobre los cabellos. El rostro bastante descubierto, los pies posados sobre una media esfera. En las manos, elevadas a la altura del estómago de manera muy natural, Ella traía una esfera de oro que representaba el globo terrestre. Sus ojos estaban vueltos hacia el Cielo… Su rostro era de una incomparable belleza. Yo no sabría describirlo…

De repente, percibí en sus dedos anillos revestidos de bellísimas piedras preciosas, cada una más linda que la otra, algunas mayores, otras menores, lanzando rayos para todos lados, cada cual más estupendo que el otro. De las piedras mayores partían los más magníficos fulgores, ampliándose a medida que descendían, lo que llenaba toda la parte inferior del lugar. Yo no veía los pies de Nuestra Señora.

En ese momento, cuando yo estaba contemplando a la Santísima Virgen, Ella bajó los ojos, fijándolos en mí. Y una voz se hizo oír en el fondo de mi corazón, diciendo estas palabras:

– La esfera que ves representa al mundo entero, especialmente Francia… y cada persona en particular…

No se exprimir lo que sentí y lo que vi en ese instante: el esplendor y la cintilación de rayos tan maravillosos…

– Estos (rayos) son el símbolo de las gracias que Yo derramo sobre las personas que más piden – agregó Nuestra Señora, haciéndome comprender cuan agradable es rezar a Ella, cuanto Ella es generosa con sus devotos, cuantas gracias concede a las personas que las ruegan, y que alegría Ella siente al concederlas.

– Los anillos de los cuales no parten rayos (dirá después la Santísima Virgen), simbolizan las gracias que se olvidan de pedirme.

En ese momento se formó un cuadro en torno a Nuestra Señora, un poco oval, en lo alto del cual estaban las siguientes palabras: «Oh María concebida sin pecado, rogad por nosotros que recurrimos a Vos», escritas en letras de oro.

Una voz se hizo oír entonces, diciéndome:

– Haced acuñar una medalla conforme este modelo. Todos los que la usen, trayéndola al cuello, recibirán grandes gracias. Estas serán abundantes para aquellos que la usen con confianza…

En ese instante, el cuadro me pareció girar y vi el reverso de la medalla: en el centro, el monograma de la Santísima Virgen, compuesto por la letra «M» encimada por una cruz, la cual tenía una barra en su base. Abajo figuraban los Corazones de Jesús y de María, el primero coronado de espinas, y el otro, traspasado por una espada. Todo desapareció como algo que se extingue, y quedé repleta de buenos sentimientos, de alegría y de consolación.

Santa Catalina dirá, más tarde a su Director Espiritual haber visto las figuras del verso de la medalla contornadas por una guirnalda de doce estrellas. Tiempos después, pensando si algo más debía serles agregado, oyó durante la meditación una voz que decía:

– La M y los dos corazones son suficientes.

Tercera aparición.

Pasados algunos días, en diciembre de 1830, Nuestra Señora apareció por tercera y última vez a Santa Catalina. Como en la visión anterior, Ella vino en el período de meditación vespertina, haciéndose preceder por aquel característico ruido ligero de su vestido de seda. De allí a poco, la vidente contemplaba a la Reina del Universo, en su traje color de aurora, revestida de un velo blanco, asegurando nuevamente un globo de oro con una pequeña cruz arriba. Dos anillos adornados de piedras preciosas, con intensidades diversas, la misma luz, radiante como la del sol. Contó después Santa Catalina:

Es imposible expresar lo que sentí y comprendí en el momento en que la Santísima Virgen ofrecía el Globo a Nuestro Señor. Como estaba con la atención ocupada en contemplar a la Santísima Virgen, una voz se hizo oír en el fondo de mi corazón: Estos rayos son símbolo de las gracias que la Santísima Virgen obtiene para las personas que las piden.

Estaba yo, llena de buenos sentimientos, cuando todo desapareció como algo que se apaga. Y quedé repleta de alegría y consolación…

El acuñar de las primeras medallas.

Se encerraba así el ciclo de las apariciones de la Santísima Virgen a Santa Catalina. Esta, entretanto, recibió un consolador mensaje: «Hija mía, de aquí en adelante no me verás más, sin embargo, oirás mi voz durante tus oraciones». Todo cuanto presenciara y le fuera transmitido, Santa Catalina relató a su director espiritual, el padre Aladel, que mucho dudó en darle crédito. Él consideraba soñadora, visionaria y alucinada a esa novicia que todo le confiaba e insistentemente imploraba:

– ¡Nuestra Señora quiere esto… Nuestra Señora está descontenta…es necesario acuñar la medalla!

La Medalla en tiempo de pandemia…

Dos años de tormento trascurrieron. Por fin, el padre Aladel resuelve consultar al Arzobispo de París, Mons. Quelen, que lo anima a llevar adelante ese santo emprendimiento. Solo entonces encomienda a la Casa Vachette las primeras veinte mil medallas. El cuñaje iba empezar, cuando una epidemia de cólera, venida de Rusia a través de Polonia, irrumpió en París el 26 de marzo de 1832, esparciendo la muerte y la calamidad. La devastación fue tal que, en un único día, se registraron 861 víctimas fatales, siendo que el total de óbitos aumentó a más de veinte mil.

Las descripciones de la época son aterradoras: el cuerpo de un hombre en perfectas condiciones de salud se reducía al estado de esqueleto en apenas cuatro o cinco horas. Casi en un piscar de ojos, jóvenes llenos de vida tomaban aspecto de viejos carcomidos, y luego después eran horripilantes cadáveres.

En los últimos días de mayo, cuando la epidemia pareció retroceder, se inició de hecho el cuñaje de las medallas. Entretanto, en la segunda quincena de junio, un nuevo brote de la tremenda enfermedad lanzaba una vez más el pánico entre el pueblo. Finalmente, la Casa Vachette entregó en el día 30 de ese mes las primeras 1500 medallas, que luego fueron distribuidas por las Hijas de la Caridad y abrieron un interminable cortejo de gracias y milagros.

05Nov/20

EN COMUNIÓN CON LA SANTA MADRE DE DIOS

EN COMUNIÓN CON LA SANTA MADRE DE DIOS

Catecismo de la Iglesia Católica

2673 En la oración, el Espíritu Santo nos une a la Persona del Hijo Único, en su humanidad glorificada. Por medio de ella y en ella, nuestra oración filial nos pone en comunión, en la Iglesia, con la Madre de Jesús (cf Hch 1, 14).

2674 Desde el sí dado por la fe en la Anunciación y mantenido sin vacilar al pie de la cruz, la maternidad de María se extiende desde entonces a los hermanos y a las hermanas de su Hijo, “que son peregrinos todavía y que están ante los peligros y las miserias” (LG 62). Jesús, el único Mediador, es el Camino de nuestra oración; María, su Madre y nuestra Madre es pura transparencia de Él: María “muestra el Camino” [Odighitria], es su Signo, según la iconografía tradicional de Oriente y Occidente.

2675 A partir de esta cooperación singular de María a la acción del Espíritu Santo, las Iglesias han desarrollado la oración a la santa Madre de Dios, centrándola sobre la persona de Cristo manifestada en sus misterios. En los innumerables himnos y antífonas que expresan esta oración, se alternan habitualmente dos movimientos: uno “engrandece” al Señor por las “maravillas” que ha hecho en su humilde esclava, y por medio de ella, en todos los seres humanos (cf Lc 1, 46-55); el segundo confía a la Madre de Jesús las súplicas y alabanzas de los hijos de Dios, ya que ella conoce ahora la humanidad que en ella ha sido desposada por el Hijo de Dios.

2676 Este doble movimiento de la oración a María ha encontrado una expresión privilegiada en la oración del Avemaría:

“Dios te salve, María (Alégrate, María)”. La salutación del ángel Gabriel abre la oración del Avemaría. Es Dios mismo quien por mediación de su ángel, saluda a María. Nuestra oración se atreve a recoger el saludo a María con la mirada que Dios ha puesto sobre su humilde esclava (cf Lc 1, 48) y a alegrarnos con el gozo que Dios encuentra en ella (cf So 3, 17).

“Llena de gracia, el Señor es contigo”: Las dos palabras del saludo del ángel se aclaran mutuamente. María es la llena de gracia porque el Señor está con ella. La gracia de la que está colmada es la presencia de Aquel que es la fuente de toda gracia. “Alégrate […] Hija de Jerusalén […] el Señor está en medio de ti” (So 3, 14, 17a). María, en quien va a habitar el Señor, es en persona la hija de Sión, el Arca de la Alianza, el lugar donde reside la Gloria del Señor: ella es “la morada de Dios entre los hombres” (Ap 21, 3). “Llena de gracia”, se ha dado toda al que viene a habitar en ella y al que entregará al mundo.

“Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús”. Después del saludo del ángel, hacemos nuestro el de Isabel. “Llena […] del Espíritu Santo” (Lc 1, 41), Isabel es la primera en la larga serie de las generaciones que llaman bienaventurada a María (cf. Lc 1, 48): “Bienaventurada la que ha creído… ” (Lc 1, 45): María es “bendita [… ] entre todas las mujeres” porque ha creído en el cumplimiento de la palabra del Señor. Abraham, por su fe, se convirtió en bendición para todas las “naciones de la tierra” (Gn 12, 3). Por su fe, María vino a ser la madre de los creyentes, gracias a la cual todas las naciones de la tierra reciben a Aquél que es la bendición misma de Dios: Jesús, el fruto bendito de su vientre.

2677 “Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros… ” Con Isabel, nos maravillamos y decimos: “¿De dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí?” (Lc 1, 43). Porque nos da a Jesús su hijo, María es madre de Dios y madre nuestra; podemos confiarle todos nuestros cuidados y nuestras peticiones: ora por nosotros como oró por sí misma: “Hágase en mí según tu palabra” (Lc 1, 38). Confiándonos a su oración, nos abandonamos con ella en la voluntad de Dios: “Hágase tu voluntad”.

“Ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte”. Pidiendo a María que ruegue por nosotros, nos reconocemos pecadores y nos dirigimos a la “Madre de la Misericordia”, a la Toda Santa. Nos ponemos en sus manos “ahora”, en el hoy de nuestras vidas. Y nuestra confianza se ensancha para entregarle desde ahora, “la hora de nuestra muerte”. Que esté presente en esa hora, como estuvo en la muerte en Cruz de su Hijo, y que en la hora de nuestro tránsito nos acoja como madre nuestra (cf Jn 19, 27) para conducirnos a su Hijo Jesús, al Paraíso.

  2678 La piedad medieval de Occidente desarrolló la oración del Rosario, en sustitución popular de la Oración de las Horas. En Oriente, la forma litánica del Acáthistos y de la Paráclisis se ha conservado más cerca del oficio coral en las Iglesias bizantinas, mientras que las tradiciones armenia, copta y siríaca han preferido los himnos y los cánticos populares a la Madre de Dios. Pero en el Avemaría, los theotokía, los himnos de San Efrén o de San Gregorio de Narek, la tradición de la oración es fundamentalmente la misma.

2679 María es la orante perfecta, figura de la Iglesia. Cuando le rezamos, nos adherimos con ella al designio del Padre, que envía a su Hijo para salvar a todos los hombres. Como el discípulo amado, acogemos en nuestra intimidad (cf Jn 19, 27) a la Madre de Jesús, que se ha convertido en la Madre de todos los vivientes. Podemos orar con ella y orarle a ella. La oración de la Iglesia está como apoyada en la oración de María. Y con ella está unida en la esperanza (cf LG 68-69).

29Oct/20

“MUERTE AL NAZARENO”: ¿Nuevo grito de: ¡Crucifícale!?

“MUERTE AL NAZARENO”: ¿Nuevo grito de: ¡Crucifícale!?

P. Fernando Gioia, EP
Heraldos del Evangelio
www.reflexionando.org

Al afirmar: “Muerte al Nazareno”, declaran un odio total a la Santa Iglesia Católica y sus enseñanzas, a través de los siglos.

Trascendental y emotivo acontecimiento leemos en los Santos Evangelios, cuando Poncio Pilato presenta a Jesús, Nuestro Señor, ante el pueblo: “He aquí a vuestro rey” (Lc 19, 14). La respuesta de los presentes, bajo la incitación de los sumos sacerdotes y ancianos, influenciados por la secta farisaica – y una manifiesta acción del demonio por detrás de ellos -, en un grito al unísono, fue: “¡Crucifícale!, ¡Crucifícale!”

Había llegado el momento esperado de los que tramaban su muerte desde hacía cierto tiempo. No aceptaban sus milagros, ni su fuerza para expulsar demonios, ni sus santas enseñanzas; no reconocían, en resumen, al que era el “Camino, la Verdad y la Vida”, el Redentor esperado, el Divino Salvador del mundo.

Incomprensible para no pocos, pues, cómo era posible que: Aquel que afirmara con una bondad nunca antes vista: “venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados que yo os aliviaré. Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón” (Mt 11, 28-29); Aquel de quien decían que enseñaba con autoridad, que nunca se había visto cosa igual; Aquel que habían aclamado al grito de: “¡Hosanna, al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!”, en su entrada en Jerusalén, con palmas en las manos; a los pocos días, las cosas pasaron del aplauso para el odio, cambiando de actitud, gritan: “¡Crucifícalo!, ¡Crucifícalo!”.

Ya lo habían intentado matar, después de su visita a la sinagoga de Nazaret, queriendo despeñarle al no soportar que curara en día de sábado (día de descanso de los judíos), comenzaron a tramar su muerte; llegando al auge de rechazo, ante el milagro de la resurrección Lázaro, en que se podría decir que concretizaron su condena a muerte. Tal era su odio que, hasta querían matar a Lázaro, prueba contundente del milagro realizado.

“La historia es testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo por venir”, bien nos sirve de enseñanza esta sabia expresión de Miguel de Cervantes Saavedra, el “príncipe de los ingenios”.

Lo acontecido con Jesús Nazareno, el Mesías del Señor, nos sirve de “testimonio del pasado”. Que nos sea útil, pues, como “ejemplo y aviso de lo presente”.

Hemos tenido oportunidad de comentar con los lectores de este periódico, en artículo: “Una nueva pandemia: la intolerancia de los ‘tolerantes’” (LPG, 30-8-2020), cómo estos acontecimientos conforman, una verdadera “pandemia revolucionaria anticristiana”.

En estos días, una nueva ocurrencia se destaca en las noticias internacionales y abundantemente en las redes sociales: hordas organizadas -parece contradictoria la afirmación, pero no lo es, pues, todo el accionar de estos individuos, se ve por los vídeos, estaba perfectamente concatenado previamente- atacaron dos iglesias en la ciudad de Santiago de Chile, incendiándolas. Entraron y destrozaron, sacrílegamente -atención a la palabra para considerar la gravedad del hecho- altares, imágenes, bancas y todo lo que encontraban a su paso.

Quiero resaltar dos aspectos dentro de los bárbaros acontecimientos, enardecimiento pseudo popular, organizada destrucción y diabólico accionar. Primero el de un grafiti sobre un altar: “Muerte al Nazareno”. El otro, es el triste momento en que un elemento de esta horda humana – ¿sólo humana? – alzándose ciertamente por el coro, saliendo por el rosetón de la iglesia de la Asunción, con un pie empuja y derrumba una imagen de la Santísima Virgen María. Abajo, gritos diabólicos, sí señores, diabólicos, se los repito para aquellos que no se compenetran aún de lo que hay por detrás de todo este odio anticristiano, el propio enemigo de Dios, el Demonio, moviendo a los que se abren a su nefasta influencia. Si dudan, pues, vean, o busquen ver, ya dentro de la propia manifestación (de la cual debemos aclarar que habría, tal vez, miles que no estarían de acuerdo con todo lo ocurrido), una “comparsa de demonios”, hombres y tal vez también mujeres, vestidos como diablos…sin ser rechazados por los presentes, al menos de los que estaban a la vista.

Iglesias incendiadas, imágenes destruidas, son una “advertencia de lo porvenir”, en el decir de Cervantes.

El afirmar “muerte al Nazareno” es una frase que declara un odio total a la Santa Iglesia Católica y sus enseñanzas a través de los siglos.

Ante tan tristes acontecimientos, no podemos dejar de expresar nuestra más profunda indignación y condena. Tal sería que así no fuese. Si no tomásemos una actitud de santa indignación, acabaríamos actuando como Poncio Pilatos en el preciso momento en que las hordas, organizadas e incitadas por los fariseos, gritaban “¡Crucifícale!”, en la actitud simbólica, pero tan expresiva: “lavarse las manos”. La indignación debe de ir acompañada de una firme condena por los sacrílegos atentados. Es decir, una censura crítica, una reprobación firme, un anatema radical.

A estas actitudes debemos acompañar con un acto de reparación por el pecado cometido, con alguna oración, algún sacrificio, una Comunión bien hecha, una invitación a otros católicos a también hacerlo.

Indignación, condena, reparación. Sin eso acabaríamos siendo cómplices ante Dios y ante los hombres de pecado tan funesto.

Que la Santísima Virgen interceda, ante Dios Nuestro Señor, para alcanzarnos la fortaleza necesaria para enfrentar la época tormentosa que nos ha tocado vivir. Confusión, persecución, odio antirreligioso. Pero, al mismo tiempo, de grandes esperanzas. Por eso también debemos pedir, una firme confianza en el triunfo prometido en Fátima, por mayores que sean las adversidades: “por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará”.

21Oct/20

LA FAMILIA ES COMO UNA “IGLESIA”, PERO DOMESTICA

LA FAMILIA ES COMO UNA “IGLESIA”, PERO DOMESTICA

P. Fernando Gioia, EP

Los padres fueron constituidos en autoridad para predicar con sus enseñanzas, pero principalmente “predicar” con su testimonio de vida, dado que la familia es: “una escuela del más rico humanismo”
(Gaudium et spes, 52)

Al principio el hombre estaba solo, y Dios dijo: “no es bueno que el hombre esté solo, voy a hacerle a alguien como él, que le ayude” (Gén, 2, 18), hacerle una ayuda semejante a él que lo complete. Y así se dio, que, por su mujer, dejará a su padre y a su madre, se unirá a ella, serán dos en una sola carne.

Nacía allí, en el orden natural, la más pequeña de las comunidades humanas: la familia. Surgía posteriormente la sociedad, formada por el conjunto de familias, como un cuerpo se constituye de sus miembros. Vemos así como la institución de la familia es anterior a la sociedad humana, pues el hombre primero es miembro de una familia antes de ser ciudadano de una nación. Lógicamente, bien común de una sociedad, nacerá del mutuo relacionamiento entre las familias, dependiendo éste, a su vez, del bien común de las familias.

Pero, muchos se preguntan: ¿cómo lograr el “bien común” de la familia? Momentos difíciles está pasando esta institución. Rodeada de múltiples adversidades y peligros, navega la familia en mares revueltos, y esto repercute en la sociedad que nos rodea. Bien afirmaba el documento conciliar Gaudium et spes (47) que: “el bienestar de la persona y de la sociedad humana y cristiana está estrechamente ligado a la prosperidad de la comunidad conyugal y familiar”.

Con la intención de ayudar ante estas circunstancias, dando un aporte simple pero que considero de profundidad, me recordaba que – en viejos tiempos de estudios sobre el tema – había guardado un esquema sobre la familia de Profesores de la Orden de Santo Domingo en Salamanca. Si bien es de hace cuarenta años atrás, mantiene su actualidad y, principalmente, se destaca en la belleza de su argumentación y comparación.

Era la consideración de la institución de la familia – como la calificara posteriormente en 1981, San Juan Pablo II en la Exhortación Apostólica “Familiaris consortio” (21) – como una “iglesia doméstica”. Esto, siempre y cuando el relacionamiento mutuo se realice en base al amor de Dios, dando lugar, en el convivio familiar, a que el amor pase por encima de todo.

Con relación al hogar, a la vida de familia, aquella compilación de ideas de estos sabios sacerdotes de Salamanca, nos hablaba de que podríamos considerar tres aspectos: el hogar material, el hogar espiritual y el hogar templo. Creo que pocas veces, queridos lectores, hemos pensado en esta clasificación tan singular y decidora.

Cuando pensamos en los aposentos que conforman nuestros hogares, podrán ellos ser mejor o peor acondicionados, pero es dónde se reúne la familia, donde pasa – al menos lo era en otros tiempos – la mayor parte de la vida. Protegidos son de las inclemencias del tiempo y de los extraños. Realmente podremos decir que la casa es dónde nos encontramos con nuestros seres más queridos, es el rincón del mundo más deseado del corazón humano.

Así como un hogar puede estar bien construido y amueblado, al ser este el “hogar material”, será el cuerpo pero no el alma. El alma de la casa, el “hogar espiritual”, es constituido por los momentos familiares. Circunstancias de alegría, períodos de tristeza, tiempos de dificultad.

Estos aspectos serían materia muy aprovechable para numerosos artículos periodísticos de opinión. Sin embargo, mi intención es sobresaltar el aspecto de la familia, el hogar, la casa, como una “iglesia doméstica”, como “hogar templo”.

Y no considere algún profano que es una exageración de nuestra parte considerar a la familia así. El hogar es un lugar sagrado, no lo podrán negar, es el espacio en que Dios hace sentir su presencia. Veamos.

En el centro de las iglesias hay un “altar” hacia donde se concentran las atenciones de los fieles, altar en dónde se renueva el sacramento de la Cruz. En las familias hay también altares, son los corazones de los que la forman. En ese “altar”, en nuestra cotidianidad, se ofrecen cada día sacrificios en el cumplimiento del deber de cada uno: la mutua comprensión, la tolerancia con los defectos del otro, la exigencia del cuidado y la educación de los hijos, la obediencia de parte de los hijos para con sus padres, el esfuerzo cotidiano del trabajo doméstico, etc.

Bueno, pero, ¿y qué más padre nos va a introducir en nuestros hogares, además del “altar”? Pues… los “confesionarios”. Por más que tengamos buen carácter, buena voluntad, seamos bien portados, a veces, ofendemos no sólo a Dios sino al prójimo. Aparecerá en nuestras familias siempre alguna ofensa, algo que sea desagradable para los demás. Si somos sinceros, si quedamos arrepentidos, deberá haber perdón y olvido generoso, como lo tiene Dios Nuestro Señor para con nosotros.

Y por qué no recordar que también en el hogar hay “predicación”. Los padres fueron constituidos en autoridad para predicar con sus enseñanzas, pero principalmente “predicar” con su testimonio de vida, dado que la familia es “una escuela del más rico humanismo” (Gaudium et spes, 52).

Si volvemos nuestras miradas a la Sagrada Familia – Jesús, José y María – en Nazaret, aprenderemos de esa vida doméstica lo que es la vida de familia. Que “su sencilla y austera belleza, su carácter sagrado e inviolable; enseñe lo dulce e insustituible que es su pedagogía; enseñe lo fundamental e insuperable de su sociología”, decía Pablo VI, en 1964, en su visita a Tierra Santa.

Rodeada de la ruidosa vida moderna, presionada por los factores de deterioro moral y social que nos envuelven, no dejemos de considerar la belleza de esta “iglesia doméstica”; de esta “primera escuela de oración”, en el decir de Benedicto XVI (28-12- 2011); pilar fundamental de una sociedad bien ordenada y constituida; “escuela de virtudes humanas y cristianas” (Catecismo, 350).

Que los esposos, compenetrados de que conforman una institución sagrada – bendecida por Dios – renueven a todo momento el amor mutuo, sean de corazón generoso, acompañen las dificultades con espíritu de sacrificio, sean hombres y mujeres de oración. Desafiando así el hedonismo tan difundido que “banaliza las relaciones humanas y las vacía de su genuino valor y belleza” (Benedicto XVI, 5-6-2006). Y al mismo tiempo, los padres, sean para con sus hijos, “los primeros predicadores, mediante la palabra y el ejemplo”. (Lumen Gentium, 11)

28Sep/20

DE LO MAS ALTO DE LOS CIELOS, BAJA HASTA NOSOTROS, MISERICORDIOSA Y BENIGNA.

DE LO MAS ALTO DE LOS CIELOS, BAJA HASTA NOSOTROS, MISERICORDIOSA Y BENIGNA.

Plinio Corrêa de Oliveira

(Extraído de conferencia de 16/6/1972)



Nuestro Señor dijo que “todo el que se humilla será enaltecido” (Lc. 14, 11). Pues bien, María Santísima, afirmando ser esclava de Dios, se humilló más allá de todo límite. Por eso fue elevada a lo más alto de los Cielos, ocupando un lugar que ninguna otra mera criatura, debajo del Hombre Dios, alcanzará.

Así, el verdadero esclavo de Nuestra Señora, al invocarla, debe tener presente las magnificencias con las que Dios la revistió. Y, por lo tanto, nunca se dirigirá a Ella sino con sumo respeto, suma admiración y suma confianza. Confianza, sí, porque siendo María la más alta y eminente de todas las criaturas, también es la más benigna, misericordiosa, afable y la que más baja hasta nosotros.

La grandeza de la Santísima Virgen es tan inmensa que llena todos los espacios, por mayores que sean, que van desde Ella hasta el último de los hombres. A pesar de que fue entronizada en lo alto de los Cielos, Ella nos es más accesible, está más dispuesta a atendernos y a perdonarnos. En su insondable y fijo amor hacia los desterrados hijos de Eva, podemos y debemos tener una confianza total.
Extraído de conferencia de 16/6/1972

10Sep/20

UNA NUEVA PANDEMIA: LA INTOLERANCIA DE LOS “TOLERANTES”

UNA NUEVA PANDEMIA: LA INTOLERANCIA DE LOS “TOLERANTES”

P. Fernando Gioia, EP
Heraldos del Evangelio

Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán, dice Nuestro Señor Jesucristo a sus discípulos.


Los crímenes de odio anticristiano, en diversos lugares del mundo, va en aumento. El gobierno de China continúa eliminando cualquier símbolo cristiano, han sido quitadas, en los últimos meses, más de 500 cruces de los exteriores de las iglesias, apenas en la provincia de Anhui; es la continuación de un accionar que se hizo más radical a partir del año 2018 pues, las cruces “violan las leyes de planificación”.

En Francia -la tierra de la “libertad, igualdad y fraternidad”- ocurrieron, según la Conferencia Episcopal, de enero a marzo de 2019, 228 actos violentos anticristianos. Con profundo dolor hemos presenciado el incendio de Notre Dame, aún sin ser esclarecido. Hace casi dos meses la catedral de Nantes sufrió similar y misterioso incendio de su antiguo y majestuoso órgano de 5.500 tubos. Dos diputados afirmaron, en una entrevista, que se registraban tres actos contra la Iglesia por día en Francia.

Y no sólo es Francia, los atentados están aumentando en toda Europa; en la India incrementaron un 40% en el primer semestre de este año.

Otra particularidad de odio anticristiano hemos visto en las protestas ocurridas en países como Chile, México, Argentina, al grito de la revolucionaria frase del teórico anarquista ruso Piotr Kropotkin: “la única Iglesia que ilumina es la que arde”; destrozando Crucifijos, decapitando imágenes de la Virgen María o pintando el exterior de las iglesias con eslóganes antirreligiosos.
En los Estados Unidos, modelo de respeto democrático, algunos sectores dentro de manifestantes vandalizaron, en la Misión de San Gabriel de California, fundada por el misionero San Junípero Serra, fraile franciscano protector de los indios, su imagen; fue quien bautizara estas grandes ciudades del lugar con el nombre de Los Ángeles, San Diego, San Francisco. También fueron causados daños en algunas iglesias.

Más recientemente, la imagen de la Sangre de Cristo, de la Catedral de Managua, Nicaragua, con sus 382 años de antigüedad, quedó calcinada por manos criminales aún no identificadas. Hecho – según el Cardenal Arzobispo Leopoldo Brenes – “planificado con mucha calma”, “acto de terrorismo”, “un sacrilegio totalmente condenable”. Días antes, en el mismo país, una capilla en la ciudad de Nindirí fue profanada. Robaron la custodia del Santísimo Sacramento y copón del sagrario, regando por el suelo las Hostias, pisoteándolas, destruyendo imágenes, bancas y otros mobiliarios, reflejando una hostilidad anticatólica especial.

Extremismos ideológicos, motines anarquistas, exacerbaciones políticas, fanatismos religiosos, todo tipo de violencia, en diferentes países y variadas situaciones, pero con la característica que todos se congregan en un polo de odio contra la Santa Iglesia Católica. Una verdadera “pandemia revolucionaria anticristiana” de persecuciones, de actos de intolerancia religiosa. La intolerancia de los “tolerantes”.

Llama la atención que ocurren, no solamente ataques contra seres mortales – pues también acontecen asesinatos de misioneros, especialmente en el continente africano –, sino contra los edificios de iglesias o imágenes, que simbolizan tantas cosas celestiales. Embestidas criminales, actitudes ¿contra quién?, pues, contra Dios. Sí, contra Dios que está allí, patentemente representado.

¿Cambiaron los tiempos? ¿Hay una mudanza de actitud de los enemigos de Dios y de su Iglesia? ¿Estamos asistiendo a lo afirmado en el Mensaje de Fátima: vendrán “persecuciones a la Iglesia”? ¿Presenciando lo anunciado por Nuestro Señor Jesucristo: “si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán” (Jn 15, 20)?


a Sagrada Escritura, ya en sus inicios nos relata, la caída de nuestros primeros padres, Adán y Eva, y la promesa de victoria, al decir: “pondré enemistades entre ti y la mujer, entre tu descendencia y la descendencia de ella; ella aplastará tu cabeza, tú pondrás asechanzas a su calcañar” (Gn 3, 15). Anuncia el nacimiento de dos razas espirituales, la raza de la Virgen, “ahora sois hijos de la luz” (Ef 5, 8-9) y la raza maligna de la serpiente, Satanás, aquellos que practican “las obras de las tinieblas” (Ef 5, 11). El enfrentamiento entre ambas sólo cesará, en el fin del mundo. Pero, a lo largo de la Historia, la raza de la serpiente, ha ido – según le era conveniente por las circunstancias – escondiendo o mostrando, sus “garras”.

Vemos, en nuestros días, a los fieles católicos presenciando entristecidos, llenos de perplejidad y hasta con cierto temor, estos sacrílegos acontecimientos. Frente a los peligros que eso significa, quieren mantenerse fieles, pues tienen el cuño de Dios grabado en sus corazones. En el decir de San Pablo: “con temor y temblor”, “como hijos de Dios sin tacha, en medio de esta generación perversa y depravada, entre la cual brilláis como lumbreras del mundo, manteniendo firme la palabra de la vida” (Flp 2, 12-15).

El mundo de hoy vive “en las tinieblas” de la fe. El mal, en pleno siglo XXI, con todos los medios materiales para destruir el Bien, teme la palabra de los buenos. Sabe que l Bien es invencible y que la Iglesia es inmortal.

La causa profunda de este odio, detrás del cual evidentemente está el demonio, es el reflejo en los hijos de la Virgen, los católicos fieles, de su Inmaculada Pureza. Encontramos allí la causa más profunda del odio de tantos atentados.

A pesar de las aparentes desproporciones ante el poderío de los malos, nos debemos alegrar porque la victoria será siempre de la Santísima Virgen, “porque para Dios nada hay imposible” (Lc 1, 37).

La Virgen Santísima es la Reina que vino – a través de sus diversas apariciones a lo largo de los últimos siglos – a preparar a la Humanidad para los embates por excelencia entre estas dos razas: los hijos de la luz y los hijos de las tinieblas. Dando fervor a los buenos y confundiendo a los malos. La lucha que nos relata el libro del Apocalipsis fue un preanuncio: “un gran signo apareció en el Cielo: una mujer vestida de sol, y con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza”, “y apareció otro signo en el cielo: un dragón rojo”, “y hubo un combate en el cielo: San Miguel y sus ángeles combatieron contra el dragón”, “y no quedó lugar para ellos en el cielo” (Ap 12, 1-8).

Termino aquí este apasionante tema con una respuesta a los que blasfeman, gritando enardecidos como demonios, contra la Santa Iglesia: “Dios no existe” o “Iglesia basura”, con la frase del poeta francés Edmond Rostand: “insultad al sol que él brillará de la misma forma”.

31Ago/20

OMNIPOTENCIA SUPLICANTE

OMNIPOTENCIA SUPLICANTE

Plinio Corrêa de Oliveira
(Extraído de conferencia de 21/9/1991)

Mediante la Encarnación del Verbo en el seno purísimo de María, Dios, por un acto de su infinita bondad, creó los vínculos que lo ataron al género humano. Y Nuestra Señora, convirtiéndose en su Madre, pasó a ser también la Madre espiritual de todos los hombres.

En vista de esto, cuando Ella pide a su Divino Hijo por nosotros, es como una madre que intercede junto a un hijo en beneficio de otro hermano.

Es imposible no atenderla. Por eso los teólogos atribuyen a Nuestra Señora el título de Omnipotencia Suplicante. En virtud de sus insondables perfecciones, Ella siempre es oída por Dios en sus súplicas a favor nuestro, y nos obtiene de Él aquello que, por nosotros mismos, no mereceríamos.

¡Cuántos ejemplos prueban esa solicitud incansable de María hacia los hombres! Se comprende, así, la importancia de la intercesión de Nuestra Señora, cómo ella alivia nuestra penosa existencia y llena de júbilo nuestras almas. Cómo sería lúgubre la vida de un católico si no fuese por la protección de la Virgen.

Al contrario, cómo ella es leve, llena de esperanza, de perdón y de afecto materno, con la asistencia continua de María, ¡la Omnipotencia Suplicante!

12Ago/20

LA ASUNCION

Triunfante como la aurora se elevó a los cielos la Virgen María

La fiesta de la Asunción, que se conmemora el día 15 de agosto, nos convida a meditar sobre a gloria inefable de la Virgen María, al Paraíso de Dios.
Pedro Morazzani Arráiz, EP

Cuanto el hombre se ahonda más en el conocimiento de Dios, más comprende que no conseguirá abarcarlo, tales son las grandezas y los misterios con los cuales se depara.

El Creador, que establece las reglas, se complace en crear magníficas excepciones.

Tres creaturas no podrían ser creadas en grado más excelente, nos enseña la Teología. La primera de ellas es Jesucristo, Hombre Dios: imposible ser más perfecto, nada tendríamos para aumentarle. La segunda, María: “casi divina”, es la expresión utilizada por varios teólogos para referirse a la Madre del Redentor. Y, por fin, la visión beatífica, el Cielo: el premio reservado a los justos no podría ser mejor ni mayor. ¡Es el propio Dios que se da a los Bienaventurados!

¿Por qué murió la Madre de la Vida?

En María Santísima está la plenitud de gracias y de perfecciones posibles a una mera creatura. Según la bella expresión de San Antonino, “Deus reunió todas las aguas y la llamó mar, reunió todas las sus gracias y las llamó María”. Desde toda la eternidad, el decreto divino establecía el singularísimo privilegio de que la Virgen Santísima haya sido concebida libre da mancha original.

Este privilegio que es proprio de Aquella que engendraría en su seno el proprio Dios.

Transcurrida su vida en esta tierra, ¿qué sucedería con nuestra Madre?

Ella, que había dado a luz, alimentado y protegido al Niño Dios, y recibido en sus brazos virginales el cuerpo dilacerado de su Hijo y Redentor, estaba lista para exhalar el último suspiro.

¿Cómo podría pasar por el trance de la muerte aquella Virgen Inmaculada, nunca tocada por la más leve sombra de cualquier falta?

Sin embargo, como el suave declinar del sol en un magnífico atardecer, la Madre de la Vida rendía su alma. ¿Por qué moría María? Habiendo Ella participado de todas as dores da Pación de Jesús, no quiso dejar de pasar por la muerte, para imitar en todo su Dios y Señor.

¿De qué murió María?

Perfectísima era la naturaleza de la Virgen María. En efecto, afirma Tertuliano que “se Dios empleó tanto cuidado al formar el cuerpo de Adán, por la razón de su pensamiento volar hasta Cristo, que debería nascer de él, ¿cuánto mayor cuidado no habrá tenido al formar el cuerpo de María, de la cual debía nascer, no de modo remoto y mediato, sino de modo próximo e inmediato, el Verbo Encarnado?” (1)

Además, escribió Santo Antonino, “la nobleza del cuerpo aumenta y se intensifica en proporción con la mayor nobleza del alma, con la cual está unido y por la cual es informado. Y é racional, pues la materia y la forma son proporcionadas una a la otra. Siendo, por tanto, que el alma de la Virgen fue la más noble, después de la del Redentor, es lógico concluirse que también su cuerpo fue el más noble, después del de su Hijo” (2).

Al alma santísima de María, concebida sin pecado original y llena de gracia desde el primer instante de su existencia, concernía, por tanto, un organismo humano perfectísimo, sin el menor desequilibrio.

En consecuencia de su virginal naturaleza, Nuestra Señora fue inmune a cualquier enfermedad, y jamás estuvo sujeta al quebranto natural del cuerpo causado por la edad.

¿De qué murió, pues, la Madre de Dios?

El término de la existencia terrena de María se debió a la “fuerza del divino amor y al vehemente deseo de contemplación de las cosas celestiales, que consumían su corazón” (3).

¡La Santísima Virgen murió de amor!

Sano Francisco de Sales asía describe ese sublime acontecimiento:

“¡Cuán activo y poderoso (…) es el amor divino! Nada de extraño si os digo que Nuestra Señora de él murió, pues, llevando siempre en su corazón las llagas del Hijo, las padecía sin consumirse, pero finalmente murió por el ímpetu del dolor. Sufría sin morir, entretanto, por fin, murió sin sufrir.

“¡Oh, pasión de amor! ¡Oh, amor de pasión! Si su Hijo estaba en el Cielo su corazón ya no estaba en Ella. Estaba en aquel cuerpo que amaba tanto, hueso de sus huesos, carne de su carne, y al Cielo volaba aquella águila santa. Su corazón, su alma, su vida, todo estaba en el Cielo: ¿por qué había de quedarse aquí en la tierra?

“Finalmente, después de tantos vuelos espirituales, tantos arrebatos y tantos éxtasis, aquel castillo santo de pureza y humildad se rindió al último asalto del amor, después de haber resistido a tantos. El amor la venció, y consigo llevó su beatísima alma” (4).

Esa muerte de María, suave y bendita como un lindo atardecer, la Iglesia designa por el sugestivo nombre de “dormición”, para significar que su cuerpo no sufrió la corrupción.

Llena de gracia y llena de gloria

¿Cuánto duró la permanencia del purísimo cuerpo de María en el sepulcro?

No lo sabemos. Pero, según la tradición, muy poco tiempo estuvo el alma separada de su cuerpo. Y, en la Constitución Apostólica Munificentissimus Deus, afirma el Papa Pio XII: “Por un privilegio enteramente singular, Ella venció el pecado con su Concepción Inmaculada; y por ese motivo no fue sujeta a la ley de permanecer en la corrupción del sepulcro, ni tuvo que esperar la redención del cuerpo hasta el fin de los tiempos”.

Así, resplandeciente de gloria, el alma santísima de Nuestra Señora reasumió su virginal cuerpo, volviéndolo completamente espiritualizado, luminoso, sutil, ágil e impasible.

Y María — que quiere decir “Señora de Luz” — se elevó en cuerpo y alma al Cielo, en cuanto las incontables legiones de las milicias celestes exclamaban maravilladas al contemplar su Soberana cruzando los umbrales eternos:

“¿Quién es esta que surge triunfante como la aurora, esplendorosa y bella como la luna, refulgente e invencible como un sol que sube en el firmamento y terrible como un ejército en orden de batalla?” (5).

Y se oyó una gran voz que decía:
“E aquí el tabernáculo de Dios” (Ap. 21, 3).

La Hija bien amada del Padre, la Madre virginal del Verbo, la Esposa purísima del Espíritu Santo fue coronada, entonces, por las Tres Divinas Personas para reinar en el universo, por los siglos de los siglos, “a la derecha del Rey” (Sl 44, 10).

El Dogma

La verdad de esta glorificación única y completa de la Santísima Virgen fue definida solemnemente como dogma de Fe por el Papa Pío XII, en el día 1º de noviembre de 1950, con estas bellas palabras:

“Después de haber dirigido a Dios repetidas súplicas, y de haber invocado la luz del Espíritu de la verdad, para la gloria de Dios omnipotente que a la Virgen María concedió su especial benevolencia, para honra de su Hijo, Rey inmortal de los siglos y triunfador del pecado y de la muerte, para aumento de la gloria de su augusta Madre y para gozo y júbilo de toda la Iglesia, con la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo, de los Bienaventurados Apóstoles San Pedro y San Pablo y con la Nuestra, pronunciamos, declaramos y definimos que: La Inmaculada Madre de Dios, la siempre virgen María, terminado el curso de la vida terrestre, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial”.

1) De resurrectione carnis, c. VII.
2) Cfr. Gabriel Roschini, Instrucciones Maríanas, Ed. Paulinas, São Paulo, p. 202.
3) D. Alastruey, Tratado de la Virgen Santísima, p. 414.
4) São Francisco de Sales, Obras Selectas, B.A.C., p. 480.
5) Cfr. Cant. 6,10

24Jul/20

¡Y FUIMOS COMO DIOS!

¡Y FUIMOS COMO DIOS!

P. Rafael Ibarguren, Heraldo del Evangelio
– Consiliario de Honor de la FMOEI –

Mientras la humanidad se va hundiendo progresivamente en la incertidumbre y no se vislumbra cómo y cuándo las cosas entrarán en sus rieles, los derechos de las personas se fragilizan y la barbarie gana las calles -en Estados Unidos y en otros lugares- volvamos la atención para verdades trascendentes y oxigenemos el alma. Muchos solo piensan en las necesidades del cuerpo…

ImageEl relato de la caída de nuestros primeros padres después de la tentación de la serpiente, impacta profundamente a los creyentes, aunque no a cierto tipo de “católicos” que piensan, al igual que los incrédulos, que se trata de una fábula o de una historieta simbólica. Los que creemos en la veracidad del Génesis damos crédito al texto sagrado y el tema nos interesa sobremanera al estar en el origen de nuestra historia, condicionando tanto el rumbo de nuestras vidas.

Sobre el pecado original, a primera vista y sin mayor profundización, la cosa nos parece clara, fatalmente clara. Sin embargo, podemos equivocarnos en el juicio…

Dios creó a Adán del barro de esta tierra y después lo puso en el Paraíso, un lugar maravilloso que estaba por encima de nuestra naturaleza. Y allí, de su costado, formó a la mujer, Eva. La misericordia de Dios queda patente al crearnos por pura liberalidad, haciéndose después todavía más luminosa su bondad al ponernos en un lugar de delicias. Dios creó al hombre, dice San Ireneo de Lyon, no porque tuviese necesidad, ¡sino para tener en quien depositar sus beneficios!

Entre paréntesis, una concepción errada de nuestros orígenes hace decretar a muchos antropólogos, científicos y otros “sabios”, que venimos de las cavernas. En realidad, procedemos de las excelencias del Paraíso, solo que, por causa del pecado, hubo posteriormente terribles decadencias en individuos y en pueblos que los llevaron a tristes estados de barbarie.

Al hablar de la desobediencia original, se suele lamentar lo ocurrido –hay razones para ello- pero sin matizaciones, dejando de considerar algo tan esencial como los beneficios que nos trajo… el pecado ¡Sí, el pecado nos trajo beneficios! ¡Basta pensar en la Encarnación y en la fundación de la Iglesia!

Este tema es apasionante, aunque no muy propio para un corto artículo del tipo de los que publicamos cada mes. No obstante, una breve reflexión se puede esbozar para “abrir el apetito”, pues la materia se relaciona íntimamente con la Eucaristía.

Un antiguo libro editado en París en 1876 por la Librairie Ch. Puissielgue “Les Trésors de Cornelius a Lápide” escrito por el Abbé Barbier, recoge preciosos comentarios de la Sagrada Escritura extraídos del célebre teólogo jesuita flamenco de los primeros tiempos de la Compañía, Cornelio a Lápide. En un trecho dice:

El primer hombre quiso hacerse Dios; no pudo, y cometió un crimen. ¿Qué hizo Dios en su sabiduría y en su misericordia? Se dijo a Sí mismo: El hombre quiso ser Dios y no lo pudo. Fue un pecado para él el haberlo pretendido. Voy a encontrar un medio de satisfacer el deseo del hombre, sin que él tenga culpa. Yo me haré hombre y me daré a él en la Eucaristía; y, haciéndome hombre, el hombre se hará Dios; comiéndome, vivirá de Dios, será Dios. De hecho, lo que dijo la serpiente se cumplió. Ella había profetizado, sin quererlo, la futura elevación del hombre a la divinidad. “Seréis como dioses si comen de este fruto”, dijo ella a nuestros primeros padres (Gen. 3, 5) ¡Satanás, has creído engañar al hombre, pero en realidad te has engañado a ti mismo! Sí, el hombre será Dios, no comiendo el fruto del paraíso terrestre, sino comiendo en la Santa Mesa, en el jardín de la Iglesia, el fruto divino del paraíso celestial”.

Con límpida y encantadora lógica, se nos explica cómo Dios después del pecado nos obtuvo un bien muchísimo mayor a la vida, ya tan excelente, del Paraíso. ¡Claro! ¿Cómo el hombre iba a arruinar definitivamente el plan divino? Dios, que tiene siempre la última palabra, encontró una manera de, por así decir, superarse a sí mismo. Y si por un bocado -el fruto prohibido- nos vino la ruina, por otro bocado -el Pan de Vida- se nos devuelve la gracia y se nos da la salvación.

La comunión nos eleva, nos diviniza, nos deifica, haciéndonos partícipes de la naturaleza del mismo Dios. Es tan íntima la unión que propicia la Eucaristía entre la creatura y el Creador que, si los Ángeles pudieran sentir envidia, nos envidiarían por la Sagrada Comunión ¡Ellos, tan llenos de dones y confirmados en la gracia!
Porque al recibir el alimento eucarístico, es el Señor que nos transforma, y no nosotros al alimento como sucede al ingerir cualquier comida. Cristo no se transmuta en nuestra substancia, sino que nos transforma en la suya ¡es algo prodigioso!

En el Paraíso Dios “se paseaba por el jardín a la hora de la brisa” (Gn 3, 8), ¡Maravilla! Pero aquí, en la tierra, pasó algo mucho mejor y muy superior: “El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros” (Jn 1, 14).Una cosa es venir de visita, pasearse y después, irse. Otra es acampar, establecerse, encarnarse en nuestra naturaleza y ¡darse en alimento! Entonces ¿Qué es mejor? ¿El Edén con sus delicias o esta tierra de exilio con un Dios tan cercano y tan íntimo?

Cierta vez, Mons. Joao Clá, fundador de los Heraldos del Evangelio, exponía esta idea en una homilía. Después del pecado, decía, Dios puso un Ángel en la puerta del Paraíso para impedir la entrada. Pero, como consecuencia de la Redención, dio a un hombre, a Pedro, las llaves de las puertas del Reino de los Cielos y el poder de atar y desatar ¡Oh feliz culpa que nos trajo tales bienes!

“¡Qué bien al mundo no ha dado / la encarnación amorosa / si aún la culpa fue dichosa / por haberla ocasionado!” canta un himno de la Liturgia de las Horas.
Y sí, la serpiente maldita, el padre de la mentira, tuvo razón: ¡fuimos como Dios!
(Mairiporã, São Paulo, Brasil, Julio de 2020).

10Jul/20

EL PODER DEL INFIERNO NO PREVALECERÁ

EL PODER DEL INFIERNO
NO PREVALECERÁ

En la oscuridad de este mundo, el brazo de Dios no nos abandonará, y no permitirá, que el mal triunfe.

P. Fernando Gioia, EP – Heraldos del Evangelio
www.reflexionando.org.

 

Cuando tomamos conocimiento de que en la Iglesia de Holanda se ha propuesto que 326 parroquias sean fusionadas en 48, que se demuelen templos o son transformados en bibliotecas, tiendas o restaurantes, y que los materiales religiosos son vendidos a países de América o África.

Cuando nos llegan informaciones que, en Alemania, en los últimos 20 años, fueron más de 3.000 parroquias que cerraron. Ahora, en la diócesis de Trier sugieren que, de 800 pasen a 35, proyecto frenado por la Congregación para el Clero.

La causa es, la continua disminución de fieles, no solo en estos países, sino también en otros de la vieja Europa. Hechos actuales que confirman palabras de San Juan Pablo II en el año 2003: “tenemos ante nosotros un mundo en el que, incluso en las regiones de antigua tradición cristiana, los signos del Evangelio se van atenuando” (Spiritus et sponsa, 11) y de Benedicto XVI: “en amplias zonas de la tierra la fe corre el peligro de apagarse como una llama que ya no encuentra alimento” (27-1-2012).

Por otro lado, llegan a nosotros noticias de los errores, de todo tipo, que se van diseminando en diversos ambientes del mundo católico. Calificados como “el veneno que paraliza a la Iglesia” por el Cardenal Müller, Prefecto Emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y que presionan para que nos adaptemos al “espíritu de la época, para relativizar los mandamientos de Dios y reinterpretar la doctrina de la fe”.

En sentido opuesto, en otros lugares del mundo, miles de heroicos misioneros son asesinados anualmente por predicar el Evangelio. Informes indican que, el número de países en donde los cristianos sufren persecución ya supera los 144. Nunca antes en la Historia, tantos cristianos, enfrentaron persecución.

La deserción de fieles produce en nosotros un gran pesar, el desmantelar los edificios sagrados nos desconsuela, la persecución religiosa nos deja estremecidos, la desfiguración de la verdadera fisonomía de la Santa Iglesia adentro de sus propios muros, nos deja acongojados e indignados. La vemos humillada, calumniada, despreciada y ridiculizada, por sus enemigos internos y externos; la vemos objeto de olvido y de respeto humano, de parte de sus hijos tibios.

Un tipo de “lepra” pareciera haber tomado cuenta de partes de su “cuerpo”, una aparente “parálisis” la inmoviliza. Estamos frente a una, como que, “pasión” del Cuerpo Místico de Cristo, la Santa Iglesia.

En cierta oportunidad, el Cardenal Ratzinger afirmaba, “quasi” profetizando: “la Iglesia podría empequeñecerse, de tal modo que, algún día, se convirtiera, en una Iglesia de minorías” (Sal de la tierra)

Triste panorama, agravado en este período de cuarentena mundial que ha dejado a la Iglesia – por las normas preventivas con sus puertas cerradas – en una especie de situación catacumbal; aunque, en bastantes países, están viendo la luz del día nuevamente.

No sabemos cómo será este resurgir, esta salida del encierro, en que los fieles apenas han tenido un acompañamiento virtual a través de los medios electrónicos; en que no han podido recibir los sacramentos del perdón, la sagrada Comunión, bautismos, casamientos, unción de los enfermos. Podemos afirmar que vemos a los miembros del Pueblo de Dios, “cansados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor” (Mt, 9, 36).

Se explayaba Monseñor João Scognamiglio Clá Días, Fundador de los Heraldos del Evangelio, en uno de sus libros, al respecto de la situación del mundo contemporáneo, que podremos aplicarlo a lo que arriba relatamos: “Ante tan asustador panorama…¿dónde está esa voz?, ¿dónde está la voz que conducirá a la humanidad extraviada al redil de la fidelidad a la Santa Iglesia?, y se preguntaba más aún: ¿Dios nos habrá abandonado?, ¿quién podrá creer que el Redentor, que quiere salvar a todos y llevarlos al conocimiento de la Verdad, haya resuelto permanecer en silencio cuando los hombres necesitan de Él?”

La nave de la Iglesia está pasando por tempestades. Nos viene al recuerdo uno de los sueños que San Juan Bosco comentaba a sus jóvenes, verdaderas visiones del futuro.

Les decía. “Quiero contar un sueño. Un mar con incontables naves en orden de batalla, con cañones, material incendiario y libros. Se dirigen contra otra nave mayor – escoltada por navecillas que de ella reciben órdenes – para hacerle daño. El viento y la agitación del mar favorece a los enemigos.

En la inmensidad del mar se levantan dos robustas columnas. Sobre una la imagen de la Virgen Inmaculada. La otra, más grande, con una Hostia, el Santísimo Sacramento.

El comandante de la nave es el Romano Pontífice. Empuña el timón llevando la nave hacia las columnas, de las cuales penden cadenas. Las naves enemigas lanzan escritos, libros, materiales incendiarios, accionan cañones. La gigantesca nave prosigue su camino en medio de las blasfemias y maldiciones. El Pontífice es herido y muere. Otro ocupa el puesto vacante. El nuevo Pontífice guía la nave y la amarra a las columnas. Al momento, las naves enemigas huyen, se dispersan, se destruyen mutuamente. Las naves pequeñas que acompañaban la del Papa, permanecen tranquilas a su lado. En el mar reina una calma absoluta”. Don Bosco explicó después: “las naves enemigas son las persecuciones, se preparan días difíciles para la Iglesia”.

Realmente, profetizó. El Cardenal Ratzinger – 158 años después -, en la homilía de la misa previa a su elección como Pontífice, previendo los tiempos actuales de la vida de la Iglesia afirmaba: “¡Cuántos vientos de doctrina hemos conocido durante estos últimos decenios!, ¡cuántas corrientes ideológicas!, ¡cuántas modas de pensamiento! La pequeña barca del pensamiento de muchos cristianos ha sido zarandeada a menudo por estas olas, llevada de un extremo al otro” (18-4-2005).

Ante esto, bien podemos decir, sin temor a ser desmentidos, para estimular la confianza – tanto en católicos como en aquellos que no lo son – que el brazo de Dios no nos abandonará y no permitirá que el mal triunfe, ni que los poderes infernales logren destruir la Iglesia. Nuestro Señor Jesucristo se lo afirmó a su primer Vicario en la tierra: “Ahora yo te digo: tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no prevalecerá contra ella” (Mt 16, 18).

Pidamos a Dios nuestro Señor, por intercesión de la siempre Virgen María que, en medio de la oscuridad de este mundo, permanezcamos manifiestamente católicos, viviendo y muriendo en la grandeza de la Verdad que nos enseña la Santa Iglesia. Poniendo nuestra esperanza en el esplendor anunciado por la Virgen en Fátima, al afirmar el triunfo del su Inmaculado Corazón, es decir, una nueva era histórica en la que refulgirá la presencia del Espíritu Santo y de María Santísima, el Reino de María.

16Jun/20

EXCELENCIA DEL ROSARIO EN LAS ORACIONES QUE LO COMPONEN PARTE II

Excelencia del Rosario en las oraciones que lo componen

San Luis María Grignion de Montfort

⦁ Parte II –


La Salutación angélica es un compendio de la mariología

Tan sublime, tan elevada, es la Salutación angélica que el Beato Alano de la Roche ha creído que ninguna criatura puede comprenderla; que sólo Jesucristo, nacido de la Virgen María, es quien puede explicarla. Su excelencia deriva: principalmente de la Santísima Virgen, a quien fue dirigida; de la Encarnación del Verbo, para la cual fue traída del Cielo; y del arcángel Gabriel, que fue el primero que la pronunció.

La Salutación angélica resume, en la más concisa síntesis, toda la teología cristiana sobre la Santísima Virgen. En ella encontramos una alabanza y una invocación. La alabanza encierra todo cuanto constituye la verdadera grandeza de María; la invocación contiene todo cuanto debemos pedirle y podemos esperar de su bondad.

La Santísima Trinidad reveló la primera parte; Santa Isabel, iluminada por el Espíritu Santo, añadió la segunda; y la Iglesia —en el primer Concilio de Éfeso, realizado en el año 431—, puso la conclusión, tras condenar el error de Nestorio y definir que la Santísima Virgen es verdaderamente Madre de Dios. El Concilio ordenó que se invocase a la Santísima Virgen bajo esa gloriosa cualidad, con estas palabras: “Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte”.

La Salutación angélica es el signo de la clemencia y de la gracia de Dios

La Flagelación de Jesús atado a la columna – Museo Episcopal, Vic (España)

La Santísima Virgen María ha sido Aquella a quien esta divina salutación fue dirigida para llevar a cabo el acontecimiento más grande e importante del mundo: la Encarnación del Verbo eterno, la paz entre Dios y los hombres y la Redención del género humano. El embajador de esta dichosa noticia fue el arcángel Gabriel, uno de los primeros príncipes de la corte celestial.

En la Salutación angélica están contenidas la fe y la esperanza de los patriarcas, de los profetas y de los Apóstoles. Es la constancia y la fuerza de los mártires, la ciencia de los doctores, la perseverancia de los confesores y la vida de los religiosos. Es el cántico nuevo de la ley de la gracia, la alegría de los ángeles y de los hombres, el terror y la confusión de los demonios.

Por la Salutación angélica, Dios se hizo hombre, la Virgen se convirtió en Madre de Dios, las almas de los justos fueron rescatadas del limbo, las ruinas del Cielo se repararon y los tronos vacíos fueron ocupados otra vez; el pecado ha sido perdonado, la gracia nos ha sido dada, los enfermos han sido curados, los muertos resucitados, los desterrados llamados de nuevo, se aplacó la Santísima Trinidad y los hombres obtuvieron la vida eterna. En fin, la Salutación angélica es el arco iris, el signo de la clemencia y de la gracia dadas al mundo por Dios.

Aunque no hay nada tan grande como la Majestad divina ni nada tan abyecto como el hombre —considerado en cuanto pecador—, esta suprema Majestad, sin embargo, no desdeña nuestros homenajes; se siente honrada cuando cantamos sus alabanzas. Y el saludo del ángel es uno de los cánticos más hermosos que podemos dirigir a la gloria del Altísimo. “Canticum novum cantabo tibi” (Sal 143 9), te cantaré un cántico nuevo. Este cántico nuevo que David predijo se cantaría en la venida del Mesías es el saludo del Arcángel.

Cántico de alabanza y gratitud a la Santísima Trinidad

Jesús con la cruz a cuestas camino del Calvario – Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona (España)

Hay un cántico antiguo y un cántico nuevo. El antiguo es el que los israelitas cantaron en agradecimiento por la Creación, la conservación, la liberación de su cautiverio, el paso del mar Rojo, el maná y todos los otros favores recibidos del Cielo. El cántico nuevo es el que cantan los cristianos en acción de gracias por la Encarnación y por la Redención.

Como estos prodigios se realizaron por la Salutación angélica, repetimos este mismo saludo para agradecerle a la Santísima Trinidad tan inestimables beneficios. Alabamos a Dios Padre por haber amado tanto al mundo hasta el punto de sacrificar a su Unigénito para salvarle. Bendecimos al Hijo porque bajó del Cielo a la tierra, se hizo hombre y nos ha rescatado. Glorificamos al Espíritu Santo porque formó en el seno de la Santísima Virgen ese cuerpo purísimo de Jesús ofrecido como víctima por nuestros pecados.

Con este espíritu de reconocimiento debemos rezar la Salutación angélica, haciendo actos de fe, de esperanza, de caridad y de acción de gracias por el beneficio de nuestra salvación.

Aunque este cántico nuevo está dirigido directamente a la Madre de Dios y contiene sus elogios, no obstante, es muy glorioso para la Santísima Trinidad, pues todo el honor que le rendimos a la Santísima Virgen vuelve a Dios como causa de todas sus perfecciones y virtudes: el Padre es glorificado porque honramos a la más perfecta de sus criaturas; el Hijo porque alabamos a su purísima Madre; el Espíritu Santo porque admiramos las gracias con las que fue colmada su Esposa. Al igual que la Santísima Virgen, con su hermoso cántico del Magníficat, dirigió a Dios las alabanzas y bendiciones que Santa Isabel le tributó por su eminente dignidad de Madre del Señor, del mismo modo Ella remite inmediatamente a Dios los elogios y bendiciones que le hacemos mediante la Salutación angélica.

“Dios me llenó de sabiduría y de luz”

Si este saludo glorifica a la Santísima Trinidad, también constituye la alabanza más perfecta que podemos dirigirle a María. Santa Matilde, deseando saber por qué medio podría testimoniar mejor la ternura de su devoción a la Madre de Dios, fue arrebatada en espíritu y se le apareció la Santísima Virgen llevando sobre su pecho la Salutación angélica escrita en letras de oro, y le dijo:

“Sabe, hija mía, que nadie puede honrarme con un saludo más agradable que el que me ofreció la Trinidad adorabilísima y por el cual me elevó a la dignidad de Madre de Dios. Por la palabra ‘Ave’, que es el nombre de Eva, supe que Dios, por su omnipotencia, me había preservado de todo pecado y de las miserias a las que estuvo sujeta la primera mujer. El nombre de ‘María’, que significa señora de luces, indica que Dios me llenó de sabiduría y de luz, como astro brillante, para iluminar el cielo y la tierra. Las palabras: ‘llena de gracia’, simbolizan que el Espíritu Santo me ha colmado de tantas gracias que puedo repartirlas abundantemente a quienes las piden por mediación mía. Diciendo: ‘el Señor es contigo’, se renueva en mí el gozo inefable que sentí cuando el Verbo eterno se encarnó en mi seno. Cuando se me dice: ‘bendita tú eres entre todas las mujeres’, alabo a la divina misericordia, que me ha elevado a tan alto grado de felicidad. A las palabras: ‘bendito es el fruto de tu vientre, Jesús’, todo el Cielo se regocija conmigo al ver a mi Hijo adorado y glorificado como Salvador de los hombres”.

Señal de predestinación, pero también de condenación

Entre las cosas admirables que la Santísima Virgen le reveló al Beato Alano de la Roche —y sabemos que este gran devoto de María confirmó con juramento sus revelaciones—, hay tres más notables. La primera: que es un signo probable y próximo de eterna condenación el tener negligencia, tibieza y aversión hacia la Salutación angélica, la cual ha restaurado el mundo. La segunda: que quienes sienten devoción a esta salutación divina portan una grandísima señal de predestinación. La tercera: que los que han recibido del Cielo la gracia de amar a la Santísima Virgen y servirla por afecto deben ser extremadamente cuidadosos de continuar amándola y sirviéndola hasta que, por su intercesión, su Hijo los coloque en el Cielo en el grado de gloria que con viene a sus méritos.

La Crucifixión y Muerte de Jesús – Galería Nacional de Canadá, Ottawa

Todos los herejes —que son hijos del diablo y que llevan las marcas evidentes de la condenación— tienen horror al Avemaría; aprenden el Padrenuestro, pero no el Avemaría; y preferirían llevar sobre sí una serpiente antes que un rosario. Entre los católicos, los que llevan la marca de la condenación apenas se interesan por el Rosario, son negligentes en rezarlo o lo hacen con tibieza y precipitadamente.

Aun cuando no agregase una fe piadosa a lo que le ha sido revelado al Beato Alano de la Roche, mi experiencia me bastaría para estar persuadido de esta terrible y dulce verdad. No sé, e incluso ni veo con claridad, cómo puede una devoción aparentemente tan pequeña ser una señal infalible de eterna salvación, y su defecto, un signo de reprobación. Sin embargo, no hay nada más verdadero.

Nosotros mismos vemos cómo las personas que profesan las nuevas doctrinas de nuestros días, condenadas por la Iglesia, a pesar de su simulada piedad, descuidan mucho la devoción al Rosario y, a menudo, lo despojan de la mente y del corazón de los hombres y mujeres que les rodean, bajo los más bonitos pretextos del mundo. Se guardan muy bien de condenar abiertamente el Rosario o el escapulario, como hacen los calvinistas, pero su manera de proceder es tanto más perniciosa cuanto más sutil. […]

Un rocío celestial y una saeta inflamada

Mi Avemaría, mi Rosario o mi corona, son mi oración y mi piedra de toque más segura para distinguir a los que son conducidos por el espíritu de Dios de los que están bajo la ilusión del espíritu maligno. He conocido almas que parecían volar como águilas, hasta las nubes, por su sublime contemplación; y, no obstante, estaban desdichadamente engañadas por el demonio, y solamente pude descubrir sus ilusiones por el Avemaría y el Rosario, que rechazaban como algo de inferior nivel.

La Resurrección del Hijo de Dios – Basílica de Nuestra Señora del Rosario, Caieiras (Brasil)

El Avemaría es un rocío celestial y divino que, cayendo en el alma de un predestinado, le comunica admirable fecundidad para producir toda clase de virtudes; y cuanto más regada está el alma por esta oración, más se vuelve iluminada en su espíritu, abrasada en su corazón y fortificada contra sus enemigos. El Avemaría es una saeta penetrante e inflamada, que, siendo unida por un predicador a la palabra de Dios que anuncia, le da fuerza para atravesar y convertir los corazones más empedernidos, aun cuando no tenga un extraordinario talento natural para la predicación.

Esa fue la saeta secreta que la Santísima Virgen enseñó a Santo Domingo y al Beato Alano para La Resurrección del Hijo de Dios – Basílica de Nuestra Señora del Rosario, Caieiras (Brasil)
convertir a los herejes y a los pecadores. De aquí procede, según afirma San Antonino, la costumbre de que los predicadores recen un Avemaría al principio de sus predicaciones. […]

¿Quién no admirará la excelencia del Santo Rosario, compuesto por dos divinas partes: la Oración dominical y la Salutación angélica? ¿Hay oración más grata a Dios y a la Santísima Virgen, más fácil, más dulce y más saludable para los hombres? Tengámoslas siempre en el corazón y en la boca para honrar a la Santísima Trinidad, a Jesucristo nuestro Salvador y a su Santísima Madre

05Jun/20

EXCELENCIA DEL ROSARIO EN LAS ORACIONES QUE LO COMPONEN

EXCELENCIA DEL ROSARIO EN LAS ORACIONES QUE LO COMPONEN

San Luis María Grignion de Montfort

⦁ Parte I –

La práctica del Santo Rosario ha sido el Cielo quien nos la ha dado, para convertir a los pecadores más empedernidos y a los herejes más obstinados. Dios le ha vinculado la gracia en esta vida y la gloria en la otra.

Ministros del Altísimo, predicadores de la verdad, trompetas del Evangelio, permitidme presentaros la rosa blanca de este librito para poner en vuestro corazón y en vuestra boca las verdades que son expuestas en él sencillamente, sin gran aparato. En vuestro corazón, para que emprendáis vosotros mismos la santa práctica del Rosario y saboreéis sus frutos. En vuestra boca, para que prediquéis a los demás la excelencia de esta práctica y los convirtáis por este medio.

Divino compendio de la vida de Jesús y de María

 

La Anunciación del ángel y la Encarnación del Verbo – Catedral de Notre Dame, París.

Tened mucho cuidado, por favor, de considerar dicha práctica —como hace el vulgo, e incluso muchos orgullosos eruditos— como algo insignificante y de escasas consecuencias; ella es verdaderamente grande, sublime, divina. Es el Cielo quien nos la ha dado, y la ha dado para convertir a los pecadores más empedernidos y a los herejes más obstinados. Dios le ha vinculado la gracia en esta vida y la gloria en la otra. Los santos la han ejercitado y los Sumos Pontífices la han autorizado.

¡Oh! ¡Qué feliz es el sacerdote y director de almas, a quien el Espíritu Santo le ha revelado este secreto desconocido para la mayor parte de los hombres o conocido tan sólo superficialmente! Si de él recibe el conocimiento práctico, lo rezará todos los días y hará que los otros lo recen. Dios y su santa Madre derramarán en su alma gracias en abundancia para que sea un instrumento de su gloria; y en un solo mes dará más fruto con su palabra, aunque sencilla, que los demás predicadores en muchos años.

No nos contentemos, pues, mis queridos compañeros, con aconsejarlo a los demás; nosotros mismos hemos de practicarlo. Podremos estar convencidos en nuestra mente de la excelencia del Santo Rosario, pero si no lo practicamos, muy poco esfuerzo se pondrá en lo que aconsejamos, porque nadie da lo que no tiene: “Coepit Iesus facere et docere” (Hch 1, 1), Jesús hizo y enseñó desde el comienzo. Imitemos a Jesucristo, que empezó por hacer aquello que enseñaba. Imitemos al Apóstol, que no conocía ni predicaba más que a Cristo crucificado.

Eso es lo que haremos nosotros al predicar el Santo Rosario, el cual, como veréis más abajo, no solamente es una repetición de Padrenuestros y Avemarías, sino un divino compendio de los misterios de la vida, pasión, muerte y gloria de Jesús y de María. […]

El que se acerca a Dios, ha de comenzar por creer

El Credo o Símbolo de los Apóstoles, que se reza al inicio en la cruz del Rosario, al ser un sagrado resumen y compendio de las verdades cristianas, es una oración de un mérito enorme, porque la fe es la base, el fundamento y el principio de todas las virtudes cristianas, de todas las virtudes eternas y de todas las plegarias agradables a Dios. El que se acerca a Dios mediante la oración ha de comenzar por creer; y cuanta más fe tenga, su oración tendrá más fuerza y mérito y más gloria dará a Dios. […]

La Visitación de la Virgen a su prima Santa Isabel – Catedral de Notre Dame, París.

Como la fe es la única llave para entrar en todos los misterios de Jesús y de María contenidos en el Santo Rosario, conviene empezarlo rezando el Credo con gran atención y devoción, y cuanto más viva y fuerte sea nuestra fe, más meritorio será el Rosario.

Es preciso que esta fe sea viva y animada por la caridad, es decir, que para rezar bien el Santo Rosario hay que estar en gracia de Dios o en busca de esta gracia.

La fe tiene que ser fuerte y constante, o sea, que no hay que buscar en la práctica del Santo Rosario solamente el gusto sensible y la consolación espiritual. En otras palabras, no debemos desistir de rezarlo porque tengamos una multitud de distracciones involuntarias en la mente, un disgusto extraño en el alma, un tedio abrumador y un sopor casi continuo en el cuerpo. Para rezar bien el Rosario no son necesarios ni gusto, ni consuelo, ni suspiros, ni arrobos, ni lágrimas, ni aplicación continua de la imaginación. La fe pura y la buena intención son suficientes. […]

Quien no reza como el divino Maestro ha enseñado, no es discípulo suyo

El Padrenuestro u Oración dominical saca su primera excelencia de su autor, que no es un hombre ni un ángel, sino el Rey de los ángeles y de los hombres, Jesucristo. “Convenía —dice San Cipriano— que aquel que venía a darnos la vida de la gracia como Salvador, nos enseñara la manera de orar como celestial Maestro”. La sabiduría de este divino Maestro bien se muestra en el orden, la dulzura, la fuerza y la claridad de esta divina oración; es corta, pero rica en enseñanza, comprensible para los sencillos y llena de misterios para los sabios.

El Padrenuestro encierra todas nuestras obligaciones para con Dios, los actos de todas las virtudes y las súplicas de todos nuestras necesidades espirituales y corporales. Dice Tertuliano que contiene el compendio del Evangelio. Según Tomás de Kempis, aventaja a todos los deseos de los santos, compendia todas las dulces sentencias de los salmos y de los cánticos. Pide cuanto necesitamos, alaba a Dios de un modo excelente, eleva el alma de la tierra al Cielo y la une estrechamente con Dios.

San Juan Crisóstomo a segura que quien no reza como el divino Maestro ha rezado y enseñado a orar, no es discípulo suyo, y Dios Padre no escucha con agrado las oraciones que el espíritu humano ha elaborado, sino la que su Hijo nos ha enseñado.

Debemos rezar la Oración dominical con la certeza de que el Padre eterno la escuchará, por ser la oración de su Hijo, siempre atendida favorablemente, y nosotros sus miembros. ¿Acaso puede negarse tan buen Padre a una petición tan bien concebida y apoyada en los méritos e intercesión de tan digno Hijo?

San Agustín afirma que el Padrenuestro bien rezado borra los pecados veniales. El justo cae siete veces por día. La Oración dominical contiene siete peticiones por las cuales puede remediar esas caídas y fortificarse contra sus enemigos. Es corta y fácil para que nosotros, como somos frágiles y estamos sujetos a muchas miserias, recibamos un auxilio más rápido, al rezarla con más frecuencia y más devotamente.

Una peligrosa tentación

Desengañaros, pues, almas devotas que descuidáis la oración que el mismo Hijo de Dios ha compuesto y ha recomendado a todos los fieles; vosotros que sólo estimáis las oraciones que los hombres han compuesto, como si el hombre, aun el más esclarecido, supiera mejor que Jesucristo cómo debemos rezar.

Buscáis en los libros de los hombres la manera de alabar y orar a Dios, como si tuvierais vergüenza de la que su Hijo nos ha prescrito. Os persuadís de que las oraciones que están en los libros son para los sabios y para los ricos y que el Rosario sólo es para las mujeres, para los niños y para el pueblo, como si las alabanzas y oraciones que leéis fueran más hermosas y agradables a Dios que las contenidas en la Oración dominical. Es una peligrosa tentación rechazar la oración que Jesucristo nos ha recomendado para aficionarse a las oraciones compuestas por los hombres.

No es que desaprobemos las que los santos han compuesto para estimular a los fieles a alabar a Dios, sino que no podemos admitir que las prefieran a la oración que salió de la boca de la Sabiduría encarnada, que dejen la fuente para correr tras los arroyos, que desdeñen el agua cristalina para beber la turbia. Pues, al fin y al cabo, el Rosario, formado por la Oración dominical y la Salutación angélica, es esa agua clara y perpetua que brota del manantial de la gracia, mientras que las demás oraciones que las mencionadas personas buscan en los libros no son más que riachuelos que de ella derivan. […]

27May/20

EN PANDEMIA… CUIDADO, CON LAS OTRAS “EPIDEMIAS”

EN PANDEMIA…
CUIDADO, CON LAS OTRAS “EPIDEMIAS”

La casa es la mejor “vacuna”. Pero, la violencia familiar, el estrés, y la “esclavitud” a la tecnología son otras “epidemias”.

P. Fernando Gioia, EP

        Mientras nos prevenimos de esta silenciosa, penetrante y nefasta pandemia, corremos el riesgo – estando en casa por la cuarentena – de caer en otras “epidemias”.

Este encierro, que nos restringe el movimiento, ha surgido como cuidado indispensable ante el coronavirus. Si fuera un mosquito, el que trasmite el coronavirus, otra sería la situación. En este caso, el “mosquito” podemos ser nosotros mismos, los humanos, conviviendo, compartiendo, llevándolo en nuestros cuerpos y contagiando; o dejando el virus en alguna superficie u objeto, dando lugar a que se multiplique. Motivo que dio lugar a que fueran alterados nuestros ritmos de vida.

Dentro de esta contingencia – de futuro imprevisible -, van apareciendo otros efectos, no concretamente del propio virus, sino de la situación a que nos llevó el Covid-19: la cuarentena. Nuestros hábitos, afectos mutuos, entretenimientos, forma de trabajar, de estudiar o de movernos, mismo nuestros momentos de quietud, están siendo convulsionados. Una nueva forma de coexistir estamos experimentando.

Algunos dicen, y con razón, que esta enfermedad, y las muertes que está provocando, golpearon a nuestra especie humana. Hemos perdido nuestra privacidad, con una repercusión psicológica innegable. Por más que amemos a nuestra familia, estar y vernos las 24 horas del día… desgasta. Se necesitan momentos de intimidad, de estar con nosotros mismos. No es normal estar el 100 % del día juntos. Entramos a una situación diferente.

La casa es la mejor “vacuna”, hasta ahora, pero la nueva rutina, resulta fastidiosa. No dejan de surgir conflictos, especialmente en lugares más reducidos, con sus repercusiones en el ámbito emocional. El miedo del contagio, el distanciamiento de los vínculos humanos en general, la carencia de elementos básicos y no tan básicos, la posible crisis económica que se podrá sufrir; todo a consecuencia del estado de aislamiento impuesto o recomendado por las autoridades sanitarias, pueden llevar a la tristeza y a irritabilidades.

En mudanza tan radical se exigirá: paciencia, tolerancia, respetar el espacio de los otros, ser colaborador en las tareas domésticas nuevas que aparezcan. Mismo así, al estar confinados, se presentarán otras “epidemias”: violencia intrafamiliar, estrés, aburrimiento, adicción digital; para nombrar las más destacadas de las que podremos “contaminarnos”.

Uno de los factores que el encierro más puede producir – en familias con dificultad – es la violencia intrafamiliar, que se volverá más grave. Al estar más tiempo juntos, con impedimento de solicitar ayuda, las víctimas no podrán huir de esas peligrosas circunstancias. Arrinconadas en poco espacio, el maltrato psicológico, cuando no físico, aumenta. Es una triste realidad. Las denuncias por violencia doméstica, o “terrorismo íntimo” como la califican los expertos, han crecido, en casi todos los países.

Puede ocurrir que el aislamiento lleve al trastorno del estrés. No sabemos cuándo acabarán en el mundo las cuarentenas, que se van haciendo más estrictas, por la simple razón que su violación va acrecentándose. Dicen especialistas que, ya con más de 10 días, se puede producir un estrés postraumático.

Colapsó la forma de vivir que llevábamos. ¡Si hasta pareciera que todos los días son iguales! Ya no diferenciamos martes de viernes o domingo. Todo es más o menos igual. Salir o volver a casa ya no existe. Como que, dejamos de ser libres.
Un sentimiento de ansiedad, abandono, miedo de no conseguir para sí y su familia lo que necesita, engendra un nerviosismo que puede llevar a la tentación de violar los límites de la ley. El tiempo parece que no pasa. Aumentan la inquietud y los conflictos. Es como estar en una jaula, por más que sea nuestra casa, grande o pequeña; la persona se agobia.

Es preciso, antes que nada, mantener los hábitos más parecidos a los que habitualmente llevábamos. Y tener estímulos constantes para matar el tiempo: horarios, orden, ocuparse, comidas en conjunto. Principalmente no pueden faltar momentos de elevar nuestras mentes a Dios, como bien nos enseña San Pablo, “pensar en las cosas de arriba y no en las de la tierra” (Col, 3, 1-2). Oración, rezo del santo Rosario, ver la Misa que se transmita “on line”, lectura espiritual, reflexionar. Si no damos espacio a esto, pues, seremos atropellados por las circunstancias citadas arriba.

Ya vivíamos “sumergidos” en lo digital (Vivimos-sumergidos-en-las-redes-sociales-20180220). Entrando el aburrimiento en escena, nos puede llevar a un falso escape para enfrentarlo; en vez de aprovecharlo, para ser más creativos y productivos. El tener – algunos – el trabajo en casa, el que las tareas escolares se hagan en línea, aumentó de inmediato el tiempo diario frente a la pantalla. Si a esto le sumamos el espacio dedicado a comunicaciones más extensas con familiares y amigos, de llenar el tiempo con películas, los videojuegos y su casi adicción, podríamos decir que el aumento de estar ante las pantallas es más del 100 %.

Corremos el riesgo de caer en otra “epidemia”. En vez de aprovechar esa soledad, que nos puede llevar al pensamiento, quedamos “esclavizados” por la tecnología, caminamos a una enajenación ante ella.

Nadie niega las enormes ventajas que nos da para sobrellevar la cuarentena. Ahora, si nos pegamos a las pantallas…, podemos, en este período, pasar de usuarios normales a ser dominados por ella, transformándonos en adictos. Pasar del uso equilibrado, al abuso. Ante la nueva situación, se hace indispensable evitar caer en un ambiente “virtual” y que desaparezca el convivio “real” familiar.

Estas reflexiones no sugieren que la cuarentena no deba cumplirse, pues sería permitir que la enfermedad se propague. Se trata de estar vigilantes antes los efectos psicológicos que surgirán, si ya no surgieron, dentro de este confinamiento en que nos encontramos.

Que la Virgen Santísima nos proteja y que el Sagrado Corazón de Jesús detenga, la penetración de este mortal virus.

09May/20

LAGRIMAS, MILAGROSO AVISO – 6 de Agosto de 1972 –

Lágrimas, milagroso aviso
– 6 de agosto de 1972 –

Plinio Corrêa de Oliveira

 

En 1972, un hecho despertó el interés de los católicos del mundo entero: una imagen de Nuestra Señora de Fátima había vertido lágrimas en Nueva Orleans, Estados Unidos. Con el fin de atender a los anhelos de sus lectores a este respecto, el Dr. Plinio se sirvió de su tribuna semanal en la “Folha de São Paulo” para analizar el acontecimiento.

Bajo la dirección inmediata [de la Hermana Lucía], un artista esculpió dos imágenes, que corresponden tanto cuanto es posible a los trazos fisonómicos con los cuales apareció la Santísima Virgen en Fátima. Ambas imágenes, llamadas “peregrinas”, han recorrido el mundo, conducidas por sacerdotes y laicos. Una de ellas fue llevada recientemente a Nueva Orleans. Y allí vertió lágrimas.

El Padre Romagosa (1) había oído hablar de esas lacrimaciones al Padre Joseph Breault, M.A.P., a quien está confiado el cuidado de la imagen. Sin embargo, él sentía una profunda reluctancia a admitir el milagro. Por eso, le pidió a otro sacerdote que le avisase tan pronto el fenómeno se comenzase a producir.

El Padre Breault, notando alguna humedad en los ojos de la Virgen peregrina el día 17 de julio, llamó por teléfono al Padre Romagosa, quien acudió junto a la imagen a las 9:30 p.m, trayendo fotógrafos y periodistas. De hecho, todos notaron alguna humedad en los ojos de la imagen, a la cual inmediatamente le tomaron fotos. […]

A las 6:15 de la mañana siguiente, el Padre Breault llamó nuevamente por teléfono al Padre Romagosa, informándole que desde las 4 de la mañana la imagen lloraba. El Padre Romagosa llegó poco después al local, donde, dijo él, “vi una abundancia de líquido en la punta de la nariz de la misma”. Fue esa gota, tan graciosamente pendiente, que la fotografía divulgada por los periódicos le mostró a nuestro público.

El Padre Romagosa añade que había visto “un movimiento de líquido mientras surgía lentamente del párpado inferior”.

Pero él quería eliminar las dudas. […] Habiendo cesado el llanto, el Padre Romagosa retiró la corona de la cabeza de la imagen: el asta metálica estaba enteramente seca. Introdujo entonces, en el orificio respectivo, un alambre revestido de un papel especial, que absorbería forzosamente todo el líquido que allí estuviese. Pero el papel salió absolutamente seco.

No satisfecho todavía con tal experiencia, introdujo en el orificio una cierta cantidad de líquido. Sin embargo, los ojos se conservaron absolutamente secos. El Padre Romagosa giró entonces la imagen hacia el suelo: todo el líquido colocado en el orificio se escurrió normalmente. Estaba cabalmente probado que del orificio de la cabeza – único existente en la imagen – no sería posible ninguna filtración de líquido hacia los ojos.

El Padre Romagosa se arrodilló. Finalmente había creído.

_________

El misterioso llanto nos muestra a la Virgen de Fátima llorando sobre el mundo contemporáneo, como otrora Nuestro Señor lloró sobre Jerusalén. Lágrimas de afecto tiernísimo, lágrimas de profundo dolor, en la previsión del castigo que vendrá para los hombres del siglo XX si no renuncian a la impiedad y a la corrupción.

¡Todavía hay tiempo, pues, de detener el castigo, lector, lectora! Si viene, me parece lógico que en él habrá por lo menos una misericordia especial para los que, en su vida personal, hayan tomado a serio el milagroso aviso de María.

Para que mis lectoras, mis lectores se beneficien de esa misericordia, les ofrezco el presente artículo…

        1 Padre Elmo Romagosa, autor del artículo “Las lágrimas de la imagen mojaron mi dedo”, publicado en el “Clarion Herald”, semanario de Nueva Orleans distribuido en once parroquias del Estado de Louisiana.

(Revista Dr. Plinio No. 173, p. 5, agosto de 2012, Editora Retornarei Ltda., São Paulo. Extractado del periódico Folha de São Paulo”, de 6.8.1972)

24Abr/20

MISAS PUBLICAS SUSPENDIDAS: El Gran Viernes Santo de la Iglesia

Misas Públicas Suspendidas:
el Gran Viernes Santo de la Iglesia

Por Luis Fernando Ribeiro Redacción Gaudium Press – 16-04-2020).
      El Triduo Pascual corona no apenas la Semana Santa, sino también todo el tiempo litúrgico. Es su auge. En este año, sin embargo, por primera vez en la historia reciente, la tristeza del Viernes Santo continúa… En efecto, la conmemoración de la Pasión del Señor es el único día del año en que, por antiquísima tradición, no hay celebración eucarística. Ahora, es precisamente eso lo que vivimos en estos días: las misas públicas continúan suspendidas por toda parte.

¿Qué Es Realmente Esencial?

        Como se sabe, diversos países prohibieron o desaconsejaron las actividades dichas “no-esenciales”, por causa de la pandemia. Claro, no se tardó en encuadrar los actos religiosos como “no-esenciales”, pues promoverían necesariamente “aglomeraciones”.
Curiosamente, no obstante, las iglesias ya casi siempre vacías por la bajísima asistencia a las misas en varias partes -en particular, en Europa-,1 se tornaron, como que por un pase de magia, foco prominente de expansión del virus… De esa forma, la misa “virtual” pasó a ser la única “real” (y posible) para millones de fieles.
Escépticos podrán atribuir el mote de “oscurantistas” a aquellos que desean acceder a los sacramentos de la Iglesia en medio de una crisis. Pero antes cabe la pregunta: ¿es la Eucaristía esencial? Si de hecho Dios está allí presente, ¡nada hay de más esencial! O mejor, solo Dios es indispensable, todo el resto es contingente.

¿Hasta Cuándo Viviremos Este Gran ‘Viernes Santo’?

        Es indiscutible que la cuarentena tiene ciertos efectos en la disminución de la transmisión de esa misteriosa y astuta enfermedad que asola al mundo. Es una cuestión de sentido común. Pero el centro del problema es saber cuál es la amplitud de su eficacia, así como sus efectos colaterales y hasta qué nivel podemos llegar. En esa línea, algunos ya hablan en cuarentena intermitente hasta 2022… Y si es así, ¿las suspensiones de los sacramentos durarán hasta allá? O peor: alcanzando esa fecha, ¿quién garantiza, considerando el pasado reciente, que nuevas enfermedades altamente contagiosas no aparecerán en escena?
Más todavía: ¿continuaremos viviendo en un gran Viernes Santo? ¿O sea, sin misas? ¿O estaremos acostumbrados a no ir más a las misas y preferiremos asistirlas “virtualmente”, o sea, no “realmente”? Si es así, ¿cuándo Jesús vuelva en la Eucaristía, “encontrará todavía fe sobre la tierra” (Lc 18,8)?
En efecto, hay indicativos de que la tasa de adeptos al catolicismo tuvo una brusca caída al menos en España después de la cuarentena. 2 En contrapartida, la Conferencia Episcopal italiana prepara ahora propuestas para celebrar misas y funerales con público reducido, sin perder la seguridad, a partir del día 4 de mayo (la cuarentena general se inició el 9 de marzo). 3

La Devoción Eucarística: ¿Una exageración?

En medio de esa crisis del virus y de la fe, el día 12 de abril, el Obispo de Hildesheim, Mons. Heiner Wilmer, sugirió que los fieles tienen una visión sobrestimada (“überbewertet”) de la Eucaristía y están por demás “fijados” (fixiert sint) en ese sacramento. 4
Otros se jactan del hecho de que la crisis pandémica ha traído la relativización del papel de los sacerdotes, cuestionando la necesidad de la consagración de las especies eucarísticas para la manutención de la vida de la Iglesia. 5 No obstante, el Magisterio de Juan Pablo II remarcó que “la Iglesia vive de la Eucaristía”, precisamente porque Jesús prometió estar con nosotros hasta el fin del mundo. (Mt 28,20). 6
De acuerdo con Santo Tomás de Aquino, el “pan nuestro de cada día” del Padre Nuestro, se refiere antes que nada a la Eucaristía, el principal sacramento, así como el pan es el principal alimento. 7

¿Una Iglesia Protestantizada?

        Con todo, ¿si el sentido común católico sigue una dirección relativizada de la Eucaristía, no caminaremos hacia una Iglesia más “protestantizada”, centrada en la palabra (en la mejor de las hipótesis) y no más en la Eucaristía? Al final, ¿para qué necesitaríamos de la presencia real de Jesús, si ya tenemos la presencia “virtual”…? Otros aún más avanzados podrán seguir el ejemplo de Lutero: ¿para qué la Iglesia institucional, si puedo hablar directamente con Dios? ¿Para qué al final los templos?

Sólo hay Un Camino: La Resurrección

        La Iglesia solo tiene un camino: o resucita de estos momentos de Pasión, o estará sepultada, aunque nunca muerta, pues, como sabemos, Jesús prometió que las puertas del infierno jamás prevalecerán contra ella (Mt 16, 18).
Cabe a los fieles no perder la esperanza de encontrar a Nuestro Señor nuevamente en el fraccionar del pan (Lc 24,35), el pan vivo (Jn 6, 51) que da la vida. Pues si ellos se desaniman o se callan, las piedras clamarán (Lc 19,40).
NOTAS:
[1] En Francia la frecuencia a la misa semanal es de 9% (2011) en un contexto de 41% de la población que se considera católica (2019; para comparar: en 1986, el porcentaje era de 81%). Special Eurobarometer 493 (Report: Discrimination in the European Union), May 2019-October 2019, p. 11.
[2] ROMERO, Juan. ¿Bajan más de 5 puntos los católicos durante el coronavirus? Eso dice Tezanos en el CIS, 15/4/2020. In: https://www.infocatolica.com/blog/delapsis.php/2004150317-ibajan-mas-5-puntos-los-catol
[3] REDAZIONE L’AVVENIRE. Coronavirus. Messe e funerali: la Chiesa prepara proposte per la fase 2, 16/4/2020. In: https://www.avvenire.it/chiesa/pagine/cei-le-richieste-per-la-riapertura
[4] Bischof Wilmer zur Coronakrise: „Das viele Streamen von Gottesdiensten ist mir nicht geheuer”. Entrevista en 12/4/2020 para Deutschlandfunk: https://www.deutschlandfunk.de/bischof-wilmer-zur-coronakrise-das-viele-streamen-von.868.de.html?dram:article_id=474469
[5] Frauen und Corona. Corona-Krise relativiert Rolle von geweihten Männern in der Kirche. Entrevista em 14/4/2020 à teóloga Agnes Wuckelt para a Katholisch.de: https://www.katholisch.de/artikel/25153-corona-krise-relativiert-rolle-von-geweihten-maennern-in-der-kirche
[6] Sobre eso cfr. JUAN PABLO II. Ecclesia de Eucharistia, n. 1.
[7] TOMÁS DE AQUINO. ST, II-II, q. 83, a. 9, resp. Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace https://es.gaudiumpress.org/content/108327-Misas-publicas-suspendidas–el-gran-Viernes-Santo-de-la-Iglesia#ixzz6K6ODOlS2 Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.
‪Todos los derechos reservados www.es.gaudiumpress.org (c)‬ https://es.gaudiumpress.org/content/108327-Misas-publicas-suspendidas–el-gran-Viernes-Santo-de-la-Iglesia. ‪Se autoriza la publicación desde que se cite la fuente.‬‬‬